La fiebre del litio: su precio ha aumentado un 437% y ya es la materia prima más cotizada del año

La fiebre del litio: su precio ha aumentado un 437% y ya es la materia prima más cotizada del año
17 comentarios

El común de las materias primas han tenido un buen año, digamos que una gran racha, impulsada por la recuperación económica gradual de la pandemia y las limitaciones del lado de la oferta en una variedad de productos. Basta decir que los precios de los combustibles fósiles, los productos agrícolas y los metales industriales aumentaron durante todo el año, en varios casos más del doble. Al café también le fue muy bien, impulsado por las limitaciones de envío y la sequía/clima frío en Brasil.

Pero ninguna otra materia prima se acercó al litio, el metal blando que es crucial para las baterías: el claro ganador del año que dejamos atrás.

¿Qué está pasando? El litio es uno de los elementos más importantes para nuestra transición hacia un futuro con bajas emisiones de carbono. De hecho, las baterías de litio están reemplazando el combustible en los motores de combustión en una variedad de aplicaciones. Y, a medida que la penetración de los vehículos eléctricos crece rápidamente, la demanda de litio también lo hace exponencialmente. Ahí es donde el litio se diferencia del petróleo. La demanda de petróleo no crece exponencialmente. El aumento de los precios del petróleo se debió simplemente a un retorno a la demanda normal, con un retorno a la oferta normal a la zaga.

El litio, por otro lado, ha experimentado una interrupción por el Covid además de una demanda explosiva. Esa combinación ha llevado a un aumento del precio del litio que hace que el aumento del petróleo parezca moderado en comparación.

Las cifras. A medida que despega el mercado de vehículos eléctricos, la demanda mundial de litio superó la oferta por primera vez en 2021, según S&P Global, y se prevé que el déficit se amplíe. Los precios del carbonato de litio transportado por mar han aumentado la friolera de un 437% desde el inicio de 2021 (a casi 38.000 euros por tonelada), mientras que los precios del hidróxido de litio han subido un 254% durante el mismo período, según datos de S&P Global y Trading Economics.

La economía climática necesita mucho más litio. Australia, China y Chile son los principales países productores de litio del mundo, y S&P proyecta que la oferta global en 2022 será un 55% más alta que en 2020. Pero, según la Agencia Internacional de Energía, la demanda de litio deberá multiplicarse por 40 para 2040 para satisfacer las demandas de una economía que dependerá más de las baterías que en la actualidad, tanto para los vehículos eléctricos como para el almacenamiento de energía a gran escala. Es probable que ese suministro pueda satisfacerse con las reservas globales existentes, y los inversores en China y en otros lugares ya están invirtiendo miles de millones en nuevas minas.

El problema es que la producción de litio hoy en día consume mucha agua y, a menudo, implica el mismo tipo de prácticas mineras destructivas que se han utilizado durante mucho tiempo para el carbón. Y aunque las baterías para vehículos eléctricos generalmente están bajando de precio, el litio podría hacer subir esos precios si sigue siendo tan caro. Están surgiendo métodos de minería de menor impacto, pero con precios tan altos, los desarrolladores de baterías tendrán un mayor incentivo para buscar tecnologías que eviten el litio por completo.

A futuro. Se espera que la demanda de litio aumente a una tasa de crecimiento anual del 30% hasta 2023, según la empresa Bacanora Lithium PLC. Este impulso del precio del litio es consecuencia del ajuste del mercado a medida que se acelera la revolución de los vehículos eléctricos, y la demanda ha erosionado el exceso de oferta visto en 2019 y 2020. Se espera que esta tensión en el mercado continúe, con Credit Suisse diciendo que la demanda de litio podría triplicarse para 2025 y que la oferta se estiraría para satisfacer esa demanda, pero se necesitaban precios más altos para incentivar la respuesta de oferta requerida.

Para el 2030, se espera que la demanda global de baterías aumente 14 veces para el 2030 y Statista estima una demanda de litio de 1.8 millones de toneladas para ese año.

¿Y el petroleo? Prestando atención a los datos disponibles, las materias primas han estado entre las clases de activos más volátiles en 2021, con un aumento de la inflación y las interrupciones de la cadena de suministro que enviaron los precios a la estratosfera. Sí, 2020 será recordado no solo por la pandemia, sino también como el año en que los precios del petróleo fueron negativos. A medida que las familias abandonaron las áreas urbanas para reubicarse durante la pandemia, la demanda de madera elevó los precios. Pero con la reapertura gradual de la economía mundial en 2021, la demanda de petróleo aumentó y provocó un repunte de los precios a máximos (57.75%). Un barril costó casi 77 euros, el más alto en tres años.

El cuadro general. Por el contrario, el gas natural y el carbón (+111.30%) aumentaron mucho más rápido de lo que se esperaba cuando la creciente demanda de energía de países como China e India se encontró con un déficit en la oferta disponible. A principios de 2021, la creciente demanda de gas de Asia, en particular, provocó una gran escasez de gas natural licuado, en parte debido a cortes de producción.

Luego, a medida que avanzaba el año, el ajuste se desplazó hacia el mercado europeo. Esto se vio agravado por las tensiones políticas con Rusia, que es el proveedor de gas más importante de Europa. Lo hemos contado en Magnet. Los precios en Europa están ahora en camino de recuperar sus máximos históricos de octubre. Y eso tuvo un efecto dominó en el mercado del carbón, ya que los generadores de energía se alejaron del gas natural más caro.

Imagen: Unsplash

Temas
Inicio