Un país tiene mucho más que ganar que el resto en la compra de Twitter por Elon Musk: China

Un país tiene mucho más que ganar que el resto en la compra de Twitter por Elon Musk: China
19 Comentarios

A medida que se resuelven las implicaciones del acuerdo millonario de Elon Musk para comprar Twitter, el mundo se pregunta si la adquisición también abre una puerta para que China ejerza un control indirecto sobre la plataforma de redes sociales, dada la dependencia de Tesla de su planta de Shanghái y proveedores locales para obtener ganancias. Twitter está prohibido en China, pero eso no impide que el gobierno chino haga un buen uso de la aplicación para promover la propaganda.

Y ahora que la plataforma de redes sociales está siendo comprada por el hombre más rico del mundo (y CEO de Tesla), el gobierno chino podría haber ganado cierta influencia sobre el futuro del servicio.

Lo que le preocupa a Jeff Bezos. El segundo hombre más rico del mundo, detrás de Musk, propietario de Amazon, Washington Post y BlueOrigin, aparentemente está preocupado por la capacidad de China para influir en el futuro propietario de Twitter. Jeff Bezos lanzaba un tuit hace unas horas preguntándose si la compra de Twitter le da a China una influencia adicional sobre la "plaza del pueblo" de la democracia.

En un seguimiento de su propio tuit, Bezos rechazaba la idea de que la exposición de Tesla a China podría llevar a Musk a implementar una censura favorable a China en Twitter. Pero la censura no es realmente el problema aquí. Dado que Musk pronto tendrá el control, China quizás se beneficie de una relativa falta de censura.

¿Por qué? En 2021, China se convirtió en la mayor fuente de producción de vehículos de Tesla y probablemente en su segunda mayor fuente de ventas. Dados los menores costes de producción allí, incluidas las baterías, los materiales y el salario de los trabajadores, también es "por mucho" la fuente de ganancias del fabricante de coches. Fue el primer extranjero en consolidarse en China al que se le permitió poseer en su totalidad su planta de ensamblaje de automóviles allí. Anteriormente, los gigantes General Motors, Volkswagen, Ford y Toyota, debían asociarse con empresas chinas locales, que normalmente poseían una participación mayoritaria en las fábricas de empresas conjuntas.

Privilegios para Tesla. Los expertos creen que a Tesla se le otorgó una dispensa especial ya que el gobierno esperaba que la (anteriormente) compañía con sede en Silicon Valley empujara a los fabricantes de coches  chinos a mejorar para competir con la marca. Parece haber funcionado, ya que las empresas locales, incluidas BYD y NIO, se han convertido en rivales de rápido crecimiento de Tesla en ese mercado con una gama de nuevos modelos eléctricos atractivos. La financiación para construir la instalación "Giga Shanghai" incluyó 1.300 millones de préstamos de bancos locales.

Propaganda china. En agosto de 2020, Twitter inició una política de etiquetado de cuentas afiliadas a entidades estatales. La medida parecía ser una respuesta directa al mayor uso de la plataforma por parte del gobierno chino para promover su propia narrativa en el extranjero. Los medios estatales chinos utilizaron anuncios pagados en Twitter para promocionar artículos que se oponían a las protestas de Hong Kong en 2019, lo que llevó a Twitter a prohibir que los medios afiliados al estado compraran anuncios. La plataforma tiene dos publicaciones de blog que explican su decisión, una de las cuales menciona específicamente a China.

Si esa política fue diseñada para limitar el alcance de los esfuerzos de propaganda de China, funcionó. En 2021, una investigación de China Media Project mostró que los tuits de los medios estatales chinos sufrieron una caída del 20% en la participación tras la implementación de la política. Si Musk, que ha prometido hacer de Twitter un bastión de la libertad de expresión, revierte esas políticas, podría despejar el camino para que la maquinaria de propaganda de China se reactive.

Absolutista de la "libertad de expresión". Además, su descripción de sí mismo como un "absolutista de la libertad de expresión" tiene a algunos preocupados de que una menor moderación pueda generar más información errónea, incluso de cuentas vinculadas a China. Pero algunos de los pasos que describió ayer en un comunicado, como hacer que los algoritmos del sitio sean de código abierto, eliminar los bots de spam y asegurarse de que las cuentas representen a personas reales, podrían reducir el impacto de ciertos tipos de operaciones de información.

Presionando a empresas extranjeras. Además, China tiene un historial establecido de presionar a las empresas extranjeras para que adapten sus declaraciones públicas a sus narrativas oficiales. "Aunque últimamente Musk ha disfrutado de trolear a países como Arabia Saudí por sus puntos de vista sobre la libertad de expresión, dada la dependencia de Tesla de China para el crecimiento futuro, es poco probable que tenga el mismo entusiasmo por enfrentarse públicamente al Partido Comunista Chino", explicaba Jordan Schneider, analista de Rhodium Group, refiriéndose a la guerra de palabras de Musk con el príncipe Alwaleed bin Talal, quien expresó su oposición a la venta de Twitter siendo él un accionista.

Temas
Inicio
Inicio