Biden ha quitado el botón rojo de Trump del Despacho Oval. Sí, el que servía para pedir Coca-Colas

Biden ha quitado el botón rojo de Trump del Despacho Oval. Sí, el que servía para pedir Coca-Colas
21 comentarios

Joe Biden es ahora el presidente número 46 de los Estados Unidos. En sus primeras 24 horas al mando de la nación más poderosa del mundo se ha apresurado a desmantelar algunas de las controvertidas medidas que ha dejado el legado de Trump: se reincorporó al acuerdo climático de París, detuvo la construcción del muro fronterizo y volvió a comprometer a EEUU con la Organización Mundial de la Salud, entre otras cosas. Un día movidito, vamos. Pero lo que también hizo fue redecorar el Despacho Oval de la Casa Blanca, quitando cosas que habían pasado desapercibidas para muchos durante todo este tiempo.

Ha colocado los bustos de dos activistas por los derechos humanos: Martin Luther King y Rosa Parks. También ha puesto una piedra lunar, símbolo de hasta dónde pueden llegar los estadounidenses. Pero lo que ha llamado la atención es que se ha deshecho del botón rojo de Donald Trump. No. No era un botón que en caso de emergencia activara los misiles militares hacia algún país o diera la alarma nuclear. Era aún mejor que eso. Al apretarlo, por arte de magia, un mayordomo traía una Coca-Cola Light. Sí, como le gustaban al viejo Donald. Pero ahora, ese botón, instalado en una caja de madera junto a los teléfonos, ya no está.

El detalle hubiese pasado desapercibido de no ser por una publicación en Twitter del comentarista político y presentador Tom Newton Duun, en la que llamó la atención sobre el dispositivo, que bien podría parecerse al temido botón que pudiese iniciar la próxima guerra mundial.

"El presidente Biden ha quitado el botón de la Coca-Coca light. Cuando Tim Shipman y yo entrevistamos a Donald Trump en 2019, nos llamó la atención lo que el pequeño botón hacía. Trump lo presionó y un mayordomo trajo rápidamente una Coca-Cola light en una bandeja de plata. Ahora ya no está", escribió Dunn.

Aficionados a la Coca-Cola y la comida basura

Todos conocíamos la afición de Trump a comer hamburguesas y el rumor de que el tío es capaz de beberse doce latas de Coca-Cola al día. Son parte de las historias que rodean al exgobernante, evidentemente poco aficionado al ejercicio físico, aunque aveces se dedique a lanzar algunas bolas en el campo de golf.

Lo cierto es que durante los primeros días de la presidencia de Trump, incluso algunos miembros del personal de la Casa Blanca no estaban seguros de para qué servía el botón.

Cliff Sims, que fue miembro del equipo de comunicaciones de Trump hasta 2018, escribió sobre ese misterioso botón en su libro sobre la campaña presidencial de 2016, Team Of Vipers. Contaba que muchos miembros del personal y visitantes no podían evitar mirar el botón en el escritorio de Trump. Nadie sabía para qué servía.

"Si Trump notaba que alguien miraba la caja, y a veces sin que nadie se lo pidiera, la levantaba y la alejaba más de él", escribió Sims. Relató que el presidente decía entonces: "No se preocupe por eso. Nadie quiere que presione ese botón, así que lo dejaremos aquí. Entonces, ¿qué estabas diciendo?"

Más adelante en la reunión, “de la nada, de repente, presionaba el botón", dejando a los invitados alucinados por qué iba a pasar. "Sin saber qué hacer, los invitados se miraban unos a otros con las cejas arqueadas. Momentos después, un mayordomo entraba a la habitación con un vaso lleno de Coca-Cola Light en una bandeja de plata, y Trump se echaba a reír", escribió.

Aunque haya pedido que retiren ese botón, Biden también es un fan incondicional de esta bebida con gas. Un proveedor de catering que trabajó con el recién estrenado gobernante dijo al diario The Washington Post el año pasado que a Biden le gustaba tener siempre Coca-Cola Zero en la despensa. ¿Por qué lo habrá retirado entonces? Parece que ha perdido la oportunidad de su vida.

Lo que sí sabemos es que el nuevo presidente tiene su propio vicio: el helado. En agosto, sus nietos revelaron que su abuelo "siempre come helado, generalmente de vainilla", en un video publicado para la Convención Nacional Demócrata. De hecho, al día siguiente de la inauguración, una marca de helados que le gusta a Biden lanzó un nuevo sabor en su honor. Según la compañía, Jeni's Splendid Ice Creams, Biden ha sido un visitante frecuente de sus tiendas desde 2012, y su fundadora, Jeni Britton Bauer, conocía su pedido favorito, una bola doble de helado de vainilla y cookies en un gofre. El dulce inspirado en Biden se llama White House Chocolate Chip.

Lo curioso es que el 46º mandatario de los EEUU no utilice ese botón al menos para encontrarle un nuevo uso. Para que le traigan su helado favorito, por lo menos.

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas
Comentarios cerrados
Inicio