Los AirTag fueron pensados para encontrar las llaves. Para cientos de mujeres también han servido de acoso

Los AirTag fueron pensados para encontrar las llaves. Para cientos de mujeres también han servido de acoso
59 Comentarios

Hace unas semanas, una modelo de bikinis de Sports Illustrated de 26 años, caminaba sola hacia su casa en Nueva York cuando recibió una inquietante notificación de su iPhone que le decía que llevaba encima un accesorio desconocido: "Este artículo se ha estado moviendo contigo por un tiempo. Su propietario puede ver tu ubicación". La joven terminó descubriendo que alguien había deslizado un AirTag de Apple en el bolsillo de su abrigo mientras cenaba en un restaurante. Sin que ella lo supiera, el dispositivo rastreó su ubicación durante cuatro horas antes de que el sistema activara la notificación en su móvil.

No ha sido la única que ha vivido esto. De hecho, multitud de personas están denunciando ahora ser acosadas gracias a las AirTag.

¿Para qué sirven? Los AirTags son en realidad dispositivos Bluetooth inalámbricos muy pequeños que se venden al por menor a 25 euros cada uno. Apple lanzó el producto en abril de 2021 como herramientas de rastreo que los usuarios pueden combinar con la aplicación Find My iPhone para ayudar a localizar dispositivos perdidos como tablets, mochilas, llaves de coches, móviles, relojes, etc.

Sin embargo, los AirTags han demostrado servir para otras cosas más siniestras. Tanto la policía de EEUU como de algunos países de Europa ha reportado casos en los que se están utilizando para acechar a personas, así como para planear robos de coches.

Una tendencia. La semana pasada, el Centro Regional de Operaciones e Inteligencia de Nueva Jersey emitía una advertencia a la policía de que las AirTags representaban una "amenaza inherente para las fuerzas del orden, ya que los delincuentes podrían usarlas para identificar las ubicaciones de los oficiales" y las rutinas personales. En enero, una mujer denunció ser acosada hasta su casa desde un cine después de que le colocaran un AirTag en su coche. Casi al mismo tiempo, dos mujeres de California llamaron a la policía tras recibir una notificación de que se estaba rastreando su paradero mientras estaban de compras.

Ha llegado a TikTok. Un artículo del New York Times cita a siete mujeres que creen que se usaron AirTags para vigilarlas. En las redes sociales, las publicaciones de personas que comparten sus propias experiencias se amontonan, recibiendo más de 31 millones de visitas. Una de las autoras decía: "Pensé que debía hacer tanto ruido sobre esto como fuera posible, para que hubiera alguna prueba online en caso de que me sucediera algo malo. Tuve un mini ataque de pánico  y estaba realmente asustada".

Soluciones. Los AirTags, en realidad, tienen características de mitigación de acoso, que incluyen ventanas emergentes como la que recibieron estas mujeres y una alarma que suena a 60 decibelios si detecta que la AirTag ha estado lejos de su propietario durante ocho y 24 horas. Además, en 2021, la compañía lanzó una nueva aplicación de Android llamada Tracker Detect, que fue diseñada para ayudar a las personas que poseen Android a descubrir AirTags sospechosos cerca de ellos.

Qué dice la ley. En gran parte de Estados Unidos, la Ley de Jackie, aprobada en 2014 sirve para paliar este tipo de sucesos. Básicamente, permite que la policía acuse a las personas que utilizan dispositivos de rastreo GPS para acechar a sus víctimas, incluso si estas no han presentado cargos. Esto incluso ha hecho que la policía contacte a Apple para obtener información sobre casos relacionados con un AirTags.

No obstante, algunas mujeres afirman que no pudieron presentar una denuncia, ya que "no se había cometido ningún delito".

Qué dice Apple. En un comunicado oficial, Apple explicaba que cooperará con la policía "para proporcionar cualquier información disponible" sobre AirTags desconocidas que personas descubren en su persona o propiedad. "Nos tomamos muy en serio la seguridad del cliente y estamos comprometidos con la privacidad y la seguridad de AirTags", expresaba un portavoz de la compañía.

Stalkerware, un fenómeno. Todo este tipo de acoso afecta a millones de personas cada año, y una de cada cuatro víctimas denuncia haber sido acosada a través de algún tipo de tecnología, según el Centro de Recursos y Concientización sobre la Prevención del Acecho. Pero el fenómeno va en aumento: un estudio internacional de 2021 realizado por Norton concluyó que la cantidad de dispositivos que detectan stalkerware diariamente aumentó en un 63 % entre septiembre de 2020 y mayo de 2021.

Hay miles de versiones diferentes de estos dispositivos que pueden emplearse para espiar a alguien, como Cerberus, dispositivos de rastreo GPS o Tile, un competidor de AirTag habilitado para Bluetooth que se asoció con Amazon recientemente. Desafortunadamente, la conversación sobre las AirTags está atrayendo la atención sobre el potencial mal uso de la tecnología, cuando en un principio estaba destinada a hacer el bien.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio
Inicio