Se vende coche de un asiento capaz de alcanzar los 1.000 km/h. ¿Precio? 9 millones de euros

Se vende coche de un asiento capaz de alcanzar los 1.000 km/h. ¿Precio? 9 millones de euros
6 comentarios

Un coche normal puede alcanzar la velocidad de 200 kilómetros/hora; el AVE realiza viajes a 310 km/hora y un avión surca los cielos a casi 800 km/hora. Bien, pues hay un coche, o deberíamos llamarlo coche cohete, que se mueve a casi 1.000 kilómetros por hora. Lo contábamos en Xataka hace un tiempo, cuando se realizaron varias pruebas de velocidad en 2019. Entonces el vehículo llegaba a duras penas a 800km/h. Ahora, los desarrolladores del Bloodhound, como se ha bautizado, quieren vender el proyecto.

Así es, se vende un coche de un asiento. ¿El precio? 9 millones de euros.

Velocidad extrema. Se trata de un automóvil propulsado por cohetes llamado Bloodhound SLR y construido específicamente para lograr el hito histórico de superar la velocidad de 1.000 millas por hora (1.609,34 km/h). ¿Por qué esta velocidad? Pues porque es el récord establecido por Andy Green, el piloto cazas en la RAF, que logró en 1997 alcanzar las 763,035 mph (1.227,99 km/h). Pero eso no es todo, ha sido el propio Green el que se ha puesto a los mandos de este nuevo vehículo supersónico durante todo este tiempo.

¿Cómo lo consigues? Pues no con un motor de un Seat precisamente. El Bloodhound cuenta con dispositivo EJ200 de Rolls-Royce, el mismo que se utiliza en los cazas Eurofighter Typhoon que comenzaron a surcar los cielos en 2003. En una primera prueba en el desierto del Kalahari en 2019 se alcanzaron las 501 millas por hora (806,28 km/h).

Sus cifras. Con una longitud de 13,5 metros y un peso de 7,5 toneladas, el Bloodhound SSC es capaz de producir 135.000 CV. Para hacernos una idea de lo que supone esta potencia, hablamos de una fuerza de impulso equivalente a 180 coches de la NASCAR, que deberá mover un vehículo de solo seis toneladas de peso. Consigue acelerar hasta los 800 km/h en tan solo 55 segundos, recorre un kilómetro en 3,6 segundos a la velocidad máxima.

El nuevo automóvil ha sido diseñado principalmente utilizando dinámica de fluidos computacional, y es tan aerodinámico como es posible. Algunos de los problemas que ya se han tenido en cuenta incluyen las ridículas 10.200 RPM de las ruedas. Esto es 170 rotaciones por segundo. ¿Y cómo puedes girar a la izquierda a esta velocidad? La empresa contaba que los giros son algo peligrosos hasta el momento.

El proyecto en caída. A pesar de sus impresionantes cifras el proyecto parece haber llegado a un callejón sin salida. A día de hoy se ha gastado todo el dinero que financiaba los progresos para alcanzar el nuevo récord y no se han conseguido los resultados esperados: ni los 1.200 km/h que se querían lograr este año con la compra de un propulsor de la empresa aeroespacial noruega Nammo, ni por supuesto los 1.600 km/h del objetivo final.

"Junto con muchas otras cosas, la pandemia global destruyó esta oportunidad en 2020, lo que dejó el proyecto sin terminar y retrasado por otros 12 meses”, dijo Ian Warhust, jefe del proyecto. "El trabajo debería continuar en los próximos meses para prepar un intento de récord en 2022", decía una publicación en la página oficial de Bloodhound.

La venta. Pero al mal tiempo, buena cara. El Bloodhound se vende ahora por 9 millones de euros. Desde la compañía sostienen que los compradores podrían recuperar su inversión siempre que intenten batir nuevos récords en el futuro, ya que a medida que las metas van consiguiéndose, más venta de patrocinios y derechos se generan y con ello, más capital a corto plazo. O quién sabe, quizás un millonario que no tenga tanto que perder y quiera darse unas vueltas por el desierto con este monoplaza podría ser lo que le hace falta al Bloodhound.

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas
Inicio