Compartir
Publicidad

¿Por qué las gasolineras de los grandes hipermercados pueden vender su producto más barato?

¿Por qué las gasolineras de los grandes hipermercados pueden vender su producto más barato?
49 Comentarios
Publicidad
Publicidad

"¿Dónde repostas? ¿En Alcampo? Buah". Tu interlocutor te contempla con cierto desprecio inquisitivo. Te observa de los pies a la cabeza, y, acto seguido, gira su rostro, lanzando una displicente mirada a tu pobre Seat Ibiza. "Eso es malísimo para tu coche. Yo al mío lo cuido, ¿sabes?". Y esa interrogación final, ese "¿sabes?", resuena por las cuatro esquinas de tu cerebro. Como un eco, te acompaña al hipermercado. Te lleva de vuelta a casa. Se introduce en la cama, te arropa con calidez.

"¿Estaré haciendo lo correcto?", te planteas durante el desayuno, poco después de que el tono respingón de tu amigo se reproduzca en tu memoria por enésima vez. La leyenda urbana se ha propagado, y en caso de que conduzcas, es improbable que no te haya llegado. Las gasolineras blancas venden tan barato porque su producto es de muy baja calidad. Malo. De otro modo, ¿por qué iban a venderlo a un precio tan bajo? ¿Qué otra explicación podría haber? Por sorprendente que pueda parecer, la hay.

Vayamos por pasos.

¿De dónde sale ese combustible?

De las ocho refinerías repartidas por toda nuestra geografía. La mayor parte del petróleo refinado, del combustible comercializado en las estaciones de servicio españolas, surge de ahí. BP controla una de ellas, en Castellón. Cepsa, dos, en Huelva y en San Roque. Y Repsol, cinco: A Coruña, Muskiz*, Tarragona, Cartagena y Puertollano, la única no marítima. A ellas llega el crudo a través de los barcos petroleros. Se encargan de transformarlo en combustible. Un combustible, por cierto, que es esencialmente el mismo: hasta aquí, apenas hay diferencia entre el producto de unos y de otros.

Refinerias

Merece la pena recordar que el petróleo refinado por las tres grandes multinacionales está supeditado a unos estándares de calidad obligatorios por parte de la administración pública. No se comercializa "mal" producto, aunque los haya de mayor y de menor calidad. Pero eso lo veremos más adelante.

Tras la refinería, ¿a dónde va?

A los centros logísticos de almacenamiento. Es decir, a la Compañía Logística de Hidrocarburos, CLH. Cada refinería abastece a un complejo distinto. Por ejemplo: CLH Zaragoza recibe la totalidad del combustible que almacena de la refinería de Tarragona, controlada por Repsol. Eso significa que todos los operadores que quieran extraer combustible de Zaragoza, tendrán que utilizar de forma obligatoria el refinado por Repsol. Lo que no significa que sea vendido por Repsol: BP, por ejemplo, compra X millones de litros para comercializar en Zaragoza a Repsol, y Repsol, por su parte, hace lo propio con BP en CLH Valencia.

Clh

La pregunta que sigue es lógica. ¿Cómo se diferencia, entonces, un producto de otro?

La aditivación: el secreto del éxito

Gracias a nuestra amiga la aditivación. El combustible que llega finalmente a las estaciones de servicio, una vez se ha refinado en una de las ocho plantas peninsulares y ha sido almacenado en algún gran complejo controlado por CLH, puede tener formas muy distintas. Los aditivos son aderezos químicos que cambian las propiedades de un producto, recordemos, de por sí regulado y estandarizado de forma obligatoria. En general, añaden calidad al combustible para mejorar el rendimiento de los automóviles. Eso tiene un precio, de ahí que cada comprador decida incluir aditivos o no.

Refineria
La refinería de Repsol en A Coruña. (Imagen: Gregorio Puga Bailón)

Por ejemplo, CLH incluye de forma general el aditivo HQ300 al combustible que almacena, pero también alberga combustible sin aditivar. Es más barato. Si una estación de servicio o un operador (el enlace necesario entre las refinerías, CLH y las estaciones de servicio: puede ser independiente o refinero) quieren comercializar el producto más barato y sin aditivar, pueden hacerlo.

¿Quién aditiva y quién no?

Para ti, consumidor común y corriente, es imposible de saber, a no ser que accedas al albarán de carga. Pongamos un ejemplo: Manolo S.A. es un pequeño operador que se dedica a abastecer a particulares y a estaciones de servicio blancas, sin marca oficial, en su comarca aragonesa. Para competir en el mercado de las gasolineras, compra más barato y ajusta su margen de beneficio. Llama al operador de Repsol, le pide X millones de litros sin aditivar, paga a un precio menor, y se lo vende más barato a su red de pequeños clientes. ¿Puedes saberlo? Niet.

Caballos Gasolinera
"Póngame 3 kilos de heno sin aditivar". (Imagen: Jmqj)

Otros operadores pequeños sí trabajan con producto aditivado, generalmente con el aditivo base que añade CLH. Otros, una vez adquirido el producto en CLH, añaden más aditivos para crear productos de alta calidad, a un precio más alto. Depende del operador y del cliente. Quienes siempre comercializan combustibles aditivados son las estaciones de red: las que utilizan la marca y el logotipo de BP, Cepsa o Repsol. Ya sea el producto estándar o el premium, tanto sus combustibles diésel como sus gasolinas incluyen al menos un tipo de aditivo.

Vale, entonces los hipermercados no aditivan

No exactamente. Pueden hacerlo o no. No comercializan combustibles con aditivo premium, por así decirlo, pero sí pueden utilizar combustible aditivado directamente por CLH. En el fondo, la cuestión no es tan relevante. Por dos motivos: por un lado, la calidad es más o menos la misma. Utilizar un combustible sin aditivar no significa inyectarle veneno al automóvil. Sus circuitos internos no se van a fundir. Es un combustible perfectamente válido que no penaliza la vida útil del coche. Tampoco la alarga ni la mejora.

Por otro, no es ese el principal motivo por el que los hipermercados venden tan barato.

La economía de escala tiene la culpa

El precio tan bajo de las gasolineras de Alcampo o Eroski viene dado por un motivo más simple: economía de escala. Reducen el margen de beneficio a cambio de vendérselo a muchos más clientes. Además, logran comprar el combustible a un precio más bajo que el resto de competidores o de gasolineras blancas porque compran mucho más. De forma trimestral, semestral o anual, el suministro a sus gasolineras sale a concurso. Se presentan BP, Cepsa, Repsol y otros. Quien ofrezca el producto más barato, se lo lleva.

Alcampo
Vendrás por su gasolina, les serás rentable por tu cesta de la compra.

¿Y qué gana? Asegurarse la venta de millones y millones de litros que, de otro modo, quizá no podría mover desde la refinería. Y no hay nada peor para una multinacional que retener petróleo refinado en su planta. Las empresas que controlan el grifo se pelean por los contratos con los hipermercados porque consiguen vender una gran cantidad de combustible de forma asegurada: es un maná. La competencia hace el resto. Alcampo, Eroski y Carrefour pueden arañarles precios más bajos (no es un monopolio) y colocar su producto (cuya calidad base es alta) en el consumidor final de forma más barata y competitiva.

El otro truco: las gasolineras son lo de menos

Al final, lo relevante de todo el proceso es que Alcampo, Eroski y Carrefour no están tan interesadas en ganar dinero con las gasolineras de marca blanca (no lo son tanto: todas enseñan en su poste quién les está proveyendo, ya sea BP, Repsol o Cepsa: estás comprando el producto de las multinacionales), como en fidelizar clientes. Su margen de beneficio es más alto dentro del hipermercado. La gasolina barata es un cebo para acudir a su gran superficie, entrar y hacer la compra de la semana.

Eroski
Reposte, hágase socio y, ahora, compre su comida aquí. (Imagen: Polycart)

De ahí que si te haces socio de cualquier gran hipermercado, el descuento en la estación de servicio sea aún mayor. Es un incentivo para que, una vez cuentas con las promociones y ventajas de la tarjeta Alcampo/Carrefour/Eroski, optes por sus establecimientos antes que por los de la competencia. ¿La gasolina barata? No tiene nada que ver con su pobre calidad, sino con su carácter reclamo.

Bola extra: no pagas la marca

Y un último detalle. Es cierto que las gasolineras blancas o de hipermercados ajustan el margen de beneficio y, en ocasiones, no aditivan para ser más competitivas. Pero sus precios más baratos no sólo se explican por eso. Entra en juego el factor marca. Gran parte de las estaciones de red son franquicias o abanderamientos: empresas privadas, razones sociales distintas, que compran la marca de BP, Cepsa o Repsol para atraer más clientes. Eso tiene un precio, y es caro: al fin y al cabo, a todos nos inspira más seguridad repostar en una gasolinera oficial que en la de Hermanos Cubero S.A., ¿verdad?

Si no tienes que amortizar esa inversión, puedes vender más barato. Al margen del aditivo.

Imagen | Eduardo Otubo

**Originalmente, el artículo situaba la refinería en Bilbao.*

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio