Compartir
Publicidad

Cinco consejos para hablar con tu cuñado sobre Bitcoin en la cena de Nochebuena

Cinco consejos para hablar con tu cuñado sobre Bitcoin en la cena de Nochebuena
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Llega la Navidad, y con ella, Love Actually y Solo en Casa en la tele, regalos sin ticket que acaban en Wallapop, excesos, villancicos atronando en la radio y también [insertar aquí música de terror] las cenas familiares en Nochebuena, capaces de sacar lo mejor y lo peor de la parentela.

En la lista de lo segundo están las conversaciones de sobremesa entre primos, tíos, sobrinos, cuñados, yernos, nueras y demás criaturas fantásticas. Para esta Nochebuena 2017/2018, las conversaciones apuntan a:

  • El procés
  • Las elecciones catalanas (tres días antes)
  • Los conocidos a los que les ha tocado un pellizco, mayor o menor, en el Gordo (dos días antes)
  • El último Real Madrid - Barça (un día antes)
  • Bitcoin

Si eres informático o teleco, o simplemente trabajas con un ordenador y tienes ciertos conocimientos sobre Internet, vas a estar en la diana como persona a la que preguntar por Bitcoin. Y desde que incluso Ana Rosa Quintana habló en su programa sobre ello, la sociedad civil, sedienta de dinero fácil, se ha comenzado a interesar por algo que hasta ahora solo era terreno de avezados en la red.

Dando por descontado que cada uno sabrá qué aconsejar a su familia, aquí damos cinco consejos básicos a la hora de hacer sugerencias en la sobremesa a los parientes interesados en invertir en Bitcoin o cualquier otra criptomoneda.

1. Consúltalo con la almohada y no te dejes llevar por el hype

Si alguien quiere invertir es porque quiere rentabilizar su dinero. Que Bitcoin esté en boca de todos y su precio no haya hecho más que subir a lo bruto durante todo 2017 no significa que vaya a seguir subiendo y sea una apuesta segura. Ni mucho menos.

Si así y todo estás dispuesto a invertir, no te dejes llevar por impulsos empujados por estímulos externos, ni por la sensación de estar haciendo el pardillo mientras el resto del mundo gana dinero con ello. Repósalo unos días, quizás una semana después veas más factibles otras alternativas menos volátiles y arriesgadas.

2. Invierte lo que te parezca aceptable perder en un segundo

Cualquier experto en inversión recomienda que las inversiones especulativas de alto riesgo, como con las criptomonedas, se hagan con porcentajes bajos del capital y en cantidades asumibles como pérdidas.

No se trata de que sea dinero tirado a la basura, pero sí de que no haya dependencia alguna de él, de que nuestra vida y nuestro estado mental siga inalterable incluso si esa inversión pasa a valer 0.

3. No pidas prestado ni un euro

Pedir un préstamo para invertir es una muy mala idea salvo que seamos profesionales de la inversión (y aun así...). Sin unos conocimientos profundos, este escenario es la antesala del desastre.

Algunas exchanges (plataformas en las que comprar bitcoins a cambio de dinero fiat) ofrecen directamente la posibilidad del apalancamiento. Esto significa que podremos operar con dinero prestado de forma automática, sin la solicitud formal de un crédito que suele demorar unos días. Si nos sale bien, ganaremos mucho más que si solo invirtiéramos lo que ya tenemos. Si nos sale mal, estaremos vendidos. Veamos un ejemplo:

  • Tenemos 5.000 euros para destinar a inversión.
  • Nos apalancamos con otros 40.000 euros (ocho veces más que nuestro capital).
  • En total, invertimos 45.000 euros.

Ahora veamos posibles escenarios:

Nos sale bien

  • Nuestra inversión aumenta un 10%.
  • Eso se traduce en 49.500 euros.
  • Tras devolver los 40.000 euros, nos quedan 9.500.
  • Hemos obtenido una rentabilidad del 90% de nuestro capital (a falta de pagar comisiones e intereses). Si solo hubiésemos invertido ese capital propio, tendríamos 5.500 euros (un 10% más, también sin descontar comisiones).

Nos sale mal

  • Nuestra inversión cae un 10%.
  • Eso se traduce en 40.500 euros.
  • Tras devolver los 40.000 euros, nos quedan 500.
  • Hemos perdido 4.500 de los 5.000 euros que teníamos, y aún nos falta pagar comisiones e intereses.

Nos sale realmente mal y tenemos problemas muy graves

  • Nuestra inversión cae un 30%.
  • Eso se traduce en 31.500 euros.
  • Tenemos que devolver 40.000 y solo tenemos 31.500, llevamos un déficit de 8.500.
  • ¿Y ahora qué?

A la hora de invertir con riesgo, apalancarse o endeudarse supone multiplicar el riesgo. Esto, por mucho que parezca jugar alegremente con el ordenador para obtener un beneficio, no es el Comunio, y podemos pagar muy caras las consecuencias.

4. Si inviertes, quizás te interese buscar un exchange con órdenes de venta

Qao2bmf

En bolsa, cuando compras acciones de una empresa, podemos establecer órdenes de venta: fijamos un precio al que vender la acción. Es la mejor forma de amortiguar posibles pérdidas. Por ejemplo, si compramos una acción a 100 dólares, podemos hacer que si cae a 90 dólares se venda automáticamente. Así nos aseguramos que perderemos un 10%, y no más. A estas órdenes de venta también se les suele llamar stop-loss.

Fijar órdenes de venta automáticas a un precio determinado nos permitirá controlar las pérdidas en lugar de ir a ciegas

Algunos exchanges, como Poloniex, Bittnex o Kraken, ofrecen esta posibilidad. Siempre existe el riesgo de que nadie esté dispuesto a comprar a ese precio y ese stop sea estéril, pero lo normal es que esto no ocurra y siempre será mejor idea usarlo que no usarlo. ¿O te tirarías a una piscina sin mirar a qué profundidad está el suelo?

¿A qué porcentaje poner esa orden de venta? ¿5%, 10%, 15%? Buena pregunta, ahí está el arte del inversor. Un stop demasiado alto puede hacer que salte con un movimiento natural del mercado que no implique una tendencia bajista. Uno demasiado bajo, que para cuando salte la tendencia ya sea bajista y hayamos perdido dinero. En el caso de las criptomonedas, su volatilidad es tan alta que la dificultad de acertar con el stop se complica todavía más.

5. Aparca tus sentimientos en la puerta

Quizás seas fanático de Apple, de Nike, de Tesla o de Google. Y quizás eso te haga proclive a invertir dinero en ellas. Eso está muy bien como forma de materializar tu apoyo a estas compañías, pero si lo que quieres es rentabilidad, estudia sus acciones para decidir si realmente son las que buscas, o no.

Con las criptomonedas ocurre algo similar: no te dejes llevar por simpatías o percepciones que cambian tu ánimo. Al menos si lo que buscas es ganar dinero con una inversión. Esto aplica a apuestas deportivas, a partidas de póker o a cualquier actividad con dinero de por medio: mantén la cabeza fría y no te dejes llevar por la ciclotimia de tus vecinos.

En Xataka | Guía de Bitcoin para principiantes.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio