Esterilizaciones forzosas y abortos: China ha llevado su represión de los uigures al siguiente nivel

Esterilizaciones forzosas y abortos: China ha llevado su represión de los uigures al siguiente nivel
74 comentarios

China vive una crisis demográfica debido a una tasa de natalidad en declive. En gran parte del país asiático, las autoridades están alentando a las mujeres a tener más hijos, un plan de Pekín para impulsar su economía mientras sucumbe a las mismas tendencias de envejecimiento que afligen a naciones desarrolladas como Japón. Sin embargo, en la región de Xinjiang, China los está obligando a tener menos hijos, fortaleciendo su control sobre las minorías étnicas musulmanas y tratando de orquestar un cambio demográfico en la zona.

Curiosamente, los cientos de millones de dólares que el gobierno invierte en el control de la natalidad también han transformado a Xinjiang de una de las regiones de más rápido crecimiento a una de las más lentas en unos pocos años. ¿Cómo? Esterilizaciones y abortos forzados.

Esterilizaciones y controles invasivos. ¿Qué está sucediendo? El estado está sometiendo regularmente a las mujeres de las minorías musulmanas y uigures a controles de embarazo y obliga a cientos de miles a utilizar dispositivos intrauterinos, esterilizarlas e incluso abortar, según apunta una investigación recogida por Associated Press basada en estadísticas gubernamentales, documentos estatales y entrevistas. Aunque el uso de DIU y la esterilización ha disminuido en todo el país, está aumentando drásticamente en Xinjiang. Las tasas de natalidad en la región ya se han desplomado en los últimos años a medida que ha aumentado el uso de estos procedimientos invasivos de control de la natalidad.

Tener demasiados hijos es una de las principales razones por las que las personas son enviadas a campos de detención, y los padres de tres o más son separados de sus familias y obligados a pagar multas. La policía allana las casas y aterroriza a los padres mientras buscan niños escondidos, según apunta también el New York Times. “Es un genocidio, punto. No se trata de un genocidio inmediato, impactante, de matanza masiva en el lugar, pero es un genocidio lento, doloroso y progresivo”, decía Joanne Smith Finley, de la Universidad de Newcastle en el Reino Unido.

El contexto. El fenómeno no es nuevo. Forma parte de una vasta y represiva campaña de reingeniería social por parte de un Partido Comunista decidido a eliminar cualquier desafío percibido a su gobierno, en este caso, el separatismo étnico. Lo hemos tratado ampliamente en Magnet. En los últimos años, el partido de Xi Jinping, se ha movido agresivamente para someter a los uigures, trasladando a cientos de miles en campos de internamiento y prisiones. Las autoridades han sometido a la región a una estrecha vigilancia, han enviado a los residentes a trabajar en las fábricas y han internado a los niños. Para los defensores de los derechos occidentales, la represión del gobierno en Xinjiang equivale a crímenes de lesa humanidad y genocidio.

A medida que el gobierno acorralaba a uigures y kazajos en campos de internamiento masivo, se movió en conjunto para aumentar la aplicación de los controles de natalidad. Las tasas de esterilización en Xinjiang aumentaron casi seis veces entre 2015 y 2018, a poco más de 60.000 procedimientos, incluso cuando se desplomaron en todo el país, según cálculos de Zenz.

Represiones a las mujeres. Si bien las autoridades han dicho que los procedimientos de control de la natalidad son voluntarios, entrevistas con decenas de mujeres chinas evidencian que las autoridades presionaron a las mujeres para que usaran DIU o se esterilizaran. Mientras se recuperaban en casa, se envió a funcionarios del gobierno a vivir con ellas para vigilar los signos de descontento: una mujer describía en este reportaje tener que soportar los manoseos de su cuidador. El partido envía a más de un millón de trabajadores a visitar con regularidad los hogares de los musulmanes. Una campaña llamada "Emparejense y conviértase en familia".

Sin hijos por anticoncepción obligada. La campaña en Xinjiang no casa bien con el impulso más amplio del gobierno desde 2015 para alentar los nacimientos, incluso proporcionando subsidios fiscales y extracciones gratuitas de DIU. Pero de 2015 a 2018, la participación de Xinjiang en el total de nuevas inserciones de DIU en el país aumentó, incluso cuando el uso de los dispositivos disminuyó en todo el país. La campaña de anticoncepción pareció funcionar: las tasas de natalidad en las regiones mayoritariamente uigures cayeron más del 60% entre 2015 y 2018. En toda la región de Xinjiang, las tasas de natalidad continúan cayendo: casi un 24% solo el año pasado, en comparación con solo el 4.2% en todo el país.

Maltrato a la población uigur. Las minorías musulmanas de la región llevan años soportando los embistes del gobierno. La región es la principal exportadora de algodón del mundo: el 84% de su producción nacional proviene de Xinjiang. Los estudios sostienen que al menos una de cada cinco piezas de algodón vendidas en todo el mundo provienen de mano de obra esclava y espacios en los que se perpetran violaciones de los DDHH. Algo que hace poco incluso propició un boicot contra las marcas textiles internacionales que intentan desvincularse de esa industria textil "forzada".

La diferencia con el resto de China. China ha confiado durante mucho tiempo en una fuerza laboral ambiciosa para administrar sus fábricas y lograr los sueños de Beijing de construir una superpotencia. Pero una población que envejece y crece lentamente, y que podría comenzar a reducirse en los próximos años, amenaza esa dinámica. Sin embargo, en Xinjiang se vive otra realidad. Los funcionarios chinos han dicho en el pasado que las nuevas medidas "están destinadas simplemente a ser justas", permitiendo que tanto los chinos como las minorías étnicas tengan el mismo número de niños. Pero si bien en el papel son iguales, en la práctica los chinos han se libran en gran medida de abortos, esterilizaciones, inserciones de DIU y detenciones por tener demasiados hijos.

Imagen: Ng Han Guan (GTRES)

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas
Inicio