Compartir
Publicidad

Todo el mundo se hace las mismas fotos de vacaciones. Y esta cuenta de Instagram lo prueba

Todo el mundo se hace las mismas fotos de vacaciones. Y esta cuenta de Instagram lo prueba
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ventana abierta al mundo, Instagram también puede resultar un lugar tremendamente deprimente. La exquisita sofisticación de la que se rodean las principales estrellas de la red social, los paisajes inabarcables a los que acuden durante su retiro estival, el lujo y lo aparentemente inalcanzable de sus estatus. Todo contribuye a que, en comparación, nuestras vidas resulten un tanto anodinas. Pero nada más lejos de la realidad. Lo que hay, de fondo, es una carencia total de originalidad.

Es decir, prefabricación, ideas repetidas, cartón piedra. @insta_repeat, la cuenta de Instagram que se dedica a recopilar fotos clónicas de paisajes idénticos a lo largo y ancho de Instagram, lo sabe muy bien. ¿La foto en la que tu novio te da la mano por detrás y caminas hacia un mar de aguas turquesas y cristalinas? Yep, se ha repetido no menos de diez mil veces sólo en este mes de julio. ¿Esa otra en la que tus pies cuelgan del vacío del cañón del Colorado? Lo mismo.

Al parecer, la cuenta es obra de un artista y precoz director de cine estadounidense de 27 años. El objetivo, obvio, era verter una demoledora crítica sobre la ausencia de originalidad en la creación teóricamente artística que domina Instagram. @insta_repeat se centra especialmente en un tipo de cuenta y estética que ha proliferado de forma masiva durante los últimos años: la fotografía de aventura que narra, a través de paisajes remotos y abrumadores, experiencias únicas, grandilocuentes e inspiradoras. Nada más lejos de la realidad.

El fenómeno es visible en numerosos lugares ya atestados de turistas. Durante los últimos días ha alcanzado la viralidad una imagen en la que tres mujeres posaban en posturas casi idénticas mientras sus presuntos novios les hacían fotos desde distintas perspectivas en una playa de Tailanda (mejor dicho: en la playa de La Playa). Todo el mundo se estaba haciendo la misma foto, era un cliché. Para muchos, aquella estampa resumía todos los males de la contemporaneidad mal entendida, de aquello que vino a definirse como "postureo".

Es decir, una forma de aparentar un disfrute que nunca iguala al disfrute real, puro e inmaculado, en tanto que no se molesta en simularlo. Es una línea de pensamiento muy en boga, pero conviene recordar que no siempre es así: como vimos en su momento al hilo de este otro viral, no estamos perdiendo la capacidad de disfrutar las cosas importantes por el mero hecho de observarlas a través de un filtro. Es una falacia que parte de una base normativa sobre "lo que importa".

Obviamente para un buen puñado de influencers y personas que deciden imitar su estética el mejor modo de disfrutar de un momento es tirando una foto mimética. La importancia que cada uno de nosotros otorgamos a ese momento, o a la forma de experimentarlo, siempre es oscilante. Hay quien prefiere encapsularlo cumpliendo la proyección ideal que ha descubierto en Instagram, como @insta_repeat demuestra. Y hay quien prefiere hacerlo a plena vista, con una composición fotográfica distinta o, directamente, obviando cualquier viaje a rincones manidos.

Si antendemos a la democracia de Instagram, es evidente que el primer grupo es más numeroso.

Ampana
Esa Casa En Islandia
Laguito
Montana Cielo
Medio Formato
Noruega
Page Arizona
Persona Y Nubes
Pies
Puente Centrado
Sin Titulo 10
Sombreros
Telefonos
Vacas
Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos