Publicidad

¿Se puede practicar la eutanasia a quien no lo ha pedido? El debate sobre Vincent Lambert

¿Se puede practicar la eutanasia a quien no lo ha pedido? El debate sobre Vincent Lambert
31 comentarios

Publicidad

Publicidad

Francia asiste estos días a los últimos coletazos de uno de los debates más divisivos sobre la eutanasia y la muerte digna. La Corte de Casación francesa ha dictaminado que los médicos de Vincent Lambert, enfermero que quedó tetraplégico y en estado vegetativo tras un accidente de tráfico hace once años, pueden desconectarlo de la vida. La decisión llega tras más de una década de pleitos y disputas judiciales entre sus familiares, y de una profunda discusión sobre los límites de la eutanasia pasiva.

Su estado. Lambert no puede hablar, ni tampoco comunicarse por ninguna vía. El accidente apagó algunas funciones de su cerebro, pero otras siguieron funcionando. Respira con normalidad y tiene patrones regulares de sueño, abre los ojos y muestra reflejos básicos, pero no reacciona ante estímulos más complejos y no parece experimentar emoción alguna. No puede alimentarse ni hidratarse por sí mismo, por lo que una máquina realiza la tarea de forma artificial en su lugar.

Vive en estado vegetativo, pero vive, cuestión que ha provocado el enconamiento de sus padres y el de su esposa.

Su voluntad. Es una incógnita. Lambert no dejó por escrito testamento o instrucción alguna. Su esposa, dos de sus hermanos y un sobrino sostienen que manifestó su deseo de ser desconectado en caso de alcanzar un estado vegetativo, pero sus padres y seis de sus hermanos, católicos tradicionalistas, se niegan. Argumentan que Lambert sigue consciente y reacciona emocionalmente a la visita o a las palabras de sus familiares (llegando a aportar supuestas pruebas en vídeo).

El pleito. Se estima que Francia con otros 1.500 pacientes en idéntica situación a Lambert. Lo particular de su caso es la extraordinaria cobertura mediática que ha recibido, gracias al larguísimo proceso judicial entre sus familiares. Su médico, Vincent Sanchez, ha ordenado su desconexión hasta en tres ocasiones durante los últimos seis años. Los recursos de sus padres y los tiempos de la justicia han revertido el proceso siempre. Hasta este verano, cuando la vía legal se ha agotado.

Sólo en 2019 hubo cuatro resoluciones judiciales aprobando y paralizando la desconexión. La última, sumada a otra favorable de la Corte Europea de Derechos Humanos (PDF), permitió a Sanchez iniciar el proceso de desonexión, apagando las máquinas de alimentación e hidratación y sedando progresivamente al paciente hasta su muerte. Los padres han reconocido en un comunicado el principio del fin.

Voces. ¿Quién lleva razón? Los padres y la mayoría de sus hermanos no consideran que Lambert atraviese un estado vegetativo, sino de "discapacidad". La Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, un organismo de la ONU, ha respaldado su opinión hasta en dos ocasiones, logrando cierto recorrido en los tribunales. Multitud de médicos franceses publicaron una carta conjunta en Le Monde rechazando la desconexión.

Argumentan que sus constantes vitales son estables, y que es imposible determinar cuál es su estado de "conciencia". "Decidir por quien no puede expresarse por sí mismo, juzgar que su vida no es digna o no tiene significado, no es ético ni científico", opinan.

Artificial. Su mujer y los especialistas del hospital difieren. Sus médicos han explicado en numerosas ocasiones que el estado de Lambert es irreversible, y que sólo las máquinas prolongaban artificialmente su vida, idéntica opinión a la manifestada por la Asociación Francesa de Cuidados Paliativos. La ley francesa permite la eutanasia pasiva frente a casos de "obstinación irrazonable". Según la Corte de Casación, es el caso de Lambert: no hay razones médicas para prolongar su existencia.

Debate. La mujer de Lambert, su tutora legal desde 2016, ha ganado un caso que moldeará el debate sobre la muerte digna durante lustros. La ausencia de una legislación clara en materia eutanásica (tan sólo existente en un puñado de países) y los claroscuros morales del caso, legítimas consideraciones médicas y éticas mediante, han hecho de Lambert un símbolo. Y también han ilustrado, hasta el final de sus días, la complejidad del debate sobte la eutanasia.

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir