Compartir
Publicidad

Los otros atentados yihadistas a los que no prestamos tanta atención

Los otros atentados yihadistas a los que no prestamos tanta atención
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

París, Londres, Madrid, Nueva York. Cada uno de los cuatro grandes atentados islamistas en suelo occidental han supuesto centenares de muertos y un impacto incomparable en nuestras sociedades. Sus ataques son ataques que nos pillan de cerca. A nivel mediático, tienen más importancia que otros. En concreto, que aquellos que sufren a diario otros países más lejanos geográfica y culturalmente. Hay decenas de otros atentados yihadistas a los que no prestamos atención.

Es lógico: la información que nos es relevante es aquella que nos es más próxima. Pero contribuye a difuminar el gran mapa mundial sobre el terrorismo islamista. Sus acciones tienen objetivos occidentales, pero ante todo tienen objetivos musulmanes. Las sociedades que más sufren su violencia son las de Oriente Medio y otros países donde el Islam es la religión mayoritaria. Este es un breve esbozo y resumen de algunos de los atentados más brutales cometidos por grupos yihadistas, y cuyo impacto en nuestra conciencia colectiva es casi irrelevante.

Metrojet 9268, Egipto (2015)

No hace falta remontarse muy atrás en el tiempo para encontrar ataques terroristas más sangrientos que el de París. Dos semanas antes de los múltiples atentados ocurridos en la capital francesa, un artefacto explotó en pleno vuelo de un avión de la compañía rusa Metrojet. El aparato había despegado del aeropuerto Sharm el-Sheikh, en la península del Sinaí, Egipto. Murieron 224 personas. Se dirigían a Rusia. La mayor parte de las víctimas eran rusas, pero también había ucranianas y bielorrusas.

La investigación para esclarecer lo ocurrido sigue en curso, pero el atentado ha sido reivindicado por ISIS.

Ankara, Turquía (2015)

Ankara
El lugar del atentado en Ankara.

Seguimos en octubre de 2015. 21 días antes de las recientes elecciones generales de Turquía, una bomba durante una manifestación de varios grupos opositores causó a muerte de casi un centenar de personas en Ankara, la capital del país. El acto reunía a sindicatos, grupos de izquierda y a representantes del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), uno de los más significados contra el gobierno de Erdogan. Al igual que en el caso del Sinaí, la investigación sobre el incidente sigue en curso, pero todo apunta a un atentado suicida de signo islamista, relacionado con ISIS.

Garissa, Kenia (2015)

En abril, 147 personas fueron asesinadas en la Universidad de Garissa, ciudad de Kenia, por miembros de Al Shabaab, grupo terrorista relacionado con Al Qaeda y situado en Somalia, frontera norte del país. Varios hombres armados entraron en el centro educativo, tomaron como prisioneros a más de 700 mujeres y hombres y abatieron a todos aquellos que no fueran musulmanes. Fue el segundo ataque más mortífero en la historia de Kenia, país atacado con frecuencia.

Sana'a, Yemen (2015)

Al igual que otros países de Oriente Medio, Yemen sufre de forma frecuente ataques yihadistas, instigados tanto por las marcas satélite de Al Qaeda como por ISIS. A principios de este año, más de un centenar de personas (142) fueron asesinadas en distintos ataques llevados a cabo en las mezquitas de San'a, la capital del país. Yemen vive una situación política convulsa tras la caída del régimen autoritario que gobernaba el país y la rebelión Houthi, además de las acciones yihadistas.

Peshawar, Pakistán (2014)

Velas
Velas en Londres en memoria de las víctimas de los ataques de Peshawar.

Diez años después de la tragedia de Beslan, otro grupo yihadista tomaba una escuela acabando con la vida de un centenar de niños de entre 8 y 18 años de edad. En esta ocasión, el escenario del ataque era Peshawar, al norte de Pakistán, en las regiones tribales del país, muy inestables y peligrosas. En la acción murieron 141 personas. Las fuerzas especiales pakistaníes acudieron al rescate del resto de la escuela, matando a los terroristas y salvando a casi mil personas. Los autores de la masacre pertenecían a Tehrik-i-Taliban Pakistán.

Kano, Nigeria (2014)

En ningún otro país del planeta la violencia directamente atribuible a un grupo terrorista islamista está causando tantas muertes como en Nigeria. La rebelión de Boko Haram no se limita de forma única a las provincias del noreste del país, donde controlan una porción de terreno considerable, sino que se extiende a otras ciudades y regiones. Una de ellas es Kano, la ciudad musulmana más grande del norte del país. En noviembre de 2014, un ataque con bombas mató a 120 personas en la Gran Mezquita de la urbe, mientras centenares de personas acudían a su rezo diario.

Quetta, Pakistán (2013)

Al igual que en Irak o Siria, parte de la violencia yihadista se dirige a otros grupos religiosos musulmanes de forma específica. En el caso de ISIS, por ejemplo, son conocidas sus matanzas de civiles chiíes en Irak. La dinámica se repite en otros países. En Quetta, en 2013, más de cien personas, la mayoría de ellas chiíes de la etnia hazara, fueron asesinadas por el grupo suní Lashkar-e-Jhangvi. El atentado se realizó en un mercado de la ciudada pakistaní, con bombas.

Kampala, Uganda (2010)

Kampala 2

Como muestran los atentados de París, el terrorismo yihadista no tiene reparos en atacar lugares públicos y zonas de ocio. Cinco años antes, en Kampala, capital de Uganda, se dieron escenas similares. Durante la final de la Copa del Mundo de Fútbol de aquel año, varias bombas explotaron en lugares donde centenares de personas se reunían para ver el partido. En total, perecieron 74 víctimas. Los ataques fueron realizados por Al Shabaab, en represalia por el apoyo de Uganda a la misión de la Unión Africana en Somalia.

Bombay, India (2008)

Taj Mahal Bombay
El hotel Taj Mahal de Bombay, uno de los lugares atacados en 2008.

Tiroteos, toma de rehenes y explosiones de bombas. De forma simultánea y en el transcurso de cuatro días, en algunas de las zonas más visitadas y turísticas de Bombay, en la India. Murieron 166 personas, y los ataques fueron atribuidos a varios grupos islamistas operando en Asia. El impacto de los atentados sí tuvo más resonancia mundial que algunos de los mencionados en este artículo, y convulsionaron a la sociedad india. Se enmarcaron, además, en un año particularmente funesto para la India en materia de ataques terroristas.

Imagen | Jack Gordon

Pese a que a nivel mediático no hablemos de ello, el terrorismo islamista afecta, ante todo, a musulmanes.

Posted by Magnet on Lunes, 16 de noviembre de 2015

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio