A China no le basta con controlar su Internet: ahora quiere censurar cada comentario de la red

A China no le basta con controlar su Internet: ahora quiere censurar cada comentario de la red
60 Comentarios

China está llevando la censura en Internet hasta sus últimas consecuencias. Primero fueron las cuentas baneadas por mostrar su fanatismo hacia algunos idols. Después los usuarios expulsados de las redes por usar jergas juveniles poco convencionales. Los internautas chinos llevan tiempo jugando al gato y el ratón con los censores. Y claro, quien se encuentra en primera línea de batalla son las plataformas, que se esfuerzan en eliminar las publicaciones antes de que el gobierno u otros usuarios puedan verlas.

Básicamente porque son castigadas por dejar que las cosas se les escapen. Los usuarios ahora están preocupados de que la poca libertad de expresión que les queda se erosione aún más. Pero lo van a tener difícil. Ahora China ha propuesto una regulación que requiere que las plataformas revisen todos los comentarios en sus redes.

La nueva ley. El regulador de Internet Cyberspace Administration of China (CAC) publicó hace unos días un borrador sobre las responsabilidades de las plataformas y los creadores de contenido en la gestión de comentarios online. Una parte no ha pasado desapercibida: "Todos los comentarios deberán revisarse previamente antes de publicarse". Básicamente, se ordena a las plataformas que contraten un equipo de moderación de contenido para revisar todos los comentarios y filtrarlos antes de publicarlos.

Pero eso no es todo. El borrador también propone por primera vez en la historia del país que la persona o entidad que sube una publicación también sea responsable de los comentarios que se realizan en ella por otros usuarios. Por eso ahora los influencers están siendo mucho más cautelosos con lo que comparten.

¿En qué consiste? En la revisión de todo tipo de comentarios, desde publicaciones en foros, respuestas, posts en redes sociales o chats en tiempo real. Todos los formatos, incluido textos, emoji, GIF, imágenes, audio y videos, se regirán por este reglamento. Es algo complicadísimo porque normalmente las redes censurarían contenido como un vídeo o una imagen, pero hacerlo de cada comentario en un chat en vivo, que es algo que siempre se ha moderado con poco cuidado, puede ser una tortura.

Uno de los motivos de la nueva actualización pueden ser varios casos en los que han aparecido comentarios en las cuentas de Weibo (el Twitter chino) del gobierno criticando al régimen o señalando mentiras de los funcionarios. Vamos, rechazando la narrativa oficial.

Una carga costosa para las plataformas. Quien lo va a pagar no sólo son los usuarios. Si la nueva ley se aplica de manera estricta, requeriría leer miles de millones de mensajes todos los días. Eso obligará a las plataformas a aumentar drásticamente la cantidad de personal que se dedica a censurar. En Weibo estas medidas de control se aplicaban solo a las cuentas que han violado las normas de contenido, o cuando hay una discusión acalorada sobre un tema delicado, sobre todo comentarios de noticias. Pero la actualización engloba todo Internet. Y claro, censurar cada comentario se traducirá en costes enormes para las plataformas.

Prohibirles hablar de temas complejos. La locura por la censura en China parece no detenerse. Hace poco, en Xataka comentábamos que los influencers chinos ya no podrán hablar de temas complejos a menos que demuestren profundos conocimientos sobre ellos. El Gobierno ha restringido el tratamiento de ciertas temáticas en redes sociales, como la medicina o el derecho, a aquellos creadores de contenido que no acrediten ante las plataformas que tienen una cualificación profesional acorde a la materia, como un título universitario.

A su manera. Se trata de la última retahíla de restricciones que China ha ido lanzando en los últimos años. Desde leyes que prohíben la publicación de contenido que "debilite" o perjudique el liderazgo del Partido Comunista Chino, a otras que otorgan la potestad a la Administración para borrar cualquier publicación que no guste al gobierno.

Un "destierro" digital: Hacerlo se traducirá en la muerte en Internet. A medida que se intensifica la represión online, los riesgos de perder la conexión de forma permanente podrían reducir aún más el espacio de expresión. Ahora China quiere banear para siempre a estos usuarios. El destierro definitivo. El organismo de control chino ya está ordenando a sitios web que eviten que las cuentas baneadas se "reencarnen", como parte de una campaña para fortalecer la censura de Internet del país.

Las personas y las empresas pueden cerrar cuentas por publicar contenido considerado ilegal, como información falsa, pornografía o críticas al gobierno. Pero los usuarios podían registrarse de nuevo. Ahora los operadores deben intensificar la supervisión de las "cuentas en la lista negra" y evitar que vuelvan a nacer, según las últimas directivas.

Temas
Inicio