Todas las medidas y ayudas contra la inflación cuya continuidad para 2023 está ahora mismo en el aire

Todas las medidas y ayudas contra la inflación cuya continuidad para 2023 está ahora mismo en el aire
44 comentarios

El Gobierno ha decidido prorrogar a perpetuidad una de las medidas antiinflación que mejor está funcionando: la gratuidad de los abonos para viajar en trenes de Cercanías o Media Distancia. Un plan que estaba pensado para tres meses (hasta el 31 de diciembre) pero que ha conseguido bajar considerablemente el IPC y al que ahora se le han inyectado en los presupuestos 700 millones para que siga durante todo 2023. Esta es solo una de las medidas incluidas en el decreto anticrisis con las que el Gobierno pretende contener en 3,5% la inflación provocada por la guerra de Ucrania. Algo que le ha costado de momento 15.000 millones de euros.

Medidas (cómo la rebaja del IVA de la luz o el descuento en la gasolina) que ahora mismo son claves en la economía doméstica de muchas personas y que pueden prorrogarse o no en vistas de un 2023 también inflacionario.

Bono de transporte gratuito. Entraron en vigor el pasado 1 de septiembre y han servido para aliviar los bolsillos de los hogares más vulnerables. De hecho, el balance que hacen desde Transportes es muy positivo: los viajes en Cercanías han crecido un 24% con respecto a 2021, y los traslados en Media distancia han subido un 40%. Incluso se ha observado un cambio de hábitos en movilidad: ciudadanos dejando el coche privado por el transporte público en los últimos meses.

El ahorro en combustible también ha sido considerable. Según datos del Ministerio, se ha consumido 118 millones de litros de gasolina menos y se ha ahorrado 360.000 toneladas de emisiones de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera. El ahorro por familia puede ascender hasta los 1.000€ anuales dependiendo de la Comunidad Autónoma.

Descuento en el combustible. Una de las medidas que se mantendrán hasta diciembre (de momento) es la bonificación del precio de determinados productos energéticos. En concreto, se prorrogan las ayudas de 20 céntimos por litro de carburante a todos los ciudadanos. El descuento ha permitido relajar el precio de la gasolina y el gasoil cuando su precio era desbordante (rozando los 2 euros el litro). Pese a ello, no evitó que llenar el depósito en verano costara entre 16 y 23 euros más que hace un año, siendo el mes de agosto el más caro de la historia.

Rebaja del IVA de la luz. También con tal de contener la crisis energética, el Gobierno rebajó el IVA de la factura de la luz del 10% al 5%. Tal y como comentábamos en Xataka, el ahorro final depende de múltiples factores como del tipo de tarifa que tengamos contratado, pero según nuestros cálculos la diferencia es de unos pocos euros. Si tenemos en cuenta un consumo medio de unos 250 kWh al mes y una potencia de unos 5,5kW, representaría al año poco más de 50 euros (unos 4 euros al mes). Eso sí, si volviéramos al 21%, la diferencia sería de unos 15 euros.

Ayuda directa de 200 euros. Este cheque está destinado a las rentas bajas como una forma de frenar la gran pérdida de poder adquisitivo que viven las familias ante el aumento de los precios. Consiste en un pago único de 200€ para desempleados, asalariados y autónomos. Eso sí, solo tiene acceso al cheque quien tenga bajos ingresos (menos de 14.000€ en 2021 por unidad familiar) y patrimonio (inferior a los 43.196,40€, descontada la vivienda habitual). También se exige que tengan una residencia legal y que hayan vivido en España durante el último año. La ayuda le ha costado al Gobierno 540 millones y se espera beneficie a 2,7 millones de personas.

Tope al IPC en la subida del alquier. Durante 2022 las subidas del IPC han sido enormes, una tendencia acelerada por la inflación. Este septiembre se situó en el 9% y en agosto se llegó al 10,5%. Para frenar el gran impacto a los inquilinos, el Gobierno estableció un tope temporal del 2% en la subida del precio de los alquileres cuyos contratos estén sujetos a la evolución del IPC. Esto quiere decir que un alquiler de 800€ puede subir como máximo 16 euros mensuales (192€ al año). Con un alquiler de 1.000 euros, la renta subiría 20€ (240€ al año).

Esta medida en un principio se iba a mantener hasta el 30 de junio de 2022, pero el Gobierno ha prorrogado este límite hasta finales de diciembre por razones obvias. Para que os hagáis una idea de cómo estábamos antes de la nueva ley: el incremento medio de los alquileres en febrero fue de 53 euros más al mes, como consecuencia de la subida al 7,6% en el IPC.

Otras medidas. Entre otros planes que se mantendrán hasta el 31 de diciembre, pudiendo extenderse también a perpetuidad o durante todo el 2023, están la prohibición del despido objetivo indemnizado con 20 días por año trabajado y mandato de mantenimiento del empleo para las empresas que acudan a los ERTE y el aumento del 15% del Ingreso Mínimo Vital y de las pensiones no contributivas de jubilación e invalidez. Protecciones que se espera beneficien a más de 800.000 hogares, según el Gobierno.

Por otro lado, se extenderá el bono social eléctrico, que ayuda a 600.000 familias y se mantiene la rebaja del impuesto especial a la electricidad al 0,5% y suspensión del impuesto a la generación eléctrica. Por otro lado, seguirá vigente la congelación del precio de la bombona de butano en 19,55 euros hasta final de año.

La hoja de ruta del Gobierno. Tal y como comentábamos en este otro artículo de Magnet, las ayudas antiinflación empezaron a llegar después de que el PSOE se descalabrase en las elecciones andaluzas y también ante el descontento de las familias que han perdido poder adquisitivo durante los últimos meses y que tienen que hacer frente a un incremento de la cesta de la compra. Porque ha quedado claro que la inflación está tomando tal impulso que no sólo basta con aplicar medidas energéticas. El Gobierno ya está prácticamente obligado a seguir con el plan durante bastante tiempo. Al menos, hasta que el mal tiempo amaine.

Imagen: GTRES

Temas
Inicio