Compartir
Publicidad
¿Bebiste demasiado alcohol anoche? Aquí tienes cinco desayunos para combatir a la resaca
Así lo hemos vivido

¿Bebiste demasiado alcohol anoche? Aquí tienes cinco desayunos para combatir a la resaca

Publicidad
Publicidad

Abres los ojos y ahí está: el malestar, las ligeras náuseas, la boca seca... Definitivamente, anoche te pasaste con el alcohol. Por supuesto, ahora vendría genial un remedio milagroso contra la resaca. Por desgracia, eso no existe (todavía). Lo que sí puedes hacer es tratar de mitigar algunos efectos de esta situación tan desagradable.

Es hora de levantarse y preparar un desayuno que nos ayude a pasar mejor el día apoyándonos en lo (poco) que sabemos científicamente sobre las resacas.

Yogur, la primera línea de defensa

Yougurt (Wesual Click/Unsplash)

Una de las consecuencias más molestas de la bebida alcohólica se siente en el estómago. El alcohol, por diversas razones, destruye momentáneamente el equilibrio intestinal que tanto nos cuesta mantener durante la semana. Por suerte, ahí está el yogur, uno de nuestros mejores amigos en esta lucha contra la resaca.

Si nos apetece algo fácil, un yogur sencillito es más que suficiente para ayudarnos: contiene vitaminas del grupo B, que nos ayudarán con el procesamiento del alcohol y otros quehaceres intestinales. Además, contiene una gran cantidad de la mal llamada flora intestinal y nutrientes necesarios para reponerla.

Si tenemos ánimo suficiente para disfrutar de algo más podemos optar por estos vasitos de yogur y queso con salsa de frambuesa que, además del propio yogur, contienen vitamina c y algo de azúcar procedente de la miel. Puede que esta última no nos ayude mucho con la propia resaca, pero endulzará una mañana dura de pelar.

Granada, el remedio antiprostanglandinas

Granada (Lauradesign/Unsplash)

Aunque sabemos muy, muy poco sobre la resaca, una de las cosas que cada vez queda más clara es que está relacionada con nuestro sistema inmune, la inflamación, etc. Las prostaglandinas son uno de los medidadores celulares encargados de controlar el malestar (grosso modo). Una manera de reducirlo es gestionar su producción.

Sabemos que la granada es capaz de inhibir en cierta medida la síntesis de prostaglandinas. Por tanto, algunos expertos creen que es capaz de ayudar a combatir la resaca. Si les hacemos caso, tal vez nos interesen algunas recetas para aprovechar esta maravillosa fruta. Por ejemplo, podemos lanzarnos a probar esta receta de huevos y granada, que además de las sustancias de la granada nos dará un extra de nutrientes.

Si no tenemos el cuerpo para huevos, tal vez nos apetezca una ensalada más fresca y ligera. La ensalada de quinoa, calabaza asada y granada puede ser la opción perfecta para almorzar. Y si no, la fruta sola nos ayudará a hidratarnos. Por cierto, es mejor comer granada antes de la resaca, pues el efecto inhibitorio ocurre a medio plazo. Siento avisarte tan tarde.

Pescado para el cuerpo con ánimo

Merluza Directo (E. Clemente/Directo al Paladar)

Si nos atrevemos con algo más elaborado, el pescado es una grandísima opción contra la resaca. Al igual que la granada, muchos animales marinos poseen sustancias que ayudan a controlar la producción de prostaglandinas. ¿Cuál es el resultado? Una resaca más suave. O eso dice la teoría, claro. En cualquier caso, puede que nos apetezca algo más marino que una fruta.

En tal caso, esta receta de salmón al horno, muy sencilla, puede convertirse en una gran aliada para la mañana con resaca. Algo más ligero, con salmón ahumado, esta receta de tirabeques.

También podemos salir del imperio del salmón y probar con otro tipo de pescados. Especialmente las conservas tienen mucho que ofrecer y son ricas en omega-3, un ácido graso que nos ayudará a controlar la producción de prostaglandinas.

Los caldos calentitos, para combatir la resaca

Caldo

Entre los alimentos más reconfortantes que encontraremos están los maravillosos caldos caseros que podemos hacernos con relativa facilidad. Además, son excelentes para combatir la resaca por diversas razones. La primera es que son líquidos, lo que ayuda con las náuseas y nos hidratan.

Además, contienen una gran cantidad de nutrientes y podemos hacerlos a nuestro gusto. Un buen caldo no tiene por qué ser espeso y graso, independientemente de si es de verduras, de carne o de pescado. Podemos clarificarlo fácilmente, para mejorar el momento de tomarlo. En cualquier caso, un buen caldo puede sentarnos fenomenal, entrará muy fácil y nos ayudará a sobrellevar el día.

A lo tradicional: café e infusiones

Cafe (Jason Betz/Unsplash)

Puede que no nos entre nada de lo anterior. Puede que sencillamente queramos un cafetito o, mejor aún, una manzanilla y a correr. De hecho, estas son grandes opciones para combatir el malestar de la resaca. La cafeína es una de las sustancias más utilizadas contra la resaca ya que ayuda a activar nuestro cuerpo, nos da cierta sensación de bienestar y nos permite estar más activos, combatiendo la sensación de malestar y falta de energía.

A día de hoy podemos escoger el mejor café, al gusto, según nuestras preferencias. El café solo, o con bebida de avena, soja o arroz es algo más fácil de digerir, aunque la leche contiene vitaminas del grupo B, que nos ayudarán a combatir la resaca. No obstante, si el café no es lo nuestro, o no estamos con el estómago para fiestas, tal vez nos interese más una infusión.

Una austera pero eficaz, una manzanilla puede ser un remedio fantástico. La camomila posee sustancias que ayudan a calmar el estómago (al igual que todo lo que tenga que ver con nuestro sistema nervioso parasimpático). El té también puede ser una buena opción ya que posee el mismo chute energético que la cafeína (la teína y la cafeína son, en realidad, la misma sustancia). Además, podemos tomar infusiones que mezclen diversas plantas cuyas moléculas serán un alivio contra esa maldita resaca.

¿La mejor receta? No beber

Todo lo anterior está muy bien, pero el mejor consejo contra la resaca, por suerte o por desgracia, consiste en no beber. Puede que parezca obvio, pero, como decíamos, es que en realidad sabemos muy poco sobre la resaca. Aunque las recetas y alimentos puedan ayudarnos a combatir el malestar, lo cierto es que no existen verdaderos remedios contra la resaca.

Tampoco existe una buena prevención, aunque sí que podemos llevar cuidado para tratar de mitigarla. ¿Cuidado cómo? Por ejemplo, evitando los licores oscuros (cuya presencia de las conocidas como "sustancias secundarias" procedentes de la destilación son mayores). También es bueno evitar mezclar, de manera que reduciremos la cantidad de este tipo de sustancias en sangre.

Otra cosa importante es no tratar de solucionar la incipiente resaca con métodos maravillosos y pastillas mágicas: no van a funcionar. Por el contrario, sí que resultan muy efectivos los mismos tratamientos que usamos para combatir la gripe: antiinflamatorios y analgésicos de uso común. Estos actúan en el mecanismo del resfriado y la resaca, que es el malestar general, las náuseas y el dolor. Pero insistimos, antes que combatir estos síntomas, lo suyo es no llegar a tener que librar esta lucha.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio