Compartir
Publicidad
¿Cómo es el acuerdo del tercer rescate de Grecia?
Economía

¿Cómo es el acuerdo del tercer rescate de Grecia?

Publicidad
Publicidad

Después del culebrón vivido a finales de junio de este año (reféndum incluido) por fin hay tercer rescate a Grecia. Ayer se cerró el acuerdo entre las partes, por un lado Grecia y por otro los acreedores (FMI, Comisión Europea, BCE y Mecanismo de Estabilidad).

Este tercer rescate durará hasta julio de 2018, así que no descartemos que dentro de tres años vivamos otro verano movidito por el tema Griego. Pero de momento vamos a ver en qué consiste.

Importe y plazos del rescate

El importe del tercer rescate es de 85.000 millones de euros, pero no los recibirán todos de golpe. Eso sí, esperan recibir pronto los primeros 24.000 millones de euros. Con este dinero, entre otras cosas, se pretende pagar los vencimientos al BCE (3.500 millones de euros el 20 de agosto), 1.500 millones al FMI, 7.200 millones para devolver el préstamo puente que la eurozona le concedió en julio y 10.000 millones para recapitalizar la banca.

El problema es que aunque el acuerdo esté cerrado tiene que ser aprobado primero por el Eurogrupo y luego por los distintos países de la eurozona. Y es complicado que esto suceda antes del 20 de agosto, cuando Grecia tiene el primer vencimiento de deuda. Por eso Alemania insiste con conceder otro crédito puente. Grecia, por su parte, quiere pasar directamente al rescate y evitar que haya que negociar más ajustes.

Condiciones del rescate

Las condiciones del rescate son duras, como ya podía anticiparse. El objetivo de déficit para 2015 es del 0,25 % del PIB. Para años posteriores se pide tener superávit primario (es decir, ingresos menos gastos sin contar intereses de la deuda). En 2016 será del 0,5%, en 2017 el 1,75% y en 2018 el 3,5% del PIB. Estos objetivos son más suaves que los anteriores rescates pero siguen siendo irreales. Hay que tener en cuenta que no se prevee que la economía griega crezca hasta 2017.

Aparte de las condiciones económicas hay bastantes reformas impuestas por los acreedores. Ya se vio cómo en julio se aprobaba de forma express la subida del IVA, la independiencia del instituto de estadística oficial, el recorte en las pensiones, la reforma judicial y la transposición de la directiva europea para recapitalizar bancos (primero con dinero de accionistas, bonistas y depositantes). Pero esto, que era condición imprescindible para iniciar las conversaciones del tercer rescate, es solo el principio.

6109883050_02bd30bcdb_o.jpg

Ahora tendrán que aprobar una batería de medidas para reformar el Estado Griego y hacerlo sostenible sin ayuda externa. Entre estas medidas está (siempre según filtraciones): reforma de los impuestos a las navieras griegas, fin de deducciones fiscales a agricultores, fin de las deducciones fiscales a las islas, acabar con las jubilaciones anticipadas, liberalizar la economía (fin de las profesiones cerradas y libertad de horarios comerciales), aumento de impuestos a rentas altas, bajada de precio a medicamentos genéricos, liberalización del mercado eléctrico e intensificación del combate del fraude fiscal.

Además hay que concretar el fondo de privatizaciones que debe tener unos activos de 50.000 millones de euros y será el colateral (garantía) del rescate. Este fondo ha sido bastante polémico aunque la principal línea roja de Syriza se ha respetado (que dicho fondo sea creado en Grecia y no en Luxemburgo).

Pocas han sido las líneas rojas que Syriza ha podido mantener. Tener un 3-4% de superávit fiscal lo era, y aunque lo han logrado posponer hasta 2018 ahí sigue. También eran líneas rojas las deducciones fiscales a las navieras y las islas. El corralito lo cambió todo y aunque el Gobierno griego presume de que la relajación de los objetivos de déficit suponen un ahorro de 20.000 millones de euros en recortes, el pueblo no opina así.

Capitulacion Opinión de los griegos sobre el rescate (Julio 2015)

Según una encuesta realizada en julio las condiciones del rescate son una capitulación por parte del Gobierno Griego (77%), el acuerdo no es satisfactorio para los griegos (77%) y Syriza ha abandonado su programa electoral (83%). Además los partidarios de dejar el euro (36%) están bastante a la par con los que prefieren quedarse (41%). Pero curiosamente Syriza sigue siendo el partido con mayor intención directa de voto (33% frente al 18% del segundo, ND).

Intencionvoto Intención de voto en Grecia (Julio 2015)

Recapitalización de la banca

Uno de los puntos más importantes de este tercer rescate es la recapitalización de la banca, que quedó muy dañada por las negociaciones entre Grecia y la Troika antes de la convocatoria del referéndum y tocada casi de muerte una vez convocado el mismo.

Esta recapitalización es imprescindible para poder levantar los controles de capitales, aunque es muy difícil que se levanten incluso con un sector bancario saneado. Decretar un corralito es mucho más fácil que quitarlo.

2015 07 07t161239z 10805276

El primer paso para esta recapitalización fue la transposición de la directiva Europea sobre los rescates a la banca, cosa que hizo Grecia a principios de julio. Con la nueva legislación ahora primero perderán dinero los accionistas, luego los bonistas y por último los depositantes (para los depósitos de más de 100.000 euros). Una vez se agote este dinero entrará el dinero público, en este caso 10.000 millones de los 85.000 del total del programa de rescate.

La barrera de los 100.000 euros por depositante es muy importante que se respete y ha habido coqueteos con no hacerlo, igual que cuando se produjo el rescate a Chipre. Al final el sentido común ha imperado.

Aprobación del rescate

Una vez definidos los puntos del rescate, éste tiene que aprobarse. Primero por el parlamento Griego, que votará este jueves. Luego por el Eurogrupo, que además debe redactar el Memorándum de entendimiento (MoU por sus siglas en inglés) que contendrá todos los detalles. Y por último por los países miembros de la eurozona.

Sigue habiendo algún escollo, por ejemplo con Finlandia, pero parece que se logrará aprobar. La única duda es si dará tiempo a todo antes del 20 de agosto o hará falta conceder otro crédito puente a Grecia para que haga frente a sus obligaciones con el BCE.

Imagen | ancasta1901 | francesco sgroi | Cordon Press

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio