Compartir
Publicidad

Sí, tú también puedes tener tu billete en regla y ser expulsado del avión a patadas como este hombre

Sí, tú también puedes tener tu billete en regla y ser expulsado del avión a patadas como este hombre
Guardar
56 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Compras un billete de avión, te plantas en el aeropuerto a la hora debida, pasas los controles de seguridad, te compras un par de detalles en las tiendas de turno, embarcas, te sientas, te preparas para despegar. Hasta ahí, la rutina habitual de un vuelo comercial. ¿Qué cara se te quedaría si de repente dos policías entraran en el avión, te informaran de que debes bajarte de él y tú, tras negarte, te vieras arrastrado por el suelo?

No es un hipotético: le ha sucedido a un hombre que iba a volar felizmente, o eso creía él, desde Chicago hasta Louisville. Antes de que el aeroplano de United Airlines despegara, dos policías entraron en el aparato, le informaron de que debía abandonarlo, se negó y fue expulsado a la fuerza. Varios pasajeros grabaron el acontecimiento, lo colgaron en Facebook y Twitter y, boom, la historia tornó en viral.

¿Pero cómo es posible que le expulsaran, en primer lugar, si tenía su billete en regla?

Hoy también puedes culpar al capitalismo

La culpa la tiene el "overbooking", también conocido como "oversold" por las compañías aéreas. En Estados Unidos es bastante habitual: dado que el margen de beneficio de un vuelo cualquiera es relativamente bajo (por culpa de los altos costes de mantenimiento y transporte del avión), las empresas necesitan llenar lo máximo posible el aparato. ¿Qué sucede? Que, de media, entre el 10% y el 15% de los pasajeros no aparecen en la cola de embarque.

En Estados Unidos, un país donde su vasta extensión y la carencia de infraestructuras ferroviarias hábiles que sustituyan al avión hace de la rutina aérea algo habitual en la vida de millones de personas, es frecuente que muchos de los pasajeros con billete comprado o reservado jamás hagan acto de presencia. ¿Qué hacen las aerolíneas? Venden un 10% o un 15% más de billetes en relación al número de asientos.

El objetivo es neutralizar la tasa de abstinencia, por así decirlo, y está legalizado por el regulador aéreo estadounidense. De este modo, aunque el 15% de los compradores decidan no ejercer su derecho a viaje, el avión siempre irá prácticamente lleno.

El problema de la teoría salta a la vista: ¿qué pasa cuando el 15% de ausencias previsto por la aerolínea es bastante más bajo? Que hay más personas tratando de subir al avión de las que realmente caben. En ese momento, la aerolínea ejecuta un protocolo en escalada: primero promete una compensación económica a los pasajeros que decidan bajarse del trasto de forma voluntaria; después, si nadie ha decidido aceptar la oferta, los elige por sorteo. Y si aún así se niegan, llaman a la policía.

En caso de duda, niégate siempre, ganarás más

El hombre protagonista del vídeo fue uno de los damnificados por el anterior proceso. United primero ofreció 400 dólares y una noche de hotel, y después 800 y una noche de hotel. Ante la impasividad del público, tiró de matemáticas, y el pobre desdichado de turno tuvo que abandonar el avión. Como se negó y como el "overbooking" es una práctica permitida, la aerolínea hizo lo que siempre hace en esos casos: utilizar la fuerza. De forma torpe, dado que los dos hombres le zarandearon y arrastraron como a un prisionero de guerra.

El hecho de que el acontecimiento fuera grabado es lo que ha provocado que la historia se convierta en viral. Pero es más habitual de lo que parece. Como explican aquí, más de 140.000 estadounidenses se quedan en tierra al año con un billete de avión. Depende mucho de la compañía: mientras unas tienen tasas de "overbooking" del 2%, otras se disparan al 16%. United es de las más adictas a la práctica, con un 10%.

La magnitud del problema y lo vistoso de la expulsión revelan el problema de fondo de las aerolíneas: en su apuesta por maximizar beneficios, están cabreando a un montón de potenciales clientes, y están mostrando que sus cálculos no son tan buenos como cabría esperar.

¿El lado positivo para el pasajero privado de su derecho a volar? Que siempre es mejor negarse que prestarse voluntario: cuando aceptas marcharte del avión, lo haces cogiendo una oferta a la baja de la aerolínea, que busca ahorrar cuantos más costes mejor. Pero si eres rechazado en contra de tu voluntad, la ley establece que la compañía debe indemnizarte con sumas entre dos y cuatro veces por encima del percio original del billete.

Un magro consuelo para el hombre del viral: es doctor y, según parece, perdió varias citas con sus pacientes al día siguiente.

Han salido un par de nuevos vídeos donde se puede ver a Audra Bridges, el pasajero que fue sacado a la fuerza del avión, donde se le observa con el rostro ensangrentado y repitiendo “just kill me, just kill me”, “I have to go home, I have to go home”:

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos