Publicidad

La desigualdad, receta para el autoritarismo: a mayor brecha social, mayor apoyo a un líder fuerte

La desigualdad, receta para el autoritarismo: a mayor brecha social, mayor apoyo a un líder fuerte
21 comentarios

Publicidad

Publicidad

¿Qué conduce a una sociedad hacia el autoritarismo? La pregunta es tan vieja como la propia idea de "democracia", pero ha ganado interés al albur del resurgimiento de partidos y gobiernos de carácter autoritario. Desde Estados Unidos hasta Rusia, pasando por Hungría o Turquía, son numerosos los líderes fuertes que han ganado posiciones durante los últimos años. Gobernantes con una idea relativa de la separación de poderes que priorizan el interés nacional-popular frente a los procesos parlamentarios o estrictamente democráticos.

¿Recede la democracia? Muchos analistas lo creen. Y si es así. ¿A qué se debe?

Brecha. Una teoría muy extendida: al deterioro de las condiciones económicas y a cierta brecha social gestada durante las últimas décadas entre las clases medias-altas y las bajas. Es decir, a la desigualdad. Es al menos la conclusión de un meta-estudio elaborado por un grupo de investigadores de todo el mundo y publicado recientemente en Psychological Science. La idea es simple. La desigualdad pervierte la idea de normalidad. La sociedad ha entrado en irremediable declive. Y se necesita un líder fuerte para restaurar el orden.

Lo que cueste.  El trabajo analiza otros cuatro estudios elaborados con anterioridad y halla una correlación interesante. La percepción de "anomia", es decir, de la decadencia del orden social y económico tradicional, provoca un repunte de la simpatía por el autoritarismo. Dicha percepción está motivada tanto por cifras objetivas (las sociedades modernas, muy productivas, reparten mal la riqueza, lo que dispara las desigualdades) como subjetivas (la percepción de desigualdad de cada individuo varía, y en ocasiones, como se ha comprobado a cuenta de Estados Unidos, es superior a la experimentada personalmente).

La suma de ambas deriva en una convicción creciente: se necesita a un líder capaz de solucionar la brecha abierta en el seno de la sociedad, aunque ello implique pasar por encima de los valores y los procedimientos democráticos. Si hay algo roto, se arregla. Cueste lo que cueste.

Peros. La conclusión es tentadora, dado que numerosos gobernantes han virado a posiciones autoritarias en un contexto de recesión económica mundial. Sin embargo, los propios autores advierten de lo limitado de su estudio. Tan sólo tiene en cuenta las desigualdades económicas (no las educativas o culturales, por ejemplo) y define al "autoritarismo" de forma muy concisa (tan sólo la posibilidad de saltarse las reglas para llegar a una meta, el maquiavélico "el fin justifica los medios", tan iliberal). Juegan otros factores. La inmigración y la xenofobia, entre otros, son capitales para entender a la nueva extrema derecha.

Cirujanos. No obstante, la idea de un "cirujano de hierro" que sobrepase la inoperancia del parlamentarismo y la lógica electoralista para arreglar los problemas del país tiene cierto eco histórico. En España es tan vieja como el liberalismo (verbalizada por Joaquín Costa, pero ejecutada más a menudo por las facciones conservadoras), y ha ganado peso gubernamental y electoral en países tan dispares como Polonia, Hungría, Dinamarca o Reino Unido. También, por supuesto, en Estados Unidos, donde los seguidores de Donald Trump son más abiertamente partidarios del "autoritarismo" (desde un punto de vista ideológico).

Matices. Su caso es útil para comprender lo complejo del fenómeno: pese a que diversos analistas trataron de vincular el triunfo de Trump a una brecha entre la américa profunda trabajadora y las élites burguesas, el perfil de sus votantes no encajaba con exactitud, y el factor racial tuvo un peso más determinante. La desigualdad puede predisponer, pero es un factor más. Otros estudios coinciden en apuntar a sus consecuencias negativas tanto desde un punto de vista social como emocional. Y pese a todo, el ensanchamiento entre las clases más pudientes y las menos se ha agrandado durante las últimas tres décadas.

Imagen: Evan Vucci/AP

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir