Compartir
Publicidad

Esta vez Madrid sí puede ganar los Juegos Olímpicos: cada vez menos ciudades los quieren por €15.000 millones

Esta vez Madrid sí puede ganar los Juegos Olímpicos: cada vez menos ciudades los quieren por €15.000 millones
19 Comentarios
Publicidad
Publicidad

José Luis Martínez-Almeida, flamante nuevo alcalde de Madrid, quiere organizar unos Juegos Olímpicos en la capital española. Se suma así a la holgada lista de políticos y dirigentes madrileños que anhelan albergar la cita olímpica, escaparate del deporte universal, y que condujeron a Madrid a tres derrotas consecutivas en la elección de la sede. Las amargas resacas de 2012, 2016 y 2020 no han servido para desterrar definitivamente una idea que hoy, de nuevo, vuelve a estar sobre la mesa.

Y esta vez, quizá, funcione.

Fechas. El año es 2032. Es la primera fecha en el horizonte aún no asignada por el COI, y llegaría tras unos Juegos Olímpicos organizados por Los Ángeles. La rotación continental establecida informalmente por el Comité Olímpico favorecería los intereses de Madrid (al contrario que en 2016). En el camino, además, habrían quedado las principales rivales que privaron a la urbe española de sus JJOO: Londres (2012), Río (2016), Tokio (2020) y París (2024).

Dinero. Hay otro factor que puede favorecer los intereses de Madrid: los Juegos Olímpicos se han convertido en una carga económica insoportable. Lo saben bien los equipos de gobierno previos al de Manuela Carmena. Alberto Ruiz-Gallardón invirtió un mínimo de 6.000 millones de euros en la mejora de infraestructuras y la construcción de instalaciones deportivas requeridas por el COI, muchas de ellas, hoy, inutilizadas.

Es un peaje altísimo. Y las ciudades lo saben.

Vacantes. El mejor ejemplo son los Juegos Olímpicos de Invierno. El COI entregó la cita de 2022 a Zhangjiakou, una ciudad china a 200 kilómetros de la montaña más cercana y sin nieve, ante la ausencia de otras candidaturas. Para 2026 tan sólo hay dos nombres inscrito: Milán y Estocolmo. Innsbruck y Sion, las otras ciudades interesadas, se retiraron ante lo elevado de la factura y la oposición de sus residentes. Pyeongchang ganó 2018 sólo tras el abandono de la máxima favorita, Oslo.

¿En verano? La situación de los Juegos Olímpicos de verano es menos dramática. Su exposición mediática y su impacto económico es mayor. Pese a ello, sólo cinco ciudades se presentaron a la elección conjunta de las sedes de 2024 y 2028. París ganó la primera fecha; Los Ángeles, sin oposición, la segunda. El COI decidió otorgar las sedes a la vez, algo inédito, ante las crecientes dudas de otras ciudades.

Cifras. ¿De dónde surge el recelo? Del dinero. Como se ilustra aquí, el mero hecho de iniciar una candidatura ya obliga a desembolsar más de 100 millones de euros al COI. Londres, los Juegos Olímpicos más caros de la historia hasta la fecha, se gastó más de 15.000 millones de euros en su organización. Y el gasto va al alza: la factura por albergar los Juegos, cada vez más diversos y complejos, ha crecido edición a edición desde 1960. Siempre son más caros.

Ruina. La factura, además, siempre excede lo previsto. El sobrecoste medio por organizar los Juegos supera el 152%. Barcelona invirtió un 266% más de lo previsto; Montreal bordeó la ruina con gastos un 720% superiores a los presupuestados originalmente. Organizar unos JJOO puede hipotecar el futuro de cualquier ciudad, por grande que sea, a medio plazo, y genera desigualdades inevitables en la estructura social de la urbe.

El reto económico es tan gigantesco que algunos analistas han planteado una cuestión aún anatema para el COI: establecer una sede fija. Quizá Pekín. Los regímenes autoritarios, como China, Rusia o Qatar, tienen el dinero y algo mucho más importante: una opinión pública silenciada.

Ingresos. ¿Plantea Almeida algo irracional? No. Se crean puestos de trabajo; se renuevan infraestructuras; se abren oportunidades para las empresas; y se proyecta una imagen moderna de la ciudad. Barcelona les debe su imagen como urbe global. Londres ha generado más de 150 millones de euros desde 2012 gracias a la organización de otros eventos en las antiguas instalaciones, con un impacto estimado inmediato de unos 9.000 millones.

El problema es que no siempre sale bien. Se sabe que el turismo cae durante el año olímpico, y que la marca-ciudad no siempre se revaloriza (Atenas o Atlanta envían saludos). De ahí que cada vez más urbes duden. ¿Una ventana de oportunidad definitiva para Madrid?

Imagen: AP

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio