Compartir
Publicidad

Hemos probado la nueva pizza con KitKat de Telepizza. Y es tan abominable como deliciosa

Hemos probado la nueva pizza con KitKat de Telepizza. Y es tan abominable como deliciosa
Guardar
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si entendemos la gastronomía como una cuestión moral, la nueva creación de Telepizza, una pizza con pedacitos de KitKat y chocolate fundido para untar, bordea los límites de lo ético. Pero existe. Y nuestro juicio moral es ajeno a ello.

Al margen de si la pizza es o no es un recipiente vacío que nació como un producto profano de la gastronomía de subsistencia y de la amplia existencia de pizzas dulces en la comida italiana, nuestras preguntas tenían más que ver con lo tangible. ¿Estaría tan buena como difundía Telepizza? ¿Sería tan abominable y atroz como aparentaba sobre un plano teórico? Y qué mejor modo de responder a esas cuestiones que comiéndola.

Así que del dicho al hecho: hemos entrado en la web de Telepizza y allí estaba la Telepizza Sweet, tan aberrante creación del ser humano, publicitada junto a un menú de unos doce euros con otra pizza mediana. La primera duda que nos asaltaba antes de solicitar el pedido era su naturaleza como plato principal o postre. Respuesta rápida: postre. Sí, Telepizza te propone que comas pizza y que el postre también sea pizza. Bañado en chocolate.

Buena2

Querrías decir que "no" pero no puedes

Por un natural instinto de conservación del editor que arriba firma, la selección final ha sido sin el menú. La Sweet Pizza en solitario, por apenas seis euros. Un apocalipsis perfecto de SinAzucar.org: pizza industrial con chocolatería industrial. Media hora más tarde el artefacto ha hecho acto de presencia. Bienvenido al postre más grande del mudno.

Lo primero que hay que reconocer es el aspecto sabroso de la pizza. No, no hay conflicto entre la masa tradicional de Telepizza, casi siempre acompañada de ingredientes salados (muerte a la piña) y el chocolate. Es posible que la masa lleve tanto azúcar procesado que su resultado natural fuera emparentarse con el KitKat. El sabor de la masa (harina, pan, en esencia) con el KitKat (chocolate) es armónico y terriblemente adictivo.

Buena3 El chocolate se salió, pero no por el transporte, sino porque le di la vuelta a la caja creyendo que se abría del revés.
Buena4

Estableciendo un símil infantil, Telepizza ha reinventado el bocadillo de chocolate del recreo de nuestra infancia. Las sensaciones son las mismas: un montón de masa deslizándose por el paladar gracias al fabuloso lubricante que representa la nocilla. Las virutas de KitKat que acompañan a la pizza, en realidad, pintan poco: el placer, el estallido de azúcar-droga, se produce cuando se unta la masa en el volcán-chocolate.

Advertencia: la pizza llena. Mucho. Da igual que sea un postre y que su tamaño sea pequeño, es gigantesca en términos de resistencia al hambre. Conviene compartirla con dos o tres personas, o el riesgo de perecer por abundancia es alto.

Buena6
Buena1 Mordor.

Pero la natural atracción que una pizza de chocolate ejerce en el niño que todos llevamos dentro no oculta sus atributos sospechosos. El primero y más evidente, prepara un montón de servilletas, porque a la masa de Telepizza, de por sí grasienta, hay que sumar el chocolate fundido. La segunda, el terrible aspecto que todo toma cuando sólo queda el recipiente con chocolate, una mezcla de lo peor de la pizza y lo peor de la repostería, una imagen amenazante que, en el interior del agujero del volcán, esconde los ojos de la diabetes.

"¿Pero te ha gustado o no?"

Por supuesto que me ha gustado. Pero porque es imposible que algo así no te guste: está diseñado específicamente para liberar las endorfinas adecuadas, para activar los mecanismos de tu cerebro que automáticamente se dirigen a las glándulas del placer. No hay nada sutil en esta pizza con KitKat, ni siquiera el más mínimo de aderezo creativo, es como lanzarse desde nueve metros de altura al agua, como comer palomitas y algodón de azúcar a la vez, un chute de adrenalina instantáneo.

Buena5

Con todo, lo único censurable (bueno, lo más importante) es el previsible deterioro en tu salud a corto plazo que la pizza va a provocar (confirmo intenso dolor de estómago post-comida, pero posiblemente tenga que ver con habérmela comido solo). Desde el punto de vista gastronómico, esto es una crepe tan sutil como una pedrada. Pero una crepe.

Recomendación: ingerir con los amigos, tener a mano un desfibrilador, ignorar todo lo que has aprendido durante tu etapa adulta en materia culinaria y lanzarte al auténtico barro de la comida basura. Pizza y KitKat. Combo (deliciosamente) mortal. En fin, sobrevivir a la pizza-nocilla: reto superado.

Azucar
Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos