Compartir
Publicidad

Por qué sacarte una foto con el puño en alto es un problema en EE.UU... Si eres negro

Por qué sacarte una foto con el puño en alto es un problema en EE.UU... Si eres negro
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Desde hace unos días, la opinión pública estadounidense está viviendo una pequeña controversia por una foto que se sacaron varias cadetes de la academia militar de West Point para celebrar su graduación. En ella, las mujeres están vestidas de uniforme y posan delante del barracón de su unidad, y parece una imagen normal y corriente hasta que se aprecian dos cosas: todas tienen el puño en alto y todas son negras.

La foto se tomó en la tradición de lo que se conoce allí como Old Corps, imágenes de los cadetes que se gradúan parodiando el estilo de las viejas fotos de los soldados de la academia en el siglo XIX, y ha generado cierta polémica porque el puño en alto se ha interpretado como un gesto político, y eso está prohibido por las ordenanzas del ejército estadounidense. Y no, el puño alto significa algo totalmente diferente cuando lo hace una persona afroamericana.

¿Qué quiere decir el puño en alto?

El puño cerrado y levantado es un símbolo de solidaridad, resistencia y desafío que empezó a utilizarse con más asiduidad en la década de 1910, por los movimientos obreros. Dependiendo de otros símbolos que acompañen al puño, puede estar relacionado con el comunismo, el feminismo, incluso el republicanismo irlandés, pero siempre con esa idea de resistencia y levantamiento contra la injusticia o la opresión.

En Estados Unidos existe el Black Fist, utilizado por organizaciones pro-derechos civiles, sobre todo, en las décadas de los 60 y los 70, y muy asociado al partido de los Panteras Negras, de inspiración socialista revolucionaria y antifascista, que reivindicaba la independencia y libertad de la comunidad afroamericana en el país, a veces por métodos violentos.

via GIPHY

La imagen más icónica del uso del puño en alto asociado a la lucha por los derechos civiles es la de los atletas estadounidenses Tommie Smith y John Carlos, en el podio de los Juegos Olímpicos de México '68, cada uno con guante negro en la mano. Es un gesto con un alto contenido político que, en el último año, ha sido recuperado por el movimiento Black Lives Matter, que protesta los casos de brutalidad policial contra hombres negros como los ocurridos en Ferguson o Baltimore.

Y aquí está el quid de la cuestión con las cadetes de West Point.

La polémica de West Point

Como decíamos al principio, esas 16 cadetes que se gradúan este año de West Point son todas las mujeres negras, menos una, de la promoción de de 2016 de esta prestigiosa academia militar, una academia en la que las mujeres afroamericanas representan sólo el 1,7% de todos los cadetes. Su foto con el puño en alto fue publicada por el ex soldado John Burk en su blog personal, afirmando que era una muestra de racismo en West Point y que representaba el apoyo de esas jóvenes a lo que Burk describe como "un grupo que es conocido por provocar protestas violentas en varias partes de Estados Unidos, pidiendo la muerte de agentes de policía y llegando tan lejos como pidiendo la muerte de americanos blancos".

Dejando de lado la propia ideología política de Burk, el problema con la foto en cuestión es que las ordenanzas militares prohíben a los soldados hacer cualquier tipo de expresión o gesto con contenido político mientras lleven el uniforme. Por eso, el comité disciplinario de West Point decidió investigar si ese puño en alto era un gesto político y, en ese caso, qué medidas disciplinarias había que imponer. Al final, se desestimó el caso, considerando que la foto mostraba signos de orgullo y unidad, y que no era una declaración de intenciones política.

El tema, no obstante, muestra una problemática social y de percepción que considera que ciertos gestos pueden ser peligrosos dependiendo de si quién los hace es blanco o negro. Sue Fulton, jefa de la Junta de Visitantes de la Academia Militar, había compartido a finales de abril otra foto diferente de las cadetes, y había explicado al Army Times que:

"No habría retuiteado la foto del puño alzado porque soy muy consciente que nuestra cultura ve un puño negro de una manera muy diferente a un puño blanco. Sabía que que era una expresión de orgullo y unidad, pero soy lo suficientemente mayor para saber que sería interpretado negativamente por muchos observadores blancos. Por desgracia, en su juventud y entusiasmo, parece que no se pararon a pensar que podía tener un contexto político, u otro significado más que su propio sentimiento de triunfo".

La misma Fulton había señalado por Twitter que, en los últimos días, había visto comparado el puño en alto de una mujer negra con el nudo de una horca, la bandera confederada y la esvástica, mientras que se consideraba que el puño alzado de un hombre blanco representa triunfo y orgullo.

Cuando un gesto es más que un gesto

En los últimos meses, los gestos hechos en apariciones públicas polr personalidades afroamericanas importantes han sido objeto de gran escrutinio en los medios estadounidenses. El show del descanso de la Super Bowl de Beyoncé fue, por ejemplo, muy criticado desde los ámbitos más conservadores porque, durante la canción 'Formation', tanto ella como sus bailarinas (todas negras) levantaban el puño cerrado.

En un panorama en el que las grandes estrellas de la NBA lucieron, hace dos años, camisetas solidarias con la familia de Eric Garner, un hombre negro que murió asfixiado mientras era detenido por la policía de Nueva York, y en el que periódicamente surgen nuevos casos de brutalidad policial al arrestar a sospechosos afroamericanos desarmados, la sociedad y los medios estadounidenses escudriñan al detalle cualquier gesto hecho por la comunidad negra.

Un episodio de una serie tan familiar y ligera como 'Supergirl' apuntaba este otoño dónde estaba el problema al hacer que su protagonista, Kara Danvers, afirmara en un momento dado que no podía enfadarse en el trabajo porque "a las chicas nos enseñan a sonreír y reprimirlo todo", a lo que James Olsen (que en esta serie es negro) añadía que "no es como si a los hombres negros se les animara a enfadarse en público".

La reacción a la foto de las cadetes de West Point muestra que hay muchos asuntos por resolver todavía en la cuestión racial en la sociedad estadounidense, y si a esa cuestión racial se le une la cuestión de género, los asuntos sin resolver aún son mayores.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio