Compartir
Publicidad

Ante el previsible caos del Brexit, British Airways lo tiene claro: es una empresa española

Ante el previsible caos del Brexit, British Airways lo tiene claro: es una empresa española
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A escasos cuatro meses y medio vista de que Reino Unido certifique su salida de la Unión Europea, las probabilidades de que no exista acuerdo entre todas las partes implicadas crecen. En tal caso, las consecuencias políticas y económicas pueden ser imprevisibles. Numerosas empresas ya trabajan bajo tal posibilidad, y una de ellas, British Airways, está tratando de capear el previsible temporal de una forma peculiar: dejando de ser "british".

¿Qué pasa? Que IAG, el grupo bajo el que opera la aerolínea nacional británica, ha contactado con el gobierno español para permanecer bajo el paraguas de la Unión Europea en caso de un Brexit sin acuerdo. IAG incluye, entre otras, a British Airways e Iberia, y opera nominalmente sobre suelo español. Según revela El País, la empresa desea que el gobierno español convenza a la Comisión Europea de su pertenencia a la Unión Europea.

De este modo, British Airways podría seguir operando con normalidad en el vasto mercado europeo. No se vería afectada por el "no deal".

¿Es así? Hay dudas razonables de que British Airways pueda reclamar su nacionalidad "española" para quedar menos expuesta al caos del Brexit. La Unión Europea establece criterios fijos y estrictos para considerar a una firma cualquiera como "europea". Entre otros, la propiedad y la gestión. La mayor parte del capital de IAG sigue siendo británico, y pese a la sede nominal de Madrid la empresa se dirige desde Heathrow, en Londres.

¿Por qué cambiar? Gracias a los acuerdos comunitarios, todas las compañías europeas pueden sobrevolar suelo europeo sin solicitar permisos previos. También pueden acceder a los espacios aéreos de otros 17 países extracomunitarios (entre ellos Estados Unidos). A priori, esta cuestión debería haber quedado zanjada en las discusiones sobre el Brexit, pero la posibilidad de un "no deal" obligaría a Reino Unido a negociarlo por separado.

Los tiempos se alargarían, lo que iría en detrimento de los intereses de las aerolíneas británicas. Además, Reino Unido también tendría que negociar individualmente con los 17 países.

¿Habrá acuerdo? Debería haberlo. Ni la Unión Europea ni Reino Unido están interesados en una salida abrupta. Sin embargo, la incapacidad de alcanzar acuerdos en asuntos clave, como la frontera de Irlanda del Norte, está poniendo en peligro la posibilidad de acordar cuestiones menores (y al mismo tiempo trascendentales, como la de la aviación comercial). El tiempo ya juega en contra de todos, pero muy especialmente de Reino Unido.

Parte del movimiento brexiteer británico considera que es mejor un "no deal" que un "bad deal". De ahí que haya presionado a Theresa May en asuntos cruciales, quizá bloqueando las negociaciones. British Airways, sin duda, consdera que el peor de los escenarios es la ruptura sin acuerdo. Y de ahí que, quizá, opte por convertirse en Spanish Airways.

Imagen: Pixabay

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio