Publicidad

Soy el coronavirus y vengo a tu casamiento: la parálisis pone en jaque a la industria de las bodas

Soy el coronavirus y vengo a tu casamiento: la parálisis pone en jaque a la industria de las bodas
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Con más de 1.200 contagiados por el coronavirus en España y la mirada puesta en Italia, donde ya hay más de 9.000 afectados, el COVID-19 ha motivado nuevas medias excepcionales. Mientras asistimos a una caída continúa de los precios del petróleo y vemos los mercados financieros al nivel de la crisis del 2008, hay otro sector económico que puede resentirse a pocas semanas de comenzar su temporada: la industria de las bodas.

El mercado de vestidos low cost y su alta dependencia de la producción china preocupan a nivel mundial dada la disminución de la oferta que se ha producido por el cierre de las fábricas. La inminente cancelación de bodas, bautizos y comuniones en Italia también inquieta también a las parejas españolas que planean casarse en los próximos meses en zonas afectadas por el coronavirus, como La Rioja alavesa.

Falta de proveedores. La Asociación Americana de la Industria Nupcial ha reconocido públicamente a The New York Times que la crisis del coronavirus ha comenzado a afectarles, especialmente, desde el punto de vista del abastecimiento de vestidos. Para hacernos una idea, el 80% de los trajes que vende el sector proviene de China.

Pero el problema no termina ahí. Las fábricas afincadas en Vietnam o Birmania también están viendo su producción afectada dada su dependencia del mercado chino.

Más consecuencias. Distribuidores mundiales como Asos también han visto reducida su oferta y, actualmente, en su catálogo solo aparecen un total de sesenta vestidos de novia, una cifra muy inferior a la que suelen ofrecer. Debido a que la mayor parte de la oferta de vestidos low cost está bajo mínimos, Rossi Landazuri, wedding planner afincada en La Rioja, afirma a Magnet que "algunas novias que se casan a finales de año o, incluso en 2021, están posponiendo trámites como la compra vestido".

Respecto a los proveedores italianos que abastecen parcialmente a tiendas multimarca, como Luna Novias, afirman que, de momento, los pedidos están llegando en plazo. Aun así, la directora de su tienda en Oviedo, Carmen Molero, prefiere ser precavida: "Por lo que pueda pasar en los próximos meses tanto en Italia como aquí les digo a mis clientas que hagan sus pedidos lo antes posible", explica.

¿Y las celebraciones? Mientras los más de 9.000 contagiados en Italia han llevado al gobierno a prohibir las bodas y los funerales al norte del país, en España, a pesar de haber cerrado colegios en Vitoria y Madrid, por el momento no se contempla ese escenario. No obstante, la actual crisis por el COVID-19 sí está haciendo que algunas parejas de La Rioja se replanteen partes de su boda. Según Landazuri:

"Los más preocupados son aquellos que celebran la boda en la zona de La Rioja alavesa, aquellos que han contratado algún servicio o profesional de Haro o quienes tienen un gran número de invitados del extranjero. Dada la situación que hay ahora con las aerolíneas, hay novios que prefieren esperar un poco más para comprar los billetes de avión e incluso, hay quienes barajan no comprarlos y disminuir el número de invitados que vengan desde fuera de España".

Mejor retrasar. La mayor parte de los seguros de boda no cubren cancelaciones por razones externas a los novios. Es decir, a no ser que se dé un problema de salud grave, un accidente o alguno de los miembros de la pareja fallezca, la póliza no indemniza la suspensión del evento. Precisamente por esta razón y teniendo en cuenta la laguna que existe en los seguros ante epidemias como la actual, desde la Asociación Nupcial Americana recomiendan posponer la celebración antes que cancelarla al completo.

Industria textil. Hace tan solo unas semanas y al hilo de la situación en China, Inditex anunciaba que trasladaba parte de su producción a las fábricas de Marruecos y Turquía. Teniendo en cuenta que el 23% de los proveedores textiles de España están en China y un 11% en Italia, la solución más fácil y directa parece clara: relocalizar la producción en España. Sin embargo, la exportación de la mano de obra que se ha ido produciendo en los últimos 15 años ha dejado a España con un 30% menos de fábricas disponibles.

Imagen: Celia Michon/Unsplash

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.



Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios