Publicidad

Muertes notificadas no es igual a muertes registradas: un año después seguimos confundidos

Muertes notificadas no es igual a muertes registradas: un año después seguimos confundidos
7 comentarios

¿Cuántas personas fallecieron durante las últimas veinticuatro horas a causa del coronavirus? Ha sido la pregunta más importante que España se ha hecho cada mañana durante los últimos doce meses. El cómputo global es sencillamente trágico: el INE estima un exceso de mortalidad superior a las 80.000 muertes sobre la media de los últimos años. No todas ellas son atribuibles al covid. Pero la gran mayoría, probablemente, sí. De ahí que conocer el número de decesos diarios sea tan importante.

Sucede que la respuesta nos sigue confundiendo.

La polémica. Se remonta al pasado viernes, cuando el Ministerio de Sanidad declaró 6.654 nuevos contagios y 637 nuevos fallecimientos. Se trataba de una cifra mareante, inédita desde el pico de la primera ola, a mediados de abril. Automáticamente miles de comentaristas y periodistas mostraron su tristeza e incredulidad en las redes sociales. "637 fallecidos. 637 familias rotas. ¿De verdad hay gente haciendo planes para Semana Santa?", escribía Carme Chaparro, periodista y escritora con 150.000 seguidores en Twitter. No fue la única.

Los datos. ¿Habían muerto 637 españoles el día anterior, jueves 4 de marzo de 2021? La respuesta es no. El Ministerio de Sanidad no comunica datos de muertes declaradas por coronavirus en las últimas 24 horas, sino muertes notificadas por coronavirus. Es un matiz importante porque induce a la confusión. Hay un desfase tanto en las notificaciones hospitalarias como en los registros, lo que provoca ajustes continuos en el número de muertos totales. Cuando Sanidad emite una cifra no representa un cuadro preciso y en tiempo real de la epidemia.

La realidad. ¿Cuántas personas murieron aquel día por coronavirus? 169, un dato que apuntala la tendencia decreciente (PDF) de la enfermedad tras el pico de la tercera ola. ¿De dónde sale la cifra de 637? De los 468 fallecidos notificados con retraso por Cataluña aquel día. Lo que reflejan los "637 muertos" es un pasado esparcido a lo largo de meses, no el estado de la mortandad hoy. Tal es el desfase que durante los catorce días previos Sanidad estaba declarando unos 288 muertos diarios.

De un viernes a otro, España registró un repunte de 308 muertos. Es un dato impactante. Pero no es un dato útil para entender la evolución de la pademia,

¿A qué se debe? A una panoplia de motivos. Algunos son estructurales e inevitables: como vimos en su momento, el INE sigue actualizando la cifra de fallecidos de un curso concreto años después, cuestión poco relevante en el día a día de nuestra actualidad informativa que ha generado enormes confusiones en tiempos de pandemia. Otros son metodológicos: ministerio y consejerías autonómicas no cuentan los fallecidos del mismo modo, desplegando criterios cambiantes. Cataluña, por ejemplo, incluye "casos compatibles sin una prueba diagnóstica positiva".

Sanidad no está a favor de ese criterio. Resultado: mientras el gobierno catalán computa unos 20.000 fallecidos en su territorio por coronavirus, el ejecutivo central reduce la cifra a unos 9.000. Este es un problema político que todas las administraciones han arrastrado desde el primer día de la crisis. Un año después, sigue sin solución.

La confusión. El último factor es el propio criterio cambiante del ministerio, por razones justificadas o no. Su contabilidad ha variado desde la desescalada de la primavera. La necesidad de incorporar fallecidos notificados con retraso a los archivos, por ejemplo, ha roto las series en varias ocasiones. El episodio más célebre llegó en junio, cuando Pedro Sánchez presumió de "cero fallecidos" por primera vez desde marzo. Era una cifra, de nuevo, irreal, porque omitía a los fallecidos contabilizados pero notificados en días distintos a la fecha del deceso.

No es algo exclusivo de España, aunque sea uno de los ejemplos más llamativos. A lo largo de Europa la diferencia de criterios ha llevado a comparaciones, a veces injustas; y todos los países cuentan menos muertos que los registrados oficialmente sobre la media histórica a lo largo de 2020. Doce meses después la administración sigue comunicando regular las cifras de la epidemia; doce meses después el ciudadano de a pie sigue confundido por la diferencia entre "notificados" y "registrados".

Imagen: Sergio R Moreno/GTRES

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio