Compartir
Publicidad

Donald Trump ha encontrado un nuevo enemigo para su guerra comercial: el vino francés

Donald Trump ha encontrado un nuevo enemigo para su guerra comercial: el vino francés
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cien años después de firmar el Armisticio de la Primera Guerra Mundial, los líderes internacionales se reunían en Francia con el objetivo de conmemorar tan crucial fecha en la historia del planeta. Pese al empeño del presidente francés, Emmanuel Macron, los mensajes resultaron dispares. Hubo un previsible verso suelto: Donald Trump, que a su regreso a Estados Unidos cargó con dureza contra Francia, su historia, su ejército y... Su vino.

Lo más sagrado.

¿Qué ha dicho? En uno de sus muchos tuits dedicados a Francia, Trump expresó lo siguiente: "En materia comercial, Francia produce un vino excelente, pero también los Estados Unidos. El problema es que Francia se lo pone muy difícil a EEUU para vender sus vinos en Francia, y pone altos aranceles, mientras Estados Unidos se lo pone muy fácil a los vinos franceses. No es justo, ¡debe cambiar!". ¿Otra guerra comercial?

Quizá sí. Lo cierto es que la Administración Trump ya mantiene una abierta a escala global, de particular gravedad en China. En el plano comercial, su gobierno interpreta que Estados Unidos ofrece mucho a cambio de muy poco. Como revela Axios, la UE impone aranceles de entre $0,11 y $0,29 por cada 75cl de vino estadounidenses; mientras que EEUU carga los vinos franceses y europeos con tasas de entre $0,05 y $0,11.

Trump no ha tenido reparos en escalar su enfrentamiento comercial con China y la Unión Europea. El vino francés podría ser el siguiente.

¿Por qué? Las palabras de Trump beben tanto de una estrategia política consciente (proteccionismo y resentimiento, la base económica de su victoria en 2016) como de sus particulares giros de humor. En Francia, Macron y Merkel tantearon la posibilidad de un ejército común europeo que hiciera frente a amenazas globales crecientes como Rusia o... Estados Unidos. Trump respondió recordando las agresiones alemanas a Francia en 1914 y 1940.

En esencia, activó el botón nuclear: ridiculizar el pasado histórico de Francia en la Segunda Guerra Mundial y la base fundacional de la Unión Europea.

El contexto. Trump ha embestido a Macron a lo grande: según su visión, el ejército europeo tan sólo sería una cortina de humo para tapar su baja aprobación y el alto desempleo francés. También se sirvió de otra de sus grandes batallas en Europa: que cada socio pague lo que debe a la OTAN (el 2% del PIB anual, cifra que pocos países cumplen). Como colofón: "No hay país más nacionalista que Francia. ¡Haced Francia grande de nuevo!".

Las consecuencias. Sumado a su ausencia en el cementerio de Suresnes (de la que culpó a sus guardaespaldas), el fin de semana ha evidenciado el aislamiento de Trump en materia internacional. Macron y Merkel legaron una foto para el recuerdo y un discurso inequívoco en contra de los nacionalismos y en pro de la Unión Europea. Las relaciones entre EEUU y Europa pasan por su momento más bajo en años. Twitter incluido.

Imagen: Jacquelyn Martin/AP

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio