Compartir
Publicidad

Factores de riesgo de cáncer y órganos propensos: éste es el mapa interactivo para unirlos a todos

Factores de riesgo de cáncer y órganos propensos: éste es el mapa interactivo para unirlos a todos
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cada vez se conocen mejor los mecanismos de desarrollo del cáncer, cómo se origina y, por suerte, cómo combatirlo y prevenirlo. Con el tiempo además se están estableciendo correlaciones entre el riesgo de la enfermedad asociado a una región de nuestro organismo, y en The Conversation han transformado esto en mapa interactivo.

Se trata de una compilación de los riesgos de padecer cáncer en distinto grado mostrando qué órganos son los que tienen más probabilidad de desarrollar neoplasias asociadas a un determinado estímulo (sea alimento, actividad o algún otro elemento). Un trabajo realizado por el editor multimedia Emil Jeyaratnam y Sasha Petrova, investigadora.

Eso sí, lo que es importante recordar (y es algo que matizan los autores) es el hecho de que cada organismo es un escenario único de cara al desarrollo de enfermedades y que el mapa sólo indica el riesgo asociado por elemento. Además de la predisposición de cada individuo, en todo caso habrá factores ambientales que influyan en el desarrollo final y, por tanto, no puede considerarse cada factor por aislado.

Dime qué haces y te diré qué tiene más puntos

Vivir en un país desarrollado es algo a tener en cuenta para calcular el riesgo de padecer cáncer

Entre los factores de riesgo, clasificados en cuatro grupos (alimentos, estilo de vida, enfermedades y tratamientos) encontramos algunos que nos serán más familiares como el tabaco o la carne roja y procesada, de los cuales hablamos (junto con otros muchos más) al hablar de la lista de la OMS. Y en cada caso encontramos una pequeña explicación que apunta el porcentaje de riesgo y algunos factores a tener en cuenta como el hecho de vivir en un país desarrollado.

Así, los porcentajes que vemos en cada caso indican el riesgo relativo, es decir, una referencia comparativa. En este caso se trata del que tiene un sujeto o un grupo de individuos en comparación a otro. Por ejemplo, en el caso de la carne roja, un hombre que la coma más de dos veces por semana (más o menos 500 gramos) tendrá el doble de riesgo de desarrollar cáncer de intestino que aquel que no la ingiera.

Como puntualizan en la explicación asociada, hay que diferenciarlo del riesgo absoluto, el cual se entiende como la probabilidad de desarrollar la enfermedad en un periodo de tiempo. Es la medida de nuestro propio riesgo, el cual podrá reducirse o aumentarse según factores como los que se incluyen en el mapa.

Por ejemplo, un hombre tiene un riesgo absoluto del 10% de desarrollar cáncer de colon durante su vida. Si además consume alcohol una vez al día hay que añadir el riesgo relativo que esto implica (con respecto a quien no lo bebe), quedando en este caso en un 11% de riesgo.

Vino

Una guía para cuidarnos mejor

Algunas de las explicaciones van acompañadas de una pequeña recomendación que, al igual que la determinación de estos porcentajes de riesgo, se han ido consensuando para reducir éstos mismos. Por ejemplo, si vemos los riesgos asociados al consumo demasiado bajo de fibra o fruta, tras la indicación del porcentaje de riesgo relativo hay una recomendación de la cantidad mínima aconsejada (30 gramos y 300 gramos respectivamente), como también vemos en cuanto al ejercicio físico (90 minutos a la semana como mínimo).

Hay casos bastante llamativos como la cantidad de tipos de cáncer asociados al consumo de tabaco, mucho más allá del de pulmón (es el factor que más riesgos asociados presenta de toda la lista). La obesidad (entendida como un Indice de Masa Corporal superior a 30) y el sobrepeso (un IMC entre 25 y 30) también reúnen bastantes factores, y el órgano que vemos resaltado con más frecuencia es el intestino, seguido por el endometrio.

Riesgo asociado de desarrollo de cáncer en mujer Riesgo asociado de desarrollo de cáncer por ingestión de carne roja (izda.) y por fumar tabaco (dcha.).

Algunos factores pueden actuar como reductores del riesgo

Con respecto a los géneros, en la mayoría de casos no hay diferencia en cuanto al cálculo del porcentaje asociado a un determinado estímulo o factor, pero hay dos categorías que son exclusivas de mujeres al estar asociadas a factores hormonales. Concretamente se muestran los riesgos relativos al tomar píldoras anticonceptivas y terapias hormonales (con estrógenos o de otro tipo), con la particularidad de que en el caso del cáncer de endometrio los anticonceptivos orales suponen un factor de reducción.

De cara el futuro se prevé que haya un aumento en los casos de cáncer, si bien como decíamos al principio cada vez se sabe más de esta enfermedad y, entre otras cosas, se pueden determinar qué factores influyen en que hay a un mayor riesgo quedando en nosotros el estar más o menos expuestos. Con este mapa interactivo tenemos de manera más fácil informarnos y, sobre todo, ver si podemos llevar un estilo de vida más sano.

En Magnet | ¿Serías capaz de quitar de tu vida todas las cosas que nos han dicho que dan cáncer?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio