Compartir
Publicidad

Un rumor falso, dos hombres quemados vivos: los crecientes linchamientos a causa de WhatsApp

Un rumor falso, dos hombres quemados vivos: los crecientes linchamientos a causa de WhatsApp
36 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sucedió en Acatlán, México, a finales del pasado agosto: dos hombres fueron quemados vivos por una turba enfurecida al ser acusados erróneamente del secuestro de varios niños. Detenidos por la policía por un supuesto crimen menor, el rumor se propagó con rapidez por el pueblo, y provocó que una multitud asaltara la comisaría local, extrajera a la pareja y les prendiera fuego tras propinarle numerosos golpes. La historia atormenta a Acatlán, en Puebla, aún hoy.

¿El motivo? Un mensaje en WhatsApp.

El rumor viral. Lo cuenta la BBC en un excelso reportaje sobre el terreno meses después de lo ocurrido: el origen del terrible crimen se encuentra en una cadena de WhatsApp compartida masivamente por todo el país. El rumor hablaba sobre un grupo de secuestradores que, operando a lo largo y ancho de México, asesinaba a niños pequeños para extraerles los órganos. Los cadáveres quedaban posteriormente expuestos con las tripas abiertas.

Cuando Ricardo Flores y Alberto Flores (sobrino y tío) fueron detenidos por la policía, la cadena de WhatsApp se encontraba en su pico viral. Un reducido grupo de hombres se encargó de difundir un crimen imaginario, de enardecer los ánimos, de tocar las campanas del pueblo para convocar a una turba, de recolectar dinero para la compra de combustible y de quemarlos vivos. El rumor se cobró la vida de dos personas en un abrir y cerrar de ojos.

La tendencia. La historia es trágica y escandalosa, pero cada vez más común. El mismo rumor provocó al día siguiente que los vecinos de San Martín Tilcajete, en Oaxaca, linchara a siete hombres (sin matarlos). Dos días después, el drama se repitió en Tula, en el estado de Hidalgo: dos hombres fueron golpeados y quemados vivos por una turba enajenada. Se han registrado fenómenos idénticos en Bogotá y en Ecuador. Todos este año.

En ocasiones, como en Acatlán, los linchamientos fueron retransmitidos en directo en Facebook.

La India. Ningún país ejemplifica el riesgo de las cadenas virales en WhatsApp como la India. A finales de la pasada primavera registró no menos de ocho crímenes relacionados con rumores falsos, todos ellos instigados por multitudes contra personas inocentes. En menos de un año, como se explica aquí, más de una treintena de hombres han sido linchados a causa de falsas noticias compartidas masivamente en redes sociales.

El rol de WhatsApp. Indonesia, Brasil, Myanmar (con el agravante de los crímenes contra la población rohingya), la tendencia es global. Y muy preocupante. ¿Qué puede hacer WhatsApp? No rastrear los mensajes, dado que están encriptados. Desde el verano, todos aquellos reenviados están marcados como tal para el usuario que los recibe. Y sólo pueden compartirse un máximo de veinte veces (excepto en la India, donde se reduce a cinco).

Es un buen comienzo. Sin embargo, es otro gran problema para Facebook, que ya ha visto como las fake news ha destruido su ecosistema informativo (y su prestigio) en Facebook (la red social). En Acatlán, mientras tanto, los instigadores y ejecutores del terrible crimen siguen huidos.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio