Compartir
Publicidad
Publicidad

La deuda estudiantil de EEUU ya es igual de grande que todo el PIB de España o México: $1,2 billones

La deuda estudiantil de EEUU ya es igual de grande que todo el PIB de España o México: $1,2 billones
Guardar
29 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Cuánto dinero deben los estudiantes universitarios de Estados Unidos? 1,2 billones de dólares. La cifra puede parecer no demasiado espectacular, pero gana en atributos si la comparamos con el tamaño de las economías nacionales del mundo. Todo ese dinero, por ejemplo, es el que produce la economía española, rusa o australiana en un año. O un poquito más del que produce la totalidad de México. Y tan sólo un poquito menos del dinero que genera la economía surcoreana.

Todo eso, en deuda estudiantil.

Naturalmente, la escala del problema y la naturaleza del mismo es distinta a los avatares económicos de los grandes estados del mundo. Pero la comparación es significativa: los países nombrados con anterioridad se cuentan entre las economías más grandes del planeta (de la undécima a la decimoquinta).

Una comparación quizá más estremecedora: en 2004, el total de la deuda estudiantil sobre la deuda privada (excluyendo la inmobiiaria) de los ciudadanos estadounidenses era minúsculo, el más pequeño de todos frente a las deudas crediticias y automovilísticas. Hoy, las deudas estudiantiles representan el mayor peso sobre la deuda privada americana: un crecimiento descomunal en apenas una década cuando las demás se han reducido o mantenido.

¿Por qué?

Estudiar en Estados Unidos es muy caro

La primera y más intuitiva respuesta sería "porque las universidades en Estados Unidos son muy caras". Es una parte, pequeña, de la explicación. El sistema universitario estadounidense se sostiene sobre "colleges" caros y de gran prestigio. Acceder a ellos, además de difícil, implica un desembolso económico por parte de los padres alto. En Harvard, por ejemplo, un año puede costar entre 40.000 y 60.000 dólares.

Es el ejemplo extremo, claro, pero la dinámica es similar en el resto del país.

Harvard Harvard. Parece caro. Es caro.

No sólo sucede en Estados Unidos. También en Reino Unido, donde las universidades más prestigiosas son las más caras y donde el aumento de las tasas universitarias a nivel generalizado está generando problemas similares. En España, las tasas universitarias, comparadas con ambos países, son bajas. En países como Alemania o Noruega, ir a la universidad es barato o gratis (costeado con los impuestos del contribuyente).

Pero hay más.

Tener un título universitario, diferencial

Si ir a la universidad es prohibitivo, que sólo vayan quienes puedan permitírselo, ¿verdad? No es tan simple. Dos fenómenos contribuyen a explicar el aumento de la deuda: por un lado, el crecimiento de la desigualdad, ligado a la congelación de los ingresos; por otro, la devaluación salarial de las actividades no relacionadas con un título universitario. Dicho de otro modo: en Estados Unidos, graduarse por una universidad es clave para asegurar una buena posición laboral futura.

Lo explica en MarketWatch una actual asesora económica universitaria que, con anterioridad, había trabajado en el mundo de las finanzas.

Salarios Gráfico del Economic Policy Institute. Los salarios "muy altos" han crecido desde los noventa. Los de la clase media se han quedado virtualmente estancados. Y los bajos, han ido a peor.

Por un lado, la congelación de los ingresos. Pese al aumento de los mismos durante los últimos tres años (Barack Obama deja una economía en plenitud), las clases medias y bajas americanas han experimentado o bien una virtual congelación o bien un descenso de sus salarios durante las últimas décadas. Esto, obligatoriamente, ha provocado que hayan tenido que endeudarse más para pagar las tasas de las universidades.

Por otro, la importancia del graduado universitario dentro del sistema laboral estadounidense. La brecha entre quienes más cobran y quienes menos cobran cada vez está más determinada por la posesión de algún tipo de cualificación universitaria. El coste de oportunidad de no acudir a la universidad puede ser altísimo para muchas familias. Las familias optan por pedir altos préstamos que les permitan pagar sus estudios. En el futuro, podrían devolverla. Sale a cuenta porque el título de educación media ya no devuelve buenos sueldos.

El resultado, una deuda abrumadoramente alta

Así se llega a la crisis de deuda estudiantil de Estados Unidos, una mezcla de expectativas, necesidades para el mercado laboral y modelo universitario desligado, en gran medida, del control público.

El tamaño de la crisis no se le ha escapado a la actual administración. El modelo creó un perverso sistema de incentivos: las universidades cobraban más porque sabían que sus estudiantes estaban más necesitados de un título universitario. Pero, ¿qué pasa si un estudiante se endeuda y la universidad no le devuelve el trabajo que prometía? Desde principios del año pasado, el gobierno vigila el fenómeno y sanciona a los centros fraudulentos.

Deuda Total Gráfico del New York Fed. La deuda inmobiliaria sigue siendo la más grande del país, pero la proporción del total de las deudas no-inmobiliarias ha crecido desde 2004. ¿Las responsables? Las deudas estudiantiles.

Pero el gobierno y el Congreso son parte del problema. Como se explica en Bloomberg, el progresivo aumento de las deudas también tiene que ver con su tipo de interés. Raramente está por debajo del 5%, y para una pareja de padres puede llegar a casi el 8%. Y todo ello, pese a que el 85% de las deudas estudiantiles son federales (a través de los college), es decir, públicas. Pedir un préstamo universitario sale más caro que solicitar una hipoteca.

El resultado es un país endeudado en títulos universitarios. Dramáticamente endeudado. La cuestión centralizó parte del discurso de Bernie Sanders en las primarias. Y Hillary Clinton contaba con un programa para paliar el peso de las deudas. Pero mientras tanto, el montante sigue subiendo. Y ya está al nivel de la economía total de España o de México.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos