Publicidad

España tiene un problema con la obesidad infantil. Su tasa ya es de las más altas de Europa

España tiene un problema con la obesidad infantil. Su tasa ya es de las más altas de Europa
16 comentarios

Publicidad

Publicidad

La Organización Mundial de la Salud define a la obesidad y al sobrepeso como una "anormal o excesiva acumulación de grasa que presenta un riesgo para la salud". El organismo lleva décadas batallando contra un problema de salud pública cada año más acuciante. Diversos estudios ilustran cómo la obesidad ha ganado terreno en todos los países desarrollados, muy especialmente entre las poblaciones infantiles. Y en Europa, España lleva la delantera a casi todos los demás.

Los datos. Lo muestra un estudio comparativo publicado este mes por un grupo de investigadores de varias instituciones continentales. Utilizando las series recolectadas por la Encuesta Europea de Obesidad Infantil (COSI) entre 2007 y 2013, el trabajo ofrece un lienzo relativamente exacto (la muestra excede los 630.000 niños) sobre la penetración del sobrepeso y la obesidad entre los niños de los diferentes países europeos.

¿Veredicto? No muy alentador para los países mediterráneos. Es allí donde aparecen las mayores tasas de obesidad grave (la gradación más alta elaborada por el estudio, en base a los criterios de la OMS). El 4% de los niños españoles, por ejemplo, es obeso. En Italia la cifra es aún mayor (4,3%), así como en Grecia (4,8%), en Malta (5,5%), en Macedonia (4,4%) o en San Marino (4,6%). Todos ellos tienen una cosa en común: el sur.

En agregado, sumando obesidad severa, obesidad y sobrepeso, España destaca por encima de los demás. La prevalencia de algunos de los problemas previos es del 40%. Sólo nos supera Grecia.

¿Por qué? La encuesta COSI se elabora tomando medidas y pesos de los niños mediante métodos estandarizados por la OMS. Pero se completa con cuestionarios voluntarios a los familiares de los pequeños, entre los que se incluyen preguntas sobre estatus socioeconómico y laboral. Hay una clara correlación entre mayores tasas de pobreza y precariedad económica y una mayor obesidad (y otros problemas de salud).

Desde ese punto de vista, no es extraño que sean los países del Mediterráneo quienes aparezcan en lo alto de la tabla. Pese a su celebrada dieta.

Otros. ¿Y quiénes aparecen por debajo? No todos los países de Europa participaron en las series COSI (y no todos lo hicieron todos los años), por lo que los datos son incompletos. Pero podemos entrever algunas tendencias. En Suecia la tasa de obesidad grave no supera el 1%. En Bélgica, el 1,7%. En Irlanda, el 1,6%. En Noruega, el 1,4%. También hay casos de países pobres con bajos porcentajes (Moldavia, 1%; Albania, 1,2%; Rumanía, 2,2%). 

Causas. Los factores estructurales apuntan a un problema transversal: la dieta. Y la dieta está muy influenciada por la situación familiar o el contexto social. La obesidad y el sobrepeso infantil han ido al alza durante las últimas décadas, y numerosos estudios han apuntado a alimentos altamente procesados, muy elevados en su contenido de azúcar y a dietas poco planificadas y saludables.

La obesidad está aparejada a problemas de salud de toda condición. Y en España es una acuciante cuestión soterrada.

Imagen: Min An

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir