Compartir
Publicidad
Publicidad

Terrorismo financiero: estas son las posibilidades reales de ganar dinero en bolsa con un atentado falso

Terrorismo financiero: estas son las posibilidades reales de ganar dinero en bolsa con un atentado falso
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A principios de abril ocurrió un extraño hecho en Alemania. Tres bombas explotaron al paso del autobús del Borussia de Dortmund que se dirigía a jugar un partido de la Liga de Campeones. En dicho atentado solo una persona resultó herida, un jugador español del equipo.

El hecho en sí tal y como sucedió no es tan extraño. Ha habido varios atentados en Europa y los terroristas buscan eventos llamativos para aterrorizar a la población. Lo extraño fue cuando se descubrió que el autor del atentado no era un yihadista sino un hombre de 28 años de origen ruso alemán que buscaba beneficiarse de la caída de las acciones en bolsa del Borussia de Dortmund tras el atentado.

La estrategia del terrorista financiero

La estrategia del terrorista era clara. Un día antes del atentado compró 15.000 opciones de venta de acciones del club con vencimiento el 17 de junio. Estas opciones le permitirían vender acciones del Borussia de Dortmund al precio de dicho día hasta la fecha de vencimiento.

Lo que esperaba el terrorista es que las acciones cayeran después del atentado, comprarlas baratas y venderlas al precio acordado por las opciones. Todo beneficio. Sin embargo las acciones no cayeron y además le pillaron bastante rápido. La jugada, afortunadamente, no le salió bien.

Y es que, aunque son un instrumento financiero útil con fines legítimos (por ejemplo para proteger inversiones ante caídas de precio), las opciones sobre acciones permiten ganar dinero cuando una acción cae de precio. Y esto puede tentar a gente para provocar caídas en bolsa. ¿Es el terrorismo una forma certera de lograrlo?

El terrorismo y las caídas bursátiles

Aunque parece obvio que el terrorismo tiene repercusiones negativas en la bolsa, no siempre lo obvio es cierto. Y analizando el pasado podemos concluir que las caídas no tienen por qué ser generalizadas.

El caso más llamativo, obviamente, son los atentados del 11-S. Fueron unos atentados brutales que apuntaban al modo de vida occidental y muy cerca del punto financiero más importante del planeta, Wall Street. Las bolsas cayeron de forma generalizada. Aunque la bolsa americana tuvo que cerrar cuatro días, la Europea cayó dicha semana más de un 10%. Y la americana, cuando abrió, cayó un 11,6% en varios días. Pero como siempre hubo empresas que subieron y otras que se desplomaron (como por ejemplo las empresas aéreas que llegaron a caer un 30%).

11532064963_7ec82294ea_o.jpg

No todos los atentandos son tan brutales como el 11-S. El que vivimos en España el 11-M fue también tremendo, auque a una escala mucho menor. La bolsa de Madrid cayó el día del atentado un 2,18% y al día siguiente un 0,98%. Pero lo que realmente hizo bajar la bolsa fue la victoria del PSOE el domingo, ya que el lunes la bolsa abrío con pérdidas del 4,15%.

A partir de entonces parece que los atentados no han tenido tanta repercusión en las bolsas, seguramente porque aunque terribles, la escala es menor. Los de Londres (7-J) hicieron caer la bolsa de Londres un 1,68%. El atentado de París contra Charlie Hebdó hizo cerrar la bolsa con pequeñas alzas. Es decir, no es fácil predecir el impacto que pueden tener los atentados sobre la bolsa en general. Aunque una cosa es cierta, por sectores sí hay repercusiones.

Cada vez que hay un atentados las empresas de seguridad y defensa suben con fuerza, mientras que las aerolíneas y de turismo bajan. En la subida y caída también influye si el mercado está en ciclo alcista o bajista. Si la tendencia de la bolsa es a caer cualquier noticia espanta a los inversores. Si es a subir, muy gordo tiene que ser el atentado para que los movimientos iniciales no se recuperen en pocos días. El 11-S se produjo justo en un ciclo bajista increíble, el pinchazo de las punto com.

Otras formas efectivas (y no tan malignas) de manipular la bolsa

El terrorista que intentó ganar dinero con las acciones del Borussia de Dortmund tenía otras formas de manipulación de la bolsa mucho menos malignas. Por tanto es raro ver este tipo de motivación detrás de los atentados, a no ser que se alineen con una estrategia general. Pero ni por esas: aunque todavía mucha gente dice que Al Qaeda ganó mucho dinero en bolsa con el 11-S esto fue investigado en profundidad por EEUU y resultó no ser cierto.

La forma más sencilla de manipular el precio de una acción es mediante la propagación de rumores falsos. Si el mensaje logra calar, la acción se moverá en el sentido indicado y se pueden obtener beneficios antes de que haya un desmentido oficial con datos reales. Difundir estos rumores para lucrarse es ilegal, por supuesto. Pero la prisión es de dos años, mucho menos que por cometer un acto terrorista que por ejemplo en España puede llegar a los 40 años.

6280553392_379ce4131c_o.jpg

Ahora bien, hay tanta gente intentado diseminar rumores falsos en foros especializados y redes sociales que es complicado que el bulo cale. Pero desde luego, y aunque hay damnificados (si alguien gana otro pierde), es mucho menos grave que intentar matar a gente para tener un beneficio personal.

Otra opción para sacar dinero de forma fácil en bolsa es contar con información privilegiada. Es una práctica también delictivia pero también bastante habitual. Eso sí, hay que tener acceso a los datos de las compañías antes de que los publiquen y anticipar si la publicación hará subir o bajar la acción, que no siempre es fácil si los datos no se desvían mucho de las previsiones. La serie Billions, por cierto, habla mucho de estas prácticas.

Otra forma de lograr anticiparse a la bolsa es hacer una investigación sobre una empresa fraudulenta y publicarla para hundirla en bolsa. Es lo que hizo Gotham con Gowex, y es a lo que se dedica. Es una práctica legal pero no siempre es fácil lograr acertar. Seguramente tengan información priviliegia de exempleados de la empresa que la venden en lugar de denunciar a las autoridades (y esto sí es un delito).

En definitiva, realizar atentados para ganar dinero en bolsa es de una bajeza moral increíble y además no muy efectivo, a no ser que se logre un impacto muy fuerte. Existen otros caminos delictivos para hacerlo que por supuesto también son inmorales e ilegales, pero el daño es menor y son mucho más efectivos.

Imagen | Dave Center, TheTimeTraveler!, NS Newsflash

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos