Resulta que a la gente le sigue interesando el fútbol. Tan sólo había que emitirlo en abierto

Resulta que a la gente le sigue interesando el fútbol. Tan sólo había que emitirlo en abierto
32 comentarios

Cuando Florentino Pérez acudió a El Chiringuito a defender la Superliga, una competición cerrada entre los catorce clubes europeos más acaudalados, lo hizo bajo una premisa simple: el fútbol ya no interesaba a la audiencia. Había que inventar nuevos formatos. Había que multiplicar la oferta de partidos, en especial entre los equipos más poderosos y atractivos de Europa. Pérez apuntó especialmente a los jóvenes, pero la enmienda al sistema era general. El fútbol estaba muriendo.

Era mentira.

Un dato. Casi ocho millones de personas (7.961.000) vieron ayer el primer partido de España en la Eurocopa. El encuentro, disputado frente a Suecia, muy lejos de ser una potencia continental, cosechó un 48,9% del share. Aproximadamente la mitad de los españoles que pusieron la televisión anoche lo hicieron para contemplar a la selección española. Fue el acontecimiento televisivo más seguido del día, muy lejos del segundo (la previa) y del tercero (Pasapalabra, 2.400.000).

Otro dato. Merece la pena contextualizar la cifra. Hace trece años, 6.873.000 personas disfrutaron de la goleada que España endosó a Rusia en su partido inaugural de otra Eurocopa, en esta ocasión la de 2008. Aquella selección saldría victoriosa del torneo, iniciando una racha triunfal que le llevaría a ganar el Mundial y repetir el triunfo en la Eurocopa cuatro años después. Aquella noche nadie podía imaginarlo, pero las expectativas eran más altas que ayer. Pese a todo, España arrastra hoy a más espectadores.

La comparación. Es probable que el España-Suecia de ayer termine el año como uno de los programas televisivos más seguidos de 2021. Sólo si España superara las rondas eliminatorias y llegara muy lejos en el torneo su posición al frente de las audiencias estaría en disputa. El año pasado, el programa más visto fue un episodio de Supervivientes: Express (Telecinco). Aglutinó a 3.700.000 espectadores. La diferencia es abismal. ¿El segundo puesto? También para la selección (3.600.000), aunque en aquella ocasión en un torneo más modesto (la Liga de Naciones).

La clave. ¿Se trata sólo de la selección? Evidentemente. Pero también hay otro factor: todos sus partidos se emiten en abierto. Anoche millones de españoles se reconciliaron con un ritual largamente arrojado a las sombras del pago por visión, participando al unísono en un acontecimiento social. Esta idea de comunidad, de evento compartido, fue lo que catapultó al fútbol a las alturas. Los argumentos de Pérez (la gente ve menos fútbol) no eran falsos; el problema era el diagnóstico.

Lo vimos a cuenta de los jóvenes, el supuesto colectivo perdido que la Superliga aspiraba a recuperar para la causa. Diversas encuestas de consumo ilustran cómo las nuevas generaciones siguen teniendo hambre de deporte, y en especial de fútbol. Sucede que se han topado con innumerables barreras de entrada: desde precios prohibitivos para acudir a los estadios; programas de pago inaccesibles; y un ecosistema impermeable dentro de los equipos. El fútbol se ha replegado sobre sí mismo.

La luz del abierto. Desde que Álvarez Cascos acuñara el famoso "interés general" en la Ley 21/1997, España ha disfrutado de partidos (en plural) en abierto cada fin de semana. Algunos de ellos muy relevantes. La Liga de Fútbol de Profesional disputó la obligatoriedad desde el primer día, al asumir que devaluaba la venta de los derechos televisivos de su competición. La reforma de 2010 mantenía la obligatoriedad, pero rebajaba las condiciones. Hoy Gol emite todas las jornadas un encuentro para todos los públicos, pero nunca de los equipos grandes.

En el camino, otras competiciones se han cerrado, como Segunda o la Copa. La Champions League, incluida antaño en el "interés general" y emitida siempre en abierto al menos una vez a la semana (y siempre para un equipo español) sólo se puede seguir ahora por cadenas de pago. Esto ha provocado que su interés y seguimiento se hunda (0,15% de cuota de pantalla). A corto plazo nada de esto va a cambiar. RFEF, Liga y CDS han aplazado sus recientes planes de extender el fútbol en abierto.

Excepto para la selección. Que sigue arrastrando a millones. Porque es se ve en abierto.

Imagen: Thanassis Stavrakis/AP

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas
Inicio