Compartir
Publicidad

El idioma español está en caída libre en EEUU pese al aumento de la inmigración latina

El idioma español está en caída libre en EEUU pese al aumento de la inmigración latina
54 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En Estados Unidos existe un debate constante bastante acalorado sobre la inmigración, pero hay un tema que suele pasar de largo: el idioma. Nadie habla de la posible amenaza de lengua de los inmigrantes hispanohablantes para el dominio del inglés en los Estados Unidos.

El lenguaje y la inmigración siempre han ido de la mano en los Estados Unidos, sobre todo en términos políticos. Cuando en 2006 la ciudad de Farmers Branch del estado de Texas introdujo la "normativa" de solo hablar inglés, Tim O'Hare, el alcalde por aquél entonces, la justificó diciendo que "es necesario hacer frente al tema de la inmigración ilegal en nuestra ciudad y tenemos que actuar ya".

El consejo de la ciudad de Farmers Branch votó por unanimidad para abolir la controvertida ordenanza en noviembre del año pasado, pero sigue habiendo 31 estados y cientos de ciudades en los Estados Unidos donde existen leyes locales sobre el uso exclusivo del inglés o sobre "el inglés como lengua oficial".

Mucha gente cree que la inmigración latina ha hecho que el español margine o incluso supere al inglés como lengua de uso en los Estados Unidos. Después de todo, el español es el segundo idioma más hablado en el país, después del inglés. Lo hablan 48,6 millones de personas: 34,8 millones son hablantes de español mayores de 5 años y de diferentes nacionalidades, 11 millones son inmigrantes latinoamericanos indocumentados y se estima que hay 2,8 millones de personas que no son latinas y que utilizan el español en casa.

Espanol Cartel En las recientes protestas contra Trump se ha visto muchas pancartas en español, pero la mayoría seguían siendo en inglés, pese a que la abolición de DACA afectaba a la comunidad latina e hispanoparlante directamente. (Molly Adams/Flickr)

Los datos demográficos del censo de EE.UU prevén que para el año 2060 la población latina de los EE.UU (el grupo que más habla español) crecerá un 115 por ciento hasta llegar a los 119 millones.

Pero estas cifras no cuentan toda la historia. Como lingüista, he estudiado el bilingüismo español-inglés en Texas, California, Florida y otros estados de Estados Unidos. Puedo asegurar que el español no está conquistando el país, sino todo lo contrario: a pesar de los temores de los políticos, el español tiene una posición más bien débil en el país.

El corte de la tercera generación

¿Cómo puede ser que la población de latinos crezca tan rápido y que el número de hispanoparlantes se mantenga? La respuesta está en las peculiaridades que se pasan por alto en cuanto a los datos del censo y en la particular historia lingüística de los Estados Unidos.

Si echamos un vistazo a los tipos de inmigración durante los últimos cincuenta años, es verdad que en los Estados Unidos cada vez hay más hispanoparlantes. Desde 1965 a 2005 casi la mitad de los inmigrantes procedían de países de América Latina, algo que supuso añadir unos 30 millones de personas a la población estadounidense, la mayoría hablantes de español.

Pero es solo la mitad de la historia. Aunque los nuevos inmigrantes hablen español, la investigación demuestra que sus hijos suelen ser bilingües y que la mayoría prefieren hablar inglés. Como resultado, es probable que los nietos de los inmigrantes solamente hablen inglés. Los lingüistas llaman a este fenómeno "el patrón de las tres generaciones". Resumiendo, significa que las lenguas en Estados Unidos que no sean inglés se pierden en la segunda o en la tercera generación.

Esto es algo que se muestra en los datos del centro de estudios hispánicos. Las encuestas demuestran que en el año 2000 un 48 por ciento de las personas adultas latinas de entre 50 y 68 años hablaban "solo inglés" o tenían "un alto nivel de inglés" y que el porcentaje era del 73 por ciento en los niños latinos de entre 5 y 17 años.

Para e año 2014 dichas cifras habían pasado del 52 al 88 por ciento, respectivamente. En otras palabras, el cambio de español a inglés está ocurriendo en todo el país, con el paso del tiempo y entre generaciones.

¿Por qué el inglés es la lengua dominante?

El cambio de idioma no es un fenómeno que ocurra de forma natural, sino que se trata de una consecuencia de las presiones culturales que hacen que los hablantes se sientan presionados para dejar de hablar una lengua a favor de otra. Estas presiones incluyen las leyes restrictivas del idioma que prohíben formalmente el uso del español en ambientes educativos o gubernamentales, tal y como ocurrió en la ciudad de Farmers Branch hace 11 años.

Los colegios también son responsables del patrón de tres generaciones. Aunque los padres latinoamericanos suelan hablar a sus hijos nacidos en Estados Unidos en español, dichos niños suelen asistir a colegios donde solo se habla inglés. En dichos centros aprenden que el éxito académico se logra hablando inglés. Como resultado, los hijos de primera generación amplían su vocabulario y sus conocimientos en inglés, no en español.

Protesta El español se pierde en las transiciones generacionales. (Molly Adams/Flickr)

También puede que tengan experiencias negativas hacia el español por parte de los profesores y de sus compañeros. Por ejemplo, en octubre de 2017, un profesor de un instituto de Nueva Jersey fue grabado en vídeo reprimiendo a tres estudiantes por hablar español y pidiéndoles que hablaran "americano". El hecho de que ese idioma ni exista deja el mensaje bastante claro.

La presión social para hablar inglés es tan fuerte que los padres inmigrantes latinos pueden ver como sus hijos evitan habla español en casa desde la guardería. Una generación después, aunque los abuelos sigan usando el español en casa, los nietos muchas veces les responderán en inglés.

Los numerosos blogs, páginas webs y guías dedicados a ayudar a los padres latinos a comprender el bilingüismo son un indicador de la normalidad del cambio de idiomas. De hecho, cuando les pregunto a mis alumnos latinos sobre qué idioma hablan y con quién, la respuesta es casi siempre la misma: español con los padres e inglés con el resto.

El inglés sigue al alza

Esto es algo que sigue ocurriendo en ciudades pequeñas y grandes, en la Costa Este y en la Costa Oeste, y en ciudades con poblaciones latinas grandes y pequeñas. Desde Chicago a Carolina del Sur, los hijos de los inmigrantes hispanohablantes prefieren hablar inglés. El cambio de español a inglés también ocurre en Miami, donde más del 65 por ciento de la población es latina y donde hablar español tiene claros beneficios. De hecho en Miami hay problemas para encontrar suficientes profesores que hablen español para dar clase en los colegios públicos.

El español no es la única lengua de inmigrantes que ha tenido problemas para mantener su hueco en los EE. UU. Los alemanes, los italianos, los polacos y los suecos vivieron cambios similares de idiomas en los siglos XIX y XX. Estas lenguas también fueron vistas en su día como una amenaza para la identidad americana.

Autobus Escuela Ingles En las escuelas se sigue hablando inglés. Y es un elemento clave para asegurar el crecimiento del idioma. (Element5/Unsplash)

Tanto entonces como ahora, el miedo entre los americanos sobre el papel del inglés en la sociedad es algo completamente infundado. En los casi 150.000 años de historia del lenguaje humano, nunca ha habido una lengua más segura que el inglés.

En el mundo existe más gente que habla chino mandarín o español como lengua materna, pero con casi 400 millones de hablantes nativos y más de 500 millones de hablantes de inglés adoptivos, el inglés tiene una posición a nivel mundial superior a cualquier otra de las 6.000 lenguas que se hablan en el mundo desde hace medio siglo.

Si el número de inmigrantes latinos desciende notablemente en los Estados Unidos, el cambio de idioma podría hacer que el español desaparezca del país. El inglés, por el contrario, no se va a ir a ninguna parte de momento.

The Conversation

Imagen | Molly Adams/Flickr

Autor: Phillip M Carter, Florida International University.

Este artículo ha sido publicado originalmente en The Conversation. Puedes leer el artículo original aquí.

Traducido por Silvestre Urbón.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio