Publicidad

La ley impide que Elon Musk y Grimes llamen a su hijo X Æ A-12. En su lugar, lo llamarán X Æ A-Xii

La ley impide que Elon Musk y Grimes llamen a su hijo X Æ A-12. En su lugar, lo llamarán X Æ A-Xii
24 comentarios

Publicidad

Publicidad

Era cuestión de tiempo que Elon Musk y Grimes se toparan con la aborrecible diligencia del funcionario público. Al parecer, las leyes de California, el estado que ha visto nacer a su primer vástago, X Æ A-12, no permiten la inserción de numerales en el nombre de sus residentes. Tan intolerable injerencia estatal en los asuntos privados e inasibles de los genios ha obligado a una pequeña modificación en su bautizo.

Adiós, X Æ A-12. Hola, X Æ A-Xii.

Qué sucede. Que como algunos lectores recordarán, Musk y Grimes decidieron bautizar a su hijo de la forma más extravagante posible. X Æ A-12 se convirtió en una sensación mediática gracias al inextricable significado que, en apariencia, guardaba tan extraña relación de signos. ¿Se trataba de un homenaje a un avión militar? ¿De una señal divina, inspirada en los arcángeles? ¿O de un chiste interno de la pareja?

Cualquiera de las tres respuestas era correcta.

La ley. Más allá de su pronunciación, inalcanzable para el común de los mortales, la pareja tenía un obstáculo por delante: la ley. Como reveló un artículo de People poco después, California sólo permite introducir veintiséis caracteres (las letras del abecedario) y pequeñas excepciones ortográficas, como los guiones y los apostrofes. Remitido al registro civil, X Æ A-12 sería rechazado. Contendría una ligadura y números:

En California sólo puedes utilizar los veintiséis caracteres del inglés (...) No puedes tener nombres, numerales romanos, acentos, umlauts, símbolos o emojis (...) X Æ A-12, con sus extraños números, guiones y símbolos será enviado y posteriormente rechazado, por lo que les pedirán que envíen un nuevo nombre de nuevo. Pueden apelar el rechazo de la solicitud del certificado de nacimiento, pero es improbable que se lo aprueben.

La solución. Ha sido anunciada por Grimes en Instagram: de X Æ A-12 a X Æ A-Xii. La ligadura (cuestión crucial para desentrañar la pronunciación del pequeño) se mantiene, pero el cardinal se transforma en un número romano. Xii no contiene caracteres vetados por la regulación californiana, así que podría tener un pase; el problema sigue residiendo en Æ y en los guiones. No técnicamente "ilegales", pero sí no permitidos.

Normal. Era algo por otro lado previsible. Incluso un país tan apegado a la libertad individual y tan ajeno a la regulación del estado existen ciertas garantías legales para que los padres no humillen a su hijo en el bautizo. En España, la ley, cuyo origen se remonta a 1957, es bastante clara: 

Quedan prohibidos los nombres que objetivamente perjudiquen a la persona, así como los diminutivos o variantes familiares y coloquiales que no hayan alcanzado sustantividad, los que hagan confusa la identificación y los que induzcan en su conjunto a error en cuanto al sexo.

X Æ A-12 tendría extremadamente complicado superar el celo del funcionario medio, que podría entrever una ausencia de "sustantividad" evidente y una manifiesta "confusión" en su identificación. Nombres como "Goku" han tenido problemas para superar la criba del Ministerio de Justicia (competente último). Los interesados siempre pueden recurrir a la Dirección General de los Registros y del Notariado.

El significado. La pequeña modificación no altera en lo esencial el estrambótico significado pergeñado por la pareja. "X" seguiría representando la "variable desconocida; "Æ" la "inteligencia artificial"; A-12 el avión favorito de Elon Musk; y "A" de "Archangel", la canción favorita de Grimes. La madre, por cierto, cree "honestamente" que queda mejor con números romanos y que el guión será aceptado.

Buena suerte en tu vida, X Æ A-Xii.

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios