Un invierno muy frío: el desorbitante precio de la electricidad en toda Europa, en un mapa

Un invierno muy frío: el desorbitante precio de la electricidad en toda Europa, en un mapa
35 comentarios

La Ley de Murphy dice que "todo lo que pueda salir mal, saldrá mal". Otra famosa cita tiene otro punto de vista: "Todo estará bien en la noche". Europa ha adoptado el segundo adagio como estrategia de suministro de gas natural, y no está yendo nada bien. Los países europeos apostaron a que los precios serían bajos y que podrían elegir y contener cualquier mala actitud comercial del proveedor ruso con su poder de mercado combinado. Pero la Ley de Murphy ha prevalecido. Ahora Europa se pregunta cómo ha podido suceder esto y por qué los países europeos se enfrentan a los precios más altos de la historia del gas y la electricidad.

Y la Unión Europea ya se está preparando para nuevos aumentos a medida que los precios se disparan, y prácticamente todo el mapa europeo sigue batiendo récords.

La situación europea. Con el continente luchando por mantener sus necesidades energéticas a medida que el invierno se establece por completo, y mientras se produce un aumento de la oferta a medida que las economías emergen de los bloqueos pandémicos, la UE se enfrenta a tiempos difíciles. Un mapa publicado recientemente por Energy Live muestra algunas cifras preocupantes para la mayoría de las naciones europeas. El precio diario de la energía para la mayor parte de Europa se encuentra en el extremo superior de la escala en euros por megavatio.

Francia, Alemania, Italia, Bélgica y los Países Bajos se encuentran en los escalones más altos. Para Alemania, el precio de 331,3 euros ya es un récord. Además, los precios de la energía en el Reino Unido han aumentado a 482 euros por MWh, su segundo nivel más alto de la historia.

En España. Hoy mismo los medios españoles se hacían eco de otra noticia. El precio de la luz se desbocará al final del año y mañana superará los 360 euros por megavatio hora, otro nuevo récord que sumamos a nuestra colección. El precio mayorista de la electricidad volverá a pulverizar todos los récord. Lo que supone algo más de 20 euros sobre el récord que había alcanzado el lunes. La curva horaria se mantiene prácticamente plana en precios muy elevados: va desde los 331 euros a los 380 euros/MWh.

Con esta nueva cota, son ya siete días seguidos los que lleva el precio mayorista superando los 300 euros, una cota que los expertos veían muy lejana el pasado verano, cuando comenzó la escalada, debida al encarecimiento del gas natural y de los derechos de CO2. A estas alturas, y vistos los futuros, todo indica que diciembre cerrará como el mes más caro de toda la serie histórica. Para que os hagáis una idea: los actuales valores de la luz son seis veces más altos que hace un año, cuando rondaban los 50 o 60 euros de media por MWh.

La peor Navidad. Con la perspectiva de apagones y peleas por suministros, existe una creciente sensación de aprensión ante unas Navidades "diferentes". De hecho, un gran aumento de precios en el Reino Unido el mes pasado obligó a algunas empresas industriales a recortar la producción y buscar ayuda estatal, un presagio de lo que podría suceder ampliamente en Europa justo cuando se enfrenta a un resurgimiento del Covid, con la variante ómicron ya por doquier. Para los gobiernos, podría significar tensión con los países vecinos al actuar para proteger los suministros. Para los hogares, podría significar que se les pida que usen menos energía o incluso que planifiquen apagones continuos.

Las restricciones se están endureciendo en algunos países, mientras que los presupuestos de los hogares se ven reducidos a su vez por una inflación galopante. Además de eso, el clima helado podría significar una noche eterna para el continente. Un regreso al bloqueo como en Austria ayudaría a frenar la demanda de energía, aunque pocos gobiernos quieren hacer eso. Francia también se encuentra particularmente en riesgo. La posibilidad de una gran helada en enero y febrero está preocupando al operador de la red del país. Y la disponibilidad de las centrales nucleares, el caballo de batalla del sistema eléctrico francés, es baja después de que la pandemia retrasó el mantenimiento de algunos reactores.

Falta de suministros. El problema es que es poco probable que cualquier solución provenga del lado de la oferta en el corto plazo, ya que los exportadores rusos solo dicen lo que tienen que hacer y Qatar dice que está produciendo lo que puede. En cambio, la industria energética se enfrenta a depender de la "destrucción de la demanda". El almacenamiento de gas en Europa ya es más bajo de lo habitual y Francia también era un exportador clave de electricidad a los países vecinos, lo que significa que los efectos de una crisis repercutirían en Alemania, España, Italia y Gran Bretaña.

Se espera que la demanda máxima sea de 80,7 gigavatios, todavía un poco más allá del récord de 102 gigavatios de febrero de 2012. Y los analistas han advertido que las reservas de gas podrían caer a cero este invierno si el frío impulsa la demanda. Por el lado de la oferta, lo que haga Rusia será clave. El presidente Vladimir Putin señaló que ayudaría a Europa con más suministros para estabilizar el mercado, pero aunque los envíos se han recuperado después de una caída a principios de noviembre, son bajos en comparación con el año pasado. La cantidad de gas que envía Rusia a Europa en diciembre sigue siendo un misterio.

Solidaridad. Y bueno, la Unión Europea tiene lo que llama principios de solidaridad, que se supone que evitan que cualquier estado bloquee las exportaciones de energía o gas y deje a otro miembro en la estacada, especialmente cuando se trata de suministros para los hogares. Sin embargo, la solidaridad nunca se ha probado en una crisis a gran escala y los operadores de la red dicen que pueden detener o alterar los flujos de energía entre países si tienen problemas de seguridad de suministro. Y Europa obtiene la mitad de su gas natural de Rusia, así que estamos en problemas. Los compradores de gas de Europa apostaron a que Rusia necesitaba su mercado más de lo que necesitaban el gas de Rusia. Y no.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio