Compartir
Publicidad

¿Bulo, malinterpretación o realidad? Qué hay tras la medida del PP sobre madres sin papeles y adopción

¿Bulo, malinterpretación o realidad? Qué hay tras la medida del PP sobre madres sin papeles y adopción
36 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Un titular acaparó ayer la actualidad de campaña en las redes sociales: "El PP quiere blindar a las inmigrantes sin papeles que den a sus hijos en adopción". Recogido y difundido por Newtral, la información recorrió las cuatro esquinas de la red entre gran indignación. La idea era simple: el PP ofrecía un "blindaje" legal a las mujeres irregulares siempre y cuando entregaran a sus hijos en adopción.

¿Es falso? No es del todo cierto. La información original surgía de una pieza de El Mundo publicada en su edición impresa del pasado 10 de marzo. En ella, se expresaba lo siguiente:

El PP quiere blindar a las mujeres inmigrantes sin papeles para que no sean expulsadas de España si dan a sus hijos en adopción (...) La idea de Casado es generalizar en toda España medidas que ya funcionan en la Comunidad de Madrid, donde se garantiza la confidencialidad de la madre que renuncia a su bebé y no se tiene en cuenta si tiene papeles o no. Así, su nombre se encripta en todos los documentos y su identidad sólo puede ser vista por el juez.

Tanto Maldito Bulo como Newtral hablaron con la formación para aclarar su postura. El PP amparaba su propuesta en un protocolo ya existente en la Comunidad de Madrid que protege a las mujeres migrantes de cualquier represalia posterior al notificar a la autoridad, mediante el proceso de puesta en adopción, su situación irregular:

Dar un hijo en adopción por los trámites establecidos supondría para una mujer en situación irregular poner en evidencia dicha situación y se activarían los mecanismos que la ley establece en estos casos.

La polémica. Las aclaraciones llegaron después. En un primer momento, numerosos medios enfocaron sus noticias desde la idea original, calcando titulares. En redes, figuras como Miquel Iceta mostraron su indignación ("la infamia se desborda") por la propuesta. Las referencias a El Cuento de la Criada no se hicieron esperar, así como las comparaciones con los "niños robados" de la dictadura franquista.

Era un relato cómodo y viral, en el que un partido conservador hipotecaba la seguridad de las migrantes a su rendición total a labores reproductivas. Para un tercero.

El problema. La polémica surgía de una mala interpretación. Según Newtral, "el PP plantea que dar a un hijo en adopción sea una causa para no proceder a la expulsión del país de una mujer en situación irregular". Establecía una causa-consecuencia brumosa que terminó calando en la agenda mediática. En realidad, el PP propone un mecanismo de protección que elimine incentivos perversos a la adopción.

Es decir, no es tanto un blindaje a cambio de la entrega sino un si entregas no habrá represalias legales. Son ideas parecidas, pero distintas.

El factchecking. La historia coincide con un repentino interés social por los bulos y las noticias falsas. La amarga resaca de la campaña presidencial estadounidense y del Brexit, ambos en 2016, han motivado que numerosos medios centren su atención en el factchecking. Otros se dedican a ello en exclusividad. Durante esta campaña, tanto Maldita como Newtral colaborarán con Facebook identificando bulos.

A priori es una tarea sencilla: señalar qué es falso y qué no y contarlo. El ejemplo del PP y la adopción ilustra sus límites. Los matices y las interpretaciones crean un terreno resbaladizo para una tarea, en teoría, simple.

¿Buena medida? Más allá de la confusión, se puede defender o criticar la propuesta del PP. Asociaciones como CORA ponen en duda que la posible deportación haya frenado entregas en adopción por parte de madres sin papeles. Casado enmarca esta medida en una serie de políticas para aplacar el "invierno demográfico". Su interés no son tanto las mujeres en situación irregular sino "proteger la maternidad".

Una abogada experta en la materia, Patuca Fernández, señaló anoche en Hora 25 que "por razones técnicas" no es habitual deportar a las mujeres que desvelan su situación irregular cuando entregan en adopción. Sería así una medida redundante. Este debate, sin embargo, ha quedado desdibujado por la polémica.

Imagen: Borja B Heras/GTRES

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio