La nueva tendencia en TikTok es #TraumaTok: contar malas experiencias personales en 15 segundos

La nueva tendencia en TikTok es #TraumaTok: contar malas experiencias personales en 15 segundos
35 comentarios

Todos conocemos TikTok: videos de gatos, política, gente bailando o haciendo retos ridículos y algún que otro video de cocina (con o sin ASMR). Es el caos, pero también un reflejo importante de la sociedad. Publicar sobre las batallas en tema de salud mental no es un concepto nuevo. Pero en los últimos años, y con la popularización de la plataforma, un nuevo rincón de Internet ha experimentado un gran auge: #TraumaTok.

#TraumaTok. Un largo recorrido por el hashtag con más de 615 millones de visitas proporciona evidencia inquietante de que los creadores y sus seguidores están tratando de procesar experiencias que les marcaron, incluidas las de la infancia. Desde un video de 15 segundos de una mujer que se arrepiente de haber tenido un bebé con su prometido enfermo de cáncer a otros que cuentan haber encontrado a un padre desmayado por el alcohol, soportar abusos sexuales repetidos o tratar de hacer frente a una lesión física agonizante que sus padres se niegan a tomar en serio.

Los idiomas no tienen suficientes palabras para el espectro de dolor que causan estos eventos, por lo que tiene sentido que el trauma prevalezcan como referencia. No debería sorprender que el creciente número de personas que aceptan públicamente el trauma del pasado haya llevado a otros a adoptar un término que alguna vez estuvo fuera de los límites pero, de hecho, describe con precisión su experiencia. Las conversaciones sobre el trauma han dado legitimidad a sentimientos de los que antes dudaban.

@iliterallydontexist222 like i want a relationship but it feels like i’m letting younger me down by doing so… #childhoodtraumahealing #traumatok #toxicfamily #itstillhurts ♬ original sound - zara<3

Una tendencia. La etiqueta #trauma en TikTok ahora tiene 9,2 mil millones de visitas, similar a #traumadump, que tiene 62,3 millones, y #traumadumping, que se sitúa en 19,2 millones. Si bien TikTok ha popularizado el arte de contar historias a través de videos en un formato corto, el estribillo repetido ha alentado a los usuarios a profundizar en sus experiencias. El trauma, como lo ha hecho antes, se convierte en un vehículo para el estrellato en las redes sociales.

La motivación. Los TikTokers que comparten anécdotas de abuso o negligencia tienen sus propias motivaciones para archivar estas historias en #traumatok, que van desde educativas hasta catárticas e incluso de búsqueda de seguidores. Sin embargo, estas revelaciones son las que más me preocupan. Podría decirse que el hecho de que existan tantos de estos videos y obtengan una participación tan alta debería ser el tema de los artículos de opinión sobre traumas. De alguna manera, sin embargo, los críticos sugieren irónicamente que el concepto de trauma ha sido abaratado por el discurso online al respecto, mientras se ignora o descarta el grado en que las personas realmente experimentan el trauma.

¿Por qué interesa? #TraumaTok muchas veces saca a la luz historias duras. A veces, el creador está abierto a recibir apoyo después de la divulgación. En otros casos, la persona puede parecer simplemente interesada en la catarsis, pero luego el algoritmo de TikTok catapulta el contenido, ayudando a que se vuelva viral. El sistema parece elevar el material sobre el dolor en comparación con la alegría, posiblemente porque los usuarios responden al contenido que invoca emociones como la tristeza, la ira y el miedo.

La gente se detiene y presta atención. El interés por las historias sobre el trauma puede ser voyerista o de búsqueda, o muy probablemente una combinación de ambos. Pero la mayoría se identifica con tales confesiones. Eso podría explicar por qué las personas están poniendo libros sobre trauma en la lista de los más vendidos.

Lo malo. A la Dra. Jessi Gold, psiquiatra y profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, le preocupa que las personas que participan en estas conversaciones online puedan, como resultado, ver anuncios sobre productos o servicios que en última instancia no los ayudarán o que son de naturaleza depredadora. También cuando los intercambios sobre salud mental brindan a los usuarios información peligrosa, incluidos detalles que podrían alentar involuntariamente trastornos alimentarios, autolesiones o ideas suicidas.

La Dra. Louise La Sala, investigadora en la Unidad de Prevención del Suicidio de Orygen, también explica que hay una línea muy fina entre que la información sea útil y que se malinterprete o no se responda de la forma prevista. A menudo, la simplicidad de las redes sociales, y su superficialidad inherente, puede significar que las experiencias por las que han pasado los jóvenes se minimizan. Y añade: "Creo que si ve algo que no es seguro, o ve algo que podría ser potencialmente angustioso para otros, cuando le gusta o comparte ese contenido, está enseñando los algoritmos que otros jóvenes podrían querer ver más contenido como ese".

Temas
Inicio