Las fake news cuadran el círculo: Movistar+ ha tenido que disculparse por un bulo que nunca sucedió

Las fake news cuadran el círculo: Movistar+ ha tenido que disculparse por un bulo que nunca sucedió
15 comentarios

Hace cinco años una serie de acontecimientos políticos pusieron de moda dos conceptos: "fake news" y "post-verdad". Ambos hacían referencia a la capacidad de las noticias falsas para insertarse en el imaginario colectivo y cobrar una realidad casi física. Los hechos empíricos, fruto de las redes sociales y de la polarización ideológica, se habían transformado en entes líquidos y abstractos. Ya no importaban como tal. Sólo su interpretación por una determinada audiencia era relevante.

Hoy ambas ideas han cuadrado el círculo.

Perdón por nada. Durante los últimos días un bulo ha recorrido ciertos rincones de las redes sociales. A saber, que David Broncano, presentador de La Resistencia, se había mofado de las víctimas del atropello mortal sucedido en el Colegio de Fomento Montealto Bilingüe el 4 de noviembre. Newtral detalla el bulo y la confusión: pocas horas después del accidente, Jorge Ponce, uno de los colaboradores, protagonizaba un sketch en el que se reía de la sobreprotección de los alumnos de hoy en día. Su intervención se cerraba con el logotipo de un colegio ficticio.

El colegio en cuestión: Colegio el Hayedo de Montealto. El lema: Education, Creativity, Freedom.

Cómo hacerte viral. La similitud de sendos nombres (Montealto vs. Montealto) y los tiempos de emisión del programa (pocas horas después del siniestro) provocó que un bulo circulara como la pólvora entre los círculos conservadores: Broncano y por ende Movistar+ se reían de una lamentable tragedia. Nada de esto era cierto, como el propio presentador explicaría en Twitter. El Colegio el Hayedo de Montealto no existe; y el programa de aquella noche se había grabado semanas antes del accidente (pese a que se emitió después, práctica habitual en televisión).

La exageración. Dado que Broncano jamás ha ocultado sus simpatías por la izquierda, las coincidencias de más arriba condujeron a un bulo tan interesado como viral. Durante los últimos días numerosas cuentas han compartido el vídeo manipulado en el que La Resistencia se ríe de las niñas atropelladas en Montealto, incluyendo la de Hermann Tertsch, ex-periodista, agitador profesional y eurodiputado por Vox. En su mensaje, ya eliminado, interpelaba a Broncano por su mal gusto. Fue uno de muchos. Otros ex-diputados, como Juan Carlos Girauta, también lo compartieron.

Durante los días inmediatamente posteriores al accidente, la bola de nieve se hizo más y más grande. Como en otros bulos de largo recorrido, no importó demasiado que numerosas cuentas o medios de comunicación alertaran sobre la falsedad de los hechos relatados.

El corolario. Hasta aquí todo normal. Nada que no hayamos vivido con anterioridad. Lo extraordinario llegó anoche, cuando la cuenta oficial de Movistar+, plataforma que emite La Resistencia y paga el salario de Broncano, tuvo que pedir disculpas por unos acontecimientos... Que jamás habían sucedido: "Lamentamos profundamente el tratamiento de un asunto, que conectado con la tragedia ocurrida la semana pasada a las puertas de un colegio de Madrid, ha herido extraordinariamente la sensibilidad de numerosas personas". Lamentamos un bulo.

A lo que añadían: "Querríamos asegurar asimismo que la intención que motivó el vídeo mostrado en uno de nuestros programas no tiene relación alguna con un hecho tan doloroso. Desde  Movistar+ queremos reiterar nuestro pesar a las familias afectadas". La realidad se plegaba sobre sí misma y Movistar juzgaba conveniente negar la verosimilitud de una mentira diseñada para socavar su imagen pública. De un modo retorcido, se trataba del triunfo más absoluto de la post-verdad.

El fondo. ¿Cómo es posible que un hecho desvirtuado, manipulado y falso se convierta en verdadero por mera reproducción del mensaje? Como hemos visto en más de una ocasión, las noticias falsas no triunfan por su carácter verdadero o falso. Lo hacen porque resuenan con los sesgos ideológicos de un determinado grupo. Las personas que más bulos comparten no son los más ignorantes (es decir, quienes más se los creen) sino los que más odian a su rival político (es decir, quienes más se los quieren creer). ¿Importaba que el sketch de Broncano se riera realmente de las niñas atropelladas? No. Servía a una narrativa, algo más importante. 

Por eso triunfó. Y por eso Movistar ha tenido que salir a disculparse. Aunque todo fuera falso.

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas
Inicio