El CEO de Uber Eats salió un día a hacer el trabajo de sus riders. La cosa no terminó muy bien

El CEO de Uber Eats salió un día a hacer el trabajo de sus riders. La cosa no terminó muy bien
20 comentarios

Si hay algo que caracteriza a Uber es cómo desde que inició su andadura ha desplegado todos los recursos que ha tenido a su disposición para crearse una imagen. Una que atraiga nuevos empleados y distraiga la atención de muchos problemas reconocidos sobre su modelo de negocio. Acallar rumores como que se pague a los conductores salarios tan bajos que se vean obligados a dormir en sus coches en alguna ocasión, forzarlos a trabajar en plena oleada de Covid o pasar horas sin usar el baño.

El director ejecutivo de Uber, Dara Khosrowshahi, quería continuar con esta tradición publicitaria. Así que decidió salir él mismo como repartidor de Uber Eats y contar su experiencia, cuánto ganó y otros detalles. Pero los riders no creen que su historia concuerde con la realidad.

La experiencia. Khosrowshahi salía con su bicicleta de repartidor decidido a tuitear su experiencia, y bueno, de paso para ver a qué se enfrentan a diario sus empleados. "Pasé unas horas entregando para @UberEats. 1. San Francisco es una ciudad absolutamente increíble. 2. Los trabajadores del restaurante fueron increíblemente amables, todo el tiempo. 3. ¡¡Estaba ocupado !! - 3:24 entregando de 3:30 que estuve en línea. 4. Tengo hambre - es hora de pedir algunas 🍔🍟🍺”, publicaba en la red social

Luego, Khosrowshahi agregaba una foto que mostraba que había ganado $98.91 en el transcurso del día, completando 10 viajes por 45 puntos en la aplicación. Una hora después, compartió otra imagen que mostraba que hizo seis de los viajes de 11:51 a 17:35, con un descanso total de cuatro horas entre algunas entregas. Afirmó también que solo pasó poco menos de cuatro horas realmente conectado a la aplicación y realizó entregas durante aproximadamente tres horas y media.

La realidad. Según el CEO, en total había conseguido abonarse la cantidad de $106.71 con propinas incluidas, lo que se traduce en alrededor de $30 por hora. Todo esto teniendo en cuenta que a los trabajadores de UberEats se les paga tanto por entrega como por kilómetros recorridos. Una cantidad que difiere un poco de lo que dicen algunos estudios e informes. El repartidor medio de Uber Eats en San Francisco gana $23,34 por hora, según un estudio de 2020 de Gridwise.

Y en esa cifra no se incluyen los costes del vehículo, como el mantenimiento y el combustible, que reducen los ingresos netos de los repartidores. Según los datos de Glassdoor, el salario medio por hora de un trabajador de Uber Eats varía entre $12 y $18. Y según Payscale, gana alrededor de $13 por hora.

La gran diferencia. Y claro, de vuelta a la realidad, un vistazo rápido al salario anual de Khosrowshahi muestra que la brecha salarial entre el CEO de Uber y los contratistas de Uber Eats es abismal. Los ingresos de Khosrowshahi ascendieron a poco más de $12 millones en 2020. Eso equivale a unas 340 veces su salario como repartidor. Lo que en realidad había cobrado ese día repartiendo pedidos no supone ni un 0,3% de su salario diario real.

Los riders dicen que no es así. Si bien algunos empleados de la compañía elogiaron a Khosrowshahi por "ensuciarse" las manos, la gran mayoría criticó al CEO alegando que su visión no encajaba con la realidad. “Ahora hágalo durante un mes e intente alimentar a su familia y pagar sus facturas solo con esas ganancias”, decía un usuario de Twitter. "Te reto a hacer esto todos los días durante un mes y ver si puedes sobrevivir en SF ganando $98/día", decía otro.

Pero la discusión llegó a Reddit, al subforo de los repartidores, y todo ardió. "TÚ tomas un día de vacaciones fuera de la oficina, sonríes y te diviertes paseando en bicicleta por San Francisco, arrastrándote por el salario de un esclavo", escribía un usuario. "Tenemos que hacer esto, y molerlo, día tras día solo para sobrevivir. Cuando mi coche se averió el invierno pasado traté de cumplir con mi bicicleta, y ustedes idiotas me hicieron recoger una pizza extra grande en medio de una tormenta de nieve. En bici", explicaba otro.

¿Qué sacamos de todo esto? Visto con otros ojos, la implicación de su jugada era clara: los conductores de Uber ganan dinero decente, más que el salario mínimo, de hecho. Pese a que los informes y las investigaciones a lo largo de los años muestran que a menudo no es así. Pero claro, los tuits de Khosrowshahi solo muestran una parte de la historia de ser repartidor. Básicamente, porque el CEO no tiene que vivir de estos ingresos.

Es decir, si necesita tomarse un descanso de una hora entre las entregas, como muestran sus capturas de pantalla, posiblemente debido a la baja demanda, pueda hacerlo. De hecho, los informes demuestran que las largas cantidades de tiempo que los trabajadores pueden pasar conectados a sus plataformas sin realizar una entrega (eso que llaman deadhead) puede resultar en salarios por debajo del mínimo.

Al día siguiente. También es significativo que Khosrowshahi entregó de nuevo al día siguiente, pero ganó la mitad. Lo que representa otro gran problema: el salario puede variar mucho. Es decir, los repartidores también están a merced de los experimentos de precios constantes que lleva a cabo la empresa que pueden aumentar los precios y mantener el statu quo de pago de los trabajadores o no.

Uber defendía que Khosrowshahi tenía una cuenta de Uber Pro sin beneficios adicionales y que, aunque ganó mucho menos dinero en su segundo día, también trabajó una hora y media menos.

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas
Inicio