Publicidad

Sexo vs. género: la guerra interna entre PSOE y Podemos por definir el sujeto del feminismo

Sexo vs. género: la guerra interna entre PSOE y Podemos por definir el sujeto del feminismo
62 comentarios

Son numerosos los puntos de fricción entre PSOE y Unidas Podemos, las dos fuerzas que conforman el primer gobierno de coalición de la historia de España. Una de los más conflictivos, si bien soterrado durante los últimos meses por otros acontecimientos, es la cuestión del género. Un argumentario difundido por fuentes internas del PSOE ha servido de adelanto hoy a la guerra interna que tarde o temprano afrontará la coalición.

Qué dice. Algunos fragmentos se pueden leer aquí. No se trata de un documento fijando la postura del partido, ni tampoco ha sido difundido por los canales oficiales. Tan sólo es un documento a discutir. Pero uno significativo. En el texto se fija el sujeto del feminismo al "sexo", "un hecho biológico" que determina de forma mucho más clara las desigualdades estructurales que afronta la mujer desde su nacimiento.

Mucho más clara en contraposición al "género", "una construcción social" que convendría "abolir" para lograr la "emancipación de las mujeres".

La polémica. El documento ha sido ampliamente difundido en redes, con reacciones dispares. Es un asunto extremadamente complejo que provoca las brechas más amplias dentro del movimiento feminista. El documento posicionaría al PSOE cerca del "feminismo radical" (radfem), en contraposición a las teorías de género preponderantes en Podemos. El PSOE defendería así un sujeto del feminismo reducido, atado al sexo (cis) y contrario a la autodeterminación de género.

La teoría. Deforma muy resumida, el documento niega un rol dentro del feminismo a las personas transgénero, hombres o mujeres cuya identidad de género difiere de su identidad sexual. Es muy explícito al respecto:

No se trata de cuestionar si una persona se siente hombre o mujer, independientemente de su sexo biológico (...) sino cómo se traslada un sentimiento y su expresión, especialmente cuando no se mantiene estable en el tiempo, al ordenamiento jurídico (...) Estamos en contra de los posicionamientos que defienden que los sentimientos, expresiones y manifestaciones de la voluntad de la persona tienen automáticamente efectos jurídicos plenos.

Son ideas calcadas a las defendidas por las portavoces del "trans exclusionary radical feminism" (TERF), cuyas ideas hemos explicado con detalle en otros artículos. "¿Podría un hombre maltratador señalar que se siente mujer y por tanto no poder ser juzgado el documento?", prosigue el documento, utilizando argumentos torticeros y simplistas. "Las mujeres no son una identidad ni ninguna esencia. No constituyen ningún colectivo. Son más de la mitad de la humanidad", concluye.

Confrontación. Tales ideas chocan con el feminismo interseccional. La feminidad no estaría determinada por el sexo. Miles de mujeres habrían nacido en el cuerpo de un hombre (trans), sin que esto minimice o anule su condición femenina. El choque entre ambas visiones es muy antiguo y se remonta a los años setenta. En esencia, el feminismo TERF niega la existencia de las mujeres trans. Juzga su presencia dentro del feminismo una intromisión, hombres ocupando el espacio de las mujeres.

Todo lo contrario a lo defendido por Podemos.

Las leyes. El argumentario es la punta del iceberg de un conflicto que puede resultar explosivo dentro de la coalición. El Ministerio de Igualdad está en manos de Irene Montero. Y hay dos propuestas de ley, presentadas por Podemos, que abogan por la "autodeterminación de género": la Ley LGBT y muy en especial la Ley Trans. Algunos sectores del PSOE recelan de sus planteamientos. Las fricciones ya fueron objeto de una fuerte polémica durante la elaboración de la Ley de Libertad Sexual.

Qué pide Podemos. La Ley Trans plantea que las personas trans puedan modificar su nombre y sexo en los documentos oficiales sin que medien requisitos médicos. Desde 2007, una persona puede cambiar su identidad sólo tras un informe psiquiátrico favorable y dos años de hormonas. Una barrera muy criticada por la mayoría del movimiento feminista y por las asociaciones trans, pero defendida por parte del PSOE.

En esencia, el debate se resume a una pregunta: ¿quién es una mujer y quién tiene derecho a declararse jurídicamente como tal? El documento del PSOE ofrecería una respuesta muy, muy distinta a la elaborada por Podemos. Y llevaría la mayor brecha interna del feminismo (junto a la prostitución) al núcleo del gobierno.

J.K. Rowling. No se trata de un debate exclusivo de España. Ayer mismo hablábamos de cómo una de las autoras más populares de los últimos tiempos, J.K. Rowling, era rechazada por parte de sus seguidores por sus posturas TERF. El avance de los derechos trans fue uno de los asuntos de campaña más novedosos de las pasadas elecciones, como analizamos en su momento, exclusión del Partido Feminista de IU incluida.

Es un debate importante, si acaso porque parece abocado a disputarse de forma intensa durante los próximos años.

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios