Compartir
Publicidad

Snapchat es el futuro del periodismo aunque aún pocos se hayan dado cuenta

Snapchat es el futuro del periodismo aunque aún pocos se hayan dado cuenta
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Primavera de 2014: abres Snapchat y te encuentras imágenes flotantes de diez, cinco segundos de duración. Todas han sido enviadas por tus amigos. Un selfie, una foto de lo que está cocinando en la sartén, una imagen grupal de varios colegas tomando unas cervezas en un parque. Cierras Snapchat, punto. Verano de 2015: abres Snapchat y en cinco minutos vives en primera persona el referéndum griego, la peregrinación a La Meca y el Mundial de Fútbol Femenino. ¿Qué ha pasado en un año?

Ey, espera, ¿qué es Snapchat?

Definir hoy a Snapchat es una tarea complicada. Cuando nació, lo hizo como una forma de enviar fotos personales a amigos cercanos, o contactos de Internet, de forma rápida y sencilla. Una versión visual de WhatsApp con fecha de caducidad, potenciando lo efímero del mensaje en un medio eminentemente efímero. Hoy comienza a tener poco que ver con ello. Aunque es posible seguir enviando fotos a contactos personales, las posibilidades han aumentado de forma exponencial.

Hoy en Snapchat lo esencial es seguir a cuentas de celebridades, cada vez más metidos dentro de la red social, o a candidatos a las primarias demócratas que están comenzando a comprender el potencial de la herramienta

Antes, Snapchat era un reducto, un círculo privado. Hoy en Snapchat lo esencial es seguir a cuentas de celebridades, cada vez más metidos dentro de la red social, o a candidatos a las primarias demócratas que están comenzando a comprender el potencial de la herramienta, pasando por fotógrafos y, atención, medios de comunicación. La esencia continúa siendo más o menos la misma. Abres la aplicación, te plantas delante de tu lista de tareas pendientes y comienzas a ver imágenes.

¿Y cómo puede algo así cambiar el periodismo?

Porque es una síntesis de todos los medios posibles. Snapchat nace por y para el móvil o la tableta; incorpora material audiovisual de distinto rango, ya sean imágenes, gráficos o vídeos; y además, permite leer textos de forma cómoda y sencilla, generalmente cortos, o responder quizs. Todo ello en un sólo recipiente, deslizando el dedo por la pantalla y perdiendo apenas cinco o diez minutos en cada medio de comunicación. Es útil porque es cómodo y fomenta la lectura y el aprendizaje de forma casi involuntaria y entretenida. Y además, es muy efectivo comunicando.

Un aspecto clave, casi venial al origen del periodismo: los medios vuelven a seleccionar el contenido. Olvida los infinitos enlaces que puedes encontrar en las redes sociales. Detrás de la pantalla hay alguien que ha preparado un lote de información y entretenimiento para ti, y vuelve a ser misterioso y emocionante enfrentarse a él. Pierdes el control, ganas en experiencia. Ah, y es sintético.

Ok, suena interesante, ¿qué puedo encontrar?

De momento, poca cosa. Los medios de comunicación oficiales presentes dentro de la aplicación son escasos. Nuestra recomendación es que no te pierdas ni un sólo día lo que National Geographic te tiene preparado: es muy interesante, tanto a nivel visual como de contenido. También tienes por ahí a Vice, a la CNN o al Daily Mail. Ninguna gran publicación digital o periódico internacional está presentes, por el momento. Todo lo demás son canales temáticos como la MTV.

Esto es sólo una parte de Snapchat. La que encuentras deslizando el dedo hacia la derecha, en la pestaña "Discover". Las historias se renuevan de forma diaria. Son un puñado de ellos, pero quizá sean los únicos que se hayan dado cuenta del potencial real de la aplicación.

¿Y ya está, eso es todo, sólo otra plataforma más?

No. Si hay algo que comienza a caracterizar a Snapchat es el contenido seleccionado por la propia aplicación... creado por los propios usuarios. Más allá de lo puramente personal, Snapchat ha ido recopilando de forma reciente numerosos vídeos e imágenes de una serie de usuarios tratando el mismo tema. Una de las coberturas más singulares fue la del referéndum griego, con griegos explicando (en inglés) a los espectadores qué estaba pasando en su país, qué votaban.

Si hay algo que comienza a caracterizar a Snapchat es el contenido seleccionado por la propia aplicación... creado por los propios usuarios y seleccionado de forma cuidadosa por la propia aplicación: resultado, experiencia directa

Snapchat hace esto de forma casi diaria, ya sea con eventos deportivos de distinta índole o con recorridos turísticos por distintas ciudades del mundo. Lo importante, es contenido puramente amateur, pero no periodismo. Las historias se alargan unos dos o tres minutos, intercalan vídeos, textos e imágenes, además de testimonios, y sirven como relato en primera mano de un acontecimiento concreto. Como dar un paseo con los nativos del lugar sin intermediarios directos.

Su último éxito: La Meca. El mundo musulmán atraviesa el ramadán, y miles de fieles peregrinan a la ciudad santa islámica cumpliendo la tradición. Ningún no musulmán podía saber en qué consistía exactamente lo que sucedía dentro de Masjid al-Haram, la mezquita principal, porque no se le tenía permitida la entrada. Hasta la semana pasada, cuando los propios fieles grabaron y contaron para Snapchat, y por ende para todo el mundo, cómo vivían tan impresionante acontecimiento.

¿Y ese contenido de los usuarios es fiable?

No más que lo que te pueda contar un amigo lejano sobre lo que está pasando en su país en un momento dado. Las historias elegidas por Snapchat adolecen por norma general de contenido: se viven en primera persona y tienen una ventaja sobre cualquier otra plataforma, que es la de trasladar experiencias directas a personas que viven en la otra punta del globo. Pero su valor informativo está limitado precisamente por su carácter amateur. En el referénfum griego se pudo apreciar.

Las historias elegidas por Snapchat adolecen por norma general de contenido: se viven en primera persona y tienen una ventaja sobre cualquier otra plataforma, que es la de trasladar experiencias a personas que viven en la otra punta del globo

Sin embargo, da igual. Lo importante es el formato, no tanto el contenido. Ahora mismo, Snapchat tiene dos canales de crecimiento claros: el contenido creado por sus usuarios, que aporta un valor experiencial altísimo, y el seleccionado por los medios incluidos en la pestaña "Descubre", de momento por desarrollar. La suma de ambos es lo que hace de Snapchat en conjunto una poderosa herramienta para contar lo que está sucediendo en el mundo de forma rápida y dinámica.

Parece muy diferente a lo que era en un principio

Porque lo es, y por ahí Snapchat está empezando a tener problemas. Muchos de los usuarios que utilizan la aplicación no están del todo satisfechos con los cambios que durante el último medio año la empresa está introduciendo. En Business Insider han recopilado algunas de las principales quejas: en rigor, que Snapchat está dejando de ser un juguete para enviarse fotos o vídeos personales, privadas en su mayoría, a otra cosa bastante distinta. "Nadie lee la pestaña Descubre", argumentan.

¿Llevan razón quienes se quejan?

No mucha. En el fondo, Snapchat sigue siendo lo mismo de siempre, solo que mucho mejor. Yo, por ejemplo, abandoné la aplicación por pobre hace un año, y ahora he vuelto. Pero lo primero que descubres al abrirla continúa siendo una cámara mirándote de frente esperando a que saques una foto y la compartas con tus amigos. Las mejoras introducidas no han eliminado de raíz la esencia de la aplicación. Además, ahora se pueden crear historias personales y añadirles vídeos.

Hay algo en lo que sí tienen razón: el proceso de transición de Snapchat se está realizando con algunas lagunas. Por ejemplo, la del contenido patrocinado. No sabemos muy bien siempre cuándo se trata de una historia que merece la pena de motu propio o un anuncio de una empresa.

¿Cuánto tendremos que esperar a que crezca?

Es difícil que lo sepamos, pero ahora mismo pasa por una de las aplicaciones más emocionantes del momento. Y su crecimiento desde que nació, en 2011, ha sido tan impresionante como el de Facebook o Twitter en su día. En esta gráfica de Webpage podemos observar la comparación en datos. El principal hándicap de Snapchat: de momento no ha generado mucho dinero.

Snapchat
Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio