Compartir
Publicidad

El multilingüe perro de Jaén que volvió a convertir en dadá a Twitter

El multilingüe perro de Jaén que volvió a convertir en dadá a Twitter
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cris, @gallifantes, que ahora porta un lazo azul en apoyo a los derechos civiles, llevaba hasta ayer el amarillo ese que le provoca urticaria a los tabarnistas de esta nuestra red social de referencia. Cris contó una dramática historia que, al menos en su mente, servía como fábula moral acorde con el clima político hispano-catalán. Es esta:

Como podemos imaginar, los alérgicos del afecto y la sensibilidad no han sabido valorar la dimensión emocional que claramente dominaba a la escritora al hablar del triunfo aspiracional de su can. Han optado por el camino fácil: reírse de ella. O con ella, ya que en este tiempo no ha borrado el mensaje. Para bien o para mal, el perro de Jaén se ha convertido en material de improvisación colectiva.

Una vez más, Twitter ha sabido convertir en humor lo que podía resultar dramático o divisorio, creando un nexo que va más allá de las disidencias ideológicas: nuestra capacidad para humillar al prójimo en un momento de debilidad mental. A medida que el meme evoluciona, la competición va tomando tintes más y más abstractos, exprimiendo y deformando el rizoma y llenando de humanidad la red. El perro de Jaén ha encontrado hermanos andaluces, gallegos, románticos y desertores de Vietnam. No es un triunfo del independentismo, es un triunfo del poder paródico de la cultura ibérica.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio