Compartir
Publicidad

Un hombre encontró un misterioso bolardo en Madrid. Acto seguido, Internet se puso a trabajar

Un hombre encontró un misterioso bolardo en Madrid. Acto seguido, Internet se puso a trabajar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Bolardos, terror de tibias, azote de viandantes. Reproducidos por cientos en los cascos históricos de las grandes ciudades, representan la última defensa frente al aparcamiento furtivo del coche. Su propósito de resistencia obliga a que los ayuntamientos los encarguen en forjas metálicas, singular condición que provoca, al mismo tiempo, la pesadilla en tiempo real de los caminantes despistados. Un dolor de cien demonios en la espinilla indica el hito: te has topado con un bolardo.

Como forjas que son, la mayor parte de ellos cuentan con diseños decorativos elaborados por sus respectivos talleres, tanto con propósito ornamental como con objeto de firmar sus obras. Así, muchos bolardos se asoman a las calles de las ciudades revestidos de un misterio a menudo inane e intrascendente. Hasta que una persona decide fijarse en ellos, y comienza a hacerse preguntas. Eso es lo que le pasó a Joséangel Murcia en Madrid, al lado del Puente de Segovia. Y a Internet con él.

Comienza la historia con el siguiente mensaje: "Ayuda, please, ¿alguna hipótesis de por qué los bolardos de la zona del puente de Segovia tienen este patrón: 1, 12, 2, 13, 3, 9?". Debajo, una fotografía cenital sobre el bolardo: en efecto, las líneas se amontonan sin mayor sentido sobre la cima de la forja. ¿Código secreto, significado oculto, progresión matemática de algún tipo, problema geométrico o simple y llana numeración aleatoria del taller?

La pregunta logró la atención de Twitter por su mundana y al mismo tiempo fantástica naturaleza. Internet, nosotros mismos, amamos fascinarnos por las historias y las cuestiones más irrelevantes y maravillosas de nuestro tiempo. A partir de ahí, comenzó el goteo incesable de respuestas y teorías sobre los bolardos de Madrid, la magia de la inteligencia colectiva.

Teoría 1: ¿una fecha? Posiblemente no

Teoría 2: una intrincada serie numérica

Teoría 3: el número de arcos del puente de Segovia

Teoría 4: el hexágono y las series ocultas

Hasta ahora, la respuesta más interesante de todo el hilo. La firma Aberto Gomis y la acompaña de un pequeño silueteado sobre la fotografía original para explicarlo. Trazando un hexágono y dividiendo el bolardo en nuevos cuadrante, argumenta, es posible encontrar nuevas series de las que quizá se pueda extraer el significado. Eso implicaría que el forjador habría ocultado las series a propósito, disfrazándolas de un patrón aleatorio a primera vista.

Teoría 5: si lo pasamos a RGB, es un gris azulado

Extra: ¿y si llamas a ese número de teléfono?

Teoría 6: pausa para la publicidad

Teoría 7: la clave está en la separación

Es decir, el significado o el mensaje no estaría en las rayas sino en el espacio que las separa. La idea casaría bien con la propuesta a partir del hexágono: fíjate en lo que no es aparente a primera vista para entender el misterio. De nuevo, implicaría dotar al taller que forjó los diseños de un plan algo más premeditado y complejo del que cabría esperar en un bolardo.

Teoría 8: en realidad es una llave

El único problema, señala @tocamates, es que tiene unos 30 centímetros de diámetro. Demasiado grande.

Teoría 9: no descartemos tan pronto la llave

Con añadido a informes técnicos del Ayuntamiento de Madrid sobre bolardos. Internet es un lugar maravilloso.

Teoría 10: ¿y si miramos también el ranurado vertical?

La foto original sólo muestra un plano cenital, desde arriba, lo que elimina otras variables del misterioso bolardo. Como por ejemplo, el ranurado ornamental o no del resto del pivote. @Samoth_Erbauer saca también el patrón y reincide en el misterio: hay elementos aleatorios que a priori no casan bien con ninguna progresión lógica.

Teoría 11: la serie son en realidad letras

Siguiendo al abecedario. No parece concluyente.

Teoría 12: son números romanos

Y tiene el código secreto para ganar la lotería.

Teoría 13: son tres sectores y entregan una fecha concreta

Teoría 14: hay un triángulo escondido

Teoría 15: con claridad, es un mensaje del espacio exterior

Teoría 16: meras referencias internas de la fundición

Teoría 17: coordenadas que dirigen al origen del hierro empleado

En Gabón.

Teoría 18: es el día de su nacimiento

Teoría 19: es una descripción técnica

Teoría 20: navaja de Ockham, fue un defecto

Teoría definitiva: preguntemos a la propia forja

Como cabría esperar, diversos usuarios se pusieron manos a la obra y descubrieron el taller encargado de producir los bolardos de marras. Se trata de Forjas Estilo, radicada en Arganda del Rey. Ante las numerosas menciones, la empresa decidió sumarse al larguísimo hilo anunciando que "despertarían" al diseñador para desentrañar el misterio de una vez por todas. El bolardo, por cierto, es este (en catálogo) y se llama "Bolardo Río Bajo".

¿Resultado? Horas más tarde, Forjas estilo tuitaba lo siguiente: "Y como muchos habéis adivinado, las franjas del bolardo hacen referencia a la secuencia de Fibonacci, pero parece que el arquitecto ha hecho su propia interpretación". Lo cierto es que la secuencia de Fibonacci era una de las más comunes respuestas al tuit original, pero en ningún caso parece encajar: la serie (0, 1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34) no encuentra acomodo en ninguna de las teorías matemáticas del diseño.

Es decir, el misterio sigue irresuelto.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos