Es muy difícil saber si habrá otra Filomena, pero todo apunta a que no (digan lo que digan las cabañuelas)

Es muy difícil saber si habrá otra Filomena, pero todo apunta a que no (digan lo que digan las cabañuelas)
4 comentarios

Durante los días 8 y 9 de enero del año pasado, una nevada que sería calificada como histórica dejó hasta 50 cm de nieve en Madrid capital y en otras zonas del centro peninsular. Se dieron una serie de factores para que esta nevada fuera tan excepcional. Ahora el tema de conversación vuelve a ser el mismo: ¿Va a haber otra Filomena en enero? Decenas de medios llevan pronosticando el peor de los presagios desde que el joven meteorólogo Jorge Rey señalaba hace unas semanas que se produciría un temporal similar a Filomena.

Pero no. Lo cierto es que ahora mismo es casi imposible saber qué ocurrirá. Y los expertos señalan que es muy poco probable.

El lío de las cabañuelas. Jorge Rey se hizo muy conocido en toda España hace un año ya que "predijo" el temporal de Filomena y sus consecuencias. Pero en realidad, el burgalés de 15 años no utiliza ningún tipo de tecnología para anticipar el tiempo, su sistema es totalmente tradicional ya que observa la naturaleza para interpretar la señales, estudiando aspectos como la humedad de las piedras, los insectos, el vuelo de los pájaros o las nubes entre otros. Por eso ha renacido ahora el debate de las cabañuelas, un método que usaban los pastores para predecir el tiempo cuando no existía la meteorología. ¿Resultado? El lío que nos acontece hoy con medios, instituciones y ciudadanos sin saber qué creer.

¿Pseudociencia y magia? Algo de eso. Ángel Rivera, antiguo portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), explicaba en este artículo de EL PAÍS: "En los 80 aún se hablaba de esto, pero pensaba que estaba superado y que hoy en día nadie iba a creer en semejante cosa, es inaudito". Hace unos días, en el Telediario de la 1, una periodista explicaba que el Ayuntamiento de Madrid ha reforzado un 35% efectivos para hacer frente a la Filomena 2 que predicen las cabañuelas. La periodista terminó pidiendo perdón por su "error" en Twitter, que achacó a una "mala composición de la frase", pero su gravedad preocupó a los meteorólogos.

¿Qué dice la Aemet? Sus portavoces ya ha dicho que se trata de un método no científico de pseudopredicción, una especie de horóscopo de la metereología. Con eso ya nos queda un poco claro en qué consiste observar parámetros del tiempo durante 12 días de agosto y lanzarnos a afirmar cómo se proyectarán a los 12 meses del año. De hecho, Beatriz Hervella, portavoz de Aemet, ha comunicado que "es una tradición folclórica que no tiene rigor ni validez", ya que no se sigue el método científico ni se somete a validación ni evaluación. Incluso la Aemet tiene un grado de acierto a un día vista del 84,3% en las temperaturas máximas.

En realidad, no podemos saber qué pasará. Desde el punto de vista científico, es imposible predecir ningún fenómeno meteorológico a tanto tiempo. ¿Por qué? Para predecir el tiempo, los meteorólogos han desarrollado los conocidos como modelos numéricos de predicción, que tienen por objetivo resolver las complejas ecuaciones que determinan el estado atmosférico. Estas son las ecuaciones de Navier-Stokes, que determinan el movimiento atmosférico.

Sin embargo, hay una pega muy importante con estas ecuaciones. Y es que no existe una solución específica para las mismas. Esto hace que se tengan que usar aproximaciones para los modelos atmosféricos. Estas aproximaciones implican que existirá un error que además será mayor cuanto más nos alejemos en el tiempo. Por eso, las previsiones son más fiables a pocos días y pierden fiabilidad a largo plazo, aunque en las décadas recientes las aproximaciones sean cada vez más fiables. Por otro lado, las previsiones estacionales podrán indicarnos, por ejemplo, que el invierno pueda ser más frío y húmedo de lo habitual, pero aún con esas, la realidad luego puede acabar siendo muy distinta. Es decir, no queda otra más que seguir las previsiones a diario.

Lo más probable es que no. Algunos expertos se han lanzado ya a decir que la probabilidad de que se vuelva a producir es de un 2% y en el caso de Madrid el porcentaje es todavía menor. Nunca se puede descartar al 100% pero para poder determinar si va a ocurrir sólo podemos basarnos en el pronóstico meteorológico. El modelo GFS, es el único que da un poco más de previsión (hasta los 15 días vista) y para el 24 de enero no muestra ningún tipo de temporal de nevadas. La situación en España será de tranquilidad porque el anticiclón va a impedir que se asomen borrascas, aunque sí puede llegar inestabilidad por el mediterráneo.

¿Qué se necesita para una nueva Filomena? Para que se de un evento meteorológico como el de Filomena, por un lado necesitaríamos aire frío y por otro una carga de humedad suficiente y aire cálido para que interactúen y se produzcan esas precipitaciones en forma de nieve en cotas muy bajas. El año pasado la previsión de Filomena llegó aproximadamente una semana antes de que llegara la borrasca, por lo que las meteorólogas piden prudencia e insisten en que todavía es pronto.

Temas
Inicio