La nueva arma "secreta" de Rusia es un cañón láser capaz de derretir drones en 5 segundos

La nueva arma "secreta" de Rusia es un cañón láser capaz de derretir drones en 5 segundos
21 comentarios

Hace unas semanas, en Magnet hablábamos de cómo a Rusia le gusta presumir cuando se trata de armamento militar. En aquella ocasión, se vanagloriaba frente al mundo por su poderoso misil Satán 2, capaz de portar 10 cabezas nucleares. La inmensa variedad de armamento de la que puede hacer gala el ejército de Vladímir Putin aumenta casi a diario en una campaña para demostrar quién es el bando más potente en la guerra.

Ahora, la última arma "secreta" que ha decidido anunciar el Kremlin es el cañón láser Zadira.

El arma. En concreto, el cañón láser Zadira, está diseñado para derribar drones como los ucranianos Bayraktar TB2 a cinco kilómetros de distancia. El cañón ha permanecido en secreto hasta ahora cuando los primeros prototipos han superado una serie de pruebas y, según el primer ministro Yury Borisov, ya se están usando en terreno ucraniano, según explicaba Reuters. Borisov compara este nuevo láser con la anterior generación de armas rusas como Peresvet, su láser de alta tecnología conocido hasta ahora: "Si Peresvet ciega, entonces la nueva generación de armas láser conduce a la destrucción física del objetivo", señalaba en una entrevista.

Los orígenes de Zadira. Putin, en 2018 presentó un misil balístico intercontinental, drones nucleares submarinos, un arma supersónica y un arma láser. Poco se sabía sobre los detalles de aquel láser. El presidente mencionó uno llamado Peresvet, que lleva el nombre de un monje guerrero ortodoxo medieval, Alexander Peresvet, que murió en combate. Borisov dijo en una conferencia en Moscú que Peresvet ya se estaba desplegando ampliamente y podría cegar satélites hasta 1.500 km sobre la Tierra.

También dijo que ya había sistemas más potentes que Peresvet que podían quemar drones y otros equipos. Y ponía cómo ejemplo una prueba en la que había quemado un dron a 5 km de distancia en cinco segundos.

Su uso en Ucrania. Cuando se le preguntó si tales armas se estaban utilizando en Ucrania, Borisov dijo: "Sí. Los primeros prototipos ya se están utilizando allí. Nuestra arma se llama Zadira". Casi nada se sabe públicamente sobre Zadira, pero en 2017 los medios rusos dijeron que la corporación nuclear estatal Rosatom ayudó a desarrollarlo como parte de un programa para descubrir nuevos principios físicos basados ​​en armas.

Mick Ryan, un mayor general retirado del ejército australiano, que ha estado estudiando la invasión rusa, explicaba que armas como Zadira podrían derribar drones de reconocimiento o artillería ucraniana. También podría usarse para cegar a los soldados ucranianos, una táctica que está prohibida por la convención internacional.

Una tendencia. La invasión de Ucrania ha ilustrado los límites de las fuerzas armadas convencionales postsoviéticas de Rusia, aunque Putin sigue defendiendo que la "operación militar especial" se va a planificar. Rusia ha logrado un progreso significativo con las armas láser, una tendencia de considerable interés para otras potencias nucleares como Estados Unidos y China. Usar láseres para cegar satélites alguna vez fue una fantasía del reino de la ciencia ficción, pero EEUU, China y Rusia han estado trabajando en variantes de tales armas durante años.

Además del beneficio de quemar drones, los sistemas de reconocimiento cegadores también tienen un impacto estratégico, ya que los satélites se utilizan para monitorear misiles balísticos intercontinentales que transportan armas nucleares. Y Rusia afirma que una nueva generación de armas láser que utilizan una amplia banda electromagnética reemplazaría en última instancia a las armas convencionales: "Esta no es una especie de idea exótica; es la realidad".

El arsenal de Rusia. Zadira permite a las fuerzas militares rusas ahorrar en el gasto que suponen contar con costosos misiles del tipo Pantsyr y Tor. Pero no es el único arma con el que cuenta Rusia, durante toda la contienda se han dado a conocer otras bestias pensadas más para la ofensiva que para la defensa de su ejército como el misil balístico intercontinental Satán II con potencial para acarrear ojivas nucleares y alcanzar los 6.000 km cubriendo Europa y parte de África. También son una buena pieza para utilizar los misiles hipersónicos Daga, Zircón y Vanguardia son las municiones hipersónicas.

Los sistemas de defensa tienen poco que hacer para evitar el daño que estos misiles causan. Los hipersónicos pueden viajar más allá de 5 veces la velocidad del sonido (unos 6.000 kilómetros por hora) a una altitud lo suficientemente baja como para que los radares de los escudos antiaéreos los detecten demasiado tarde ni puedan interceptarlos.

Ucrania se ríe. Al otro lado de la frontera, el presidente ucraniano, Volodymyr Zelenski, se ha burlado de la noticia comparando la estrategia con la de la Alemania nazi antes de su derrota en la Segunda Guerra Mundial: "Cuanto más claro se volvió que no tenían ninguna posibilidad en la guerra, más propaganda había sobre un arma increíble que sería tan poderosa como para asegurar un punto de inflexión", señalaba en su discurso. "Y entonces vemos que en el tercer mes de una guerra a gran escala, Rusia está tratando de encontrar su 'arma maravillosa'... todo esto muestra claramente el fracaso total de la misión".

Temas
Inicio