Compartir
Publicidad

Todas las ocasiones en las que la televisión española entrevistó a maltratadores y violadores

Todas las ocasiones en las que la televisión española entrevistó a maltratadores y violadores
28 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La Manada ya está en la calle. El auto de libertad provisional publicado la semana pasada ha permitido que los cinco condenados por "abusar" sexualmente de una mujer durante las fiestas de San Fermín de hace dos años salgan de la cárcel. Lo han hecho a escasas semanas vistas de que se cumpla el periodo máximo de dos años que la ley estipula para la prisión provisional, un periodo prorrogable por la mitad de la pena que los jueces han decidido suspender (no sin polémica).

¿Y ahora qué? Por el momento, los cinco miembros de La Manada tienen que firmar regularmente en los juzgados, y tienen prohibido acercarse a Madrid (municipio donde reside la víctima). Dado que existe condena (nueve años de cárcel para todos ellos, una pena menor a la exigida por la Fiscalía y amparada en la negativa de los jueces a sentenciarles por "agresión sexual"), queda esperar la resolución de los recursos. En primera instancia, los presentados ante el Tribunal Superior de Navarra. Se espera que obtenga un veredicto a la vuelta del verano, pero es incierto.

Posteriormente, con toda probabilidad, la causa irá al Supremo, que tendrá en su mano o bien mantener o revisar la condena o bien absolverles. Dada la longitud del proceso es probable que La Manada pase alrededor de un año fuera de la cárcel, lo que ha espoleado toda clase de especulaciones sobre su posible aparición en los medios de comunicación (además de una indignación popular palpable). ¿Podría La Manada terminar en un plató de televisión?

Es la pregunta que ha circulado por WhatsApp durante el pasado fin de semana, y que ha alcanzado a otros medios. Huelga decir que cualquier entrevista a La Manada, especialmente si se emite por televisión, sería explosiva: el clima social, en pleno auge del feminismo y en plena concienciación social sobre los casos de violencia de género y abuso y acoso a las mujeres, es delicado. Y tanto la sentencia como su puesta en libertad ya han motivado manifestaciones y protestas.

Pero es una pregunta legítima, porque esconde cierta probabilidad. A esta hora ningún programa de televisión ha confirmado o desmentido que busque una entrevista con algún miembro de La Manada (o con todos ellos). Pero hay precedentes en la historia de la televisión española como para pensar que puede darse. Estos son algunos ejemplos de violadores, homicidas o maltratadores (confesos o no) entrevistados por gloria del espectáculo.

El marido de Juana Rivas

Un caso de particular proyección mediática poco antes de que la sentencia de La Manada ensombreciera a la agenda pública. Juana Rivas, una mujer obligada por la justicia a entregar a sus hijos a su padre, sobre el que se cernían acusaciones de violencia doméstica y maltrato, acudió a los platós a explicar su versión de los hechos. Lo popular de la causa (y lo enconado de los argumentos) provocó que las televisiones se pelearan por obtener también el testimonio de su ex-marido.

Lo consiguieron. En agosto del año pasado Francesco Arcuri acudió al plató de Telecinco, dentro de El programa del verano. La entrevista tomó el tono habitual de los programas de la cadena, y la primera pregunta de Joaquín Prat fue: "Le voy a preguntar a bocajarro: ¿Es usted un maltratador?".

El violador de La Verneda

Con 17 violaciones a sus espaldas (y otras 40 tentativas), el violador de La Verneda salía de prisión en mayo de este mismo año. Había acumulado dos décadas de encarcelamiento, y lo célebre de su caso provocó que diversos medios de comunicación acudieran a la salida de su prisión para hablar con él. Algunas de sus palabras: "Los programas de rehabilitación son efectivos, si uno quiere. Y yo lo he logrado (...) Hay que ver con el tiempo si es efectivo o no".

Su regreso a la vida pública fue recibido con cierto escándalo. Más de 400 personas protestaron por su llegada en su barrio de origen en Barcelona. Su habitual consumo de drogas y los dudosos informes de instituciones penitenciarias sobre su rehabilitación contribuyeron a el elevar interés por el caso.

El asesino de Sandra Palo

Conocido como "El Rafita", Rafael García Fernández contaba con 14 años cuando fue condenado por el secuestro, la violación y el asesinato de Sandra Palo, uno de los casos de violencia machista más mediáticos de la España de principios de siglo XXI. Años después y ya en libertad merced a su breve internamiento en un centro de menores, Telecinco publicó una entrevista robada en la que no manifestaba su arrepentimiento y acusaba a la madre de la víctima de buscar un espectáculo mediático.

"¿Arrepentido? Me arrepiento por una parte no por otra, ¿por qué voy a estar arrepentido y voy a tener mi conciencia manchada si yo no he hecho nada? El único mal que he hecho ha sido estar allí y no ir a denunciarles", explicaría en La Noria. La sentencia dictaba lo contrario.

El vídeo "oculto" de Miguel Carcaño

Pocos casos han concentrado la atención de los medios del corazón como el asesinato de Marta del Castillo. Sus particulares circunstancias (y la ausencia del cadáver) han provocado que aún hoy todo lo relacionado con el crimen siga siendo objeto de interés mediático. Y pocas piezas son tan preciadas como Miguel Carcaño, el asesino de la víctima. Dado lo imposible de acceder a una entrevista personal (sigue en la cárcel), Espejo Público reveló el año pasado un vídeo "oculto" en el que se aprecia a Carcaño reconstruir el crimen.

Se trata de vídeos producidos por orden judicial con objeto de reconstruir el asesinato. En ellos participa el propio Carcaño. Se realizaron en 2009 pero no fueron publicados por los medios hasta casi una década después. Es lo más cercano a una entrevista al asesino.

La entrevista a "El Cuco"

A quien sí lograron entrevistar fue a "El Cuco", integrante del trío criminal que terminó con la vida de Marta del Castillo pero que, al ser menor de edad y haber tenido una participación lateral en el asesinato, ha podido esquivar la prisión. Tanto Telecinco como Antena 3 (de nuevo mediante Espejo Público) lograron hablar con él. En una de las ocasiones, en plena calle, con el sujeto muy nervioso (y con la cara tapada) y tras una supuesta agresión al reportero.

El producto audiovisual final es particularmente estridente. Con anterioridad, La Noria de Telecinco había logrado entrevistar en plató y en exclusiva a su madre. "El Cuco" y su familia ha sido el criminal al que más se han acercado los medios de comunicación desde la muerte de Marta del Castillo.

Ortega Cano tras el atropello

En mayo de 2011, el popular torero José Ortega Cano perdió el control de su vehículo en una carretera aledaña a Sevilla, invadió el carril contrario y chocó contra otro vehículo que venía de frente. Ortega Cano triplicaba la tasa de alcohol permitida en sangre. El accidente provocó la muerte del segundo conductor, lo que causó gran escándalo público y una condena por homicidio imprudente para el torero. Pasó un año en la cárcel, obteniendo la libertad a mediados de 2015.

Dado el perfil público de Ortega Cano, un hombre más conocido por sus apariciones en la prensa del corazón y su relación con Rocío Jurado que por sus labores profesionales, era cuestión de tiempo que reapareciera en los platós de televisión. Lo hizo de la mano de María Teresa Campos en Qué tiempo tan feliz, también en Telecinco. La entrevista fue un auténtico lavado de cara del torero, con tintes lacrimógenos y con referencias a su particular via crucis tras la muerte de Jurado.

El violador de Pirámides

En julio de 1997 la policía detenía, tras años de investigaciones, al violador de Pirámides. En sus archivos figuraban más de 140 agresiones perpetradas a lo largo de ocho años alrededor de Madrid, cifras con poca comparación en la reciente historia de España. Veinte años después, el condenado salía de la cárcel, y todos los medios de comunicación aprovechaban su reinserción para publicar decenas de entrevistas en primera persona. Desde La Sexta hasta El Español.

La particular inclinación del violador para hablar de sus motivaciones y sus experiencias, lo mediático del caso dos décadas atrás y el particular clima mediático en torno a los abusos y acosos sexuales provocaron que su salida de la cárcel se convirtiera en una mina para todos los medios. Lo lejano de los hechos provocó que el escándalo fuera recibido con escasa polémica.

Un maltratador anónimo en Salvados

El perfil de las entrevistas, y de los programas interesados en ellas, ha sido variado. También en producciones alejadas del sensacionalismo rosa se han emitido conversaciones con maltratadores o violadores confesos. Es el caso de Salvados: en 2016, Jordi Évole dedicó un largo episodio a la violencia de género, culminado con la entrevista a un maltratador anónimo (de espaldas, voz distorsionada) que causó cierto revuelo en las redes sociales.

"Hay cosas que todavía sigo cometiendo, descalificaciones, insultos. Me considero machista, lamentablemente", explicaría el hombre. En este caso, Salvados buscaría un perfil más explicativo: el programa intentaba descifrar por qué se produce la violencia machista, acudiendo a la principal raíz del problema (el maltratador). De ahí que la producción se terminara distanciando de otras entrevistas y programas más centrados en el espectáculo y en los casos muy mediáticos.

El propio abogado de La Manada

Durante los últimos meses, el abogado de La Manada ha tenido diversas apariciones en los medios de comunicación. Por un lado, es un procedimiento normal: en casos judiciales son los defensores quienes actúan de portavoces de los acusados (o en el caso que nos ocupa, de los sentenciados). Por otro lado, el carácter confrontativo de muchos entrevistadores ha convertido las intervenciones de Agustín Martínez en una mina permanente de escándalo público y titulares.

Esther Palomera en Telecinco, por ejemplo, aprovechó su entrada en directo para espetarle: "Tengo derecho a discrepar de una sentencia que me parece indigna. Me produce bochorno e indignación porque han abusado sexualmente de una mujer". Poco antes, Martínez le había acusado de irresponsabilidad profesional al dar por sentado que los hombres de La Manada eran violadores (sin sentencia firme). En otros programas sus apariciones han sido igualmente controvertidas.

El padre de "El Prenda"

Quizá el ejemplo más evidente de la disponibilidad de los medios a convertir la sentencia de La Manada en un espectáculo sea la entrevista que En el punto de mira, un programa de Cuatro, obtuvo con el padre de "El Prenda", uno de los acusados. En un programa dedicado a la materia, un reportero viajaba al barrio de varios de los integrantes de La Manada, y obtenía los testimonios tanto del progenitor como de otras personas cercanas a los condenados.

En todos los casos, las palabras exculpaban a los sentenciados y disparaban hacia la culpabilidad de la víctima: "El tropiezo no lo tuvo él, él y los cinco amigos, lo tuvo ella. Ella es la culpable. Los niños son muy chulos, fue ella la que fue a buscarles". Es quizá el programa que más se ha acercado al entorno de La Manada y el que más proyección ha dado a los argumentos personales de su defensa (más allá del caso jurídico). Un aperitivo de lo que podría estar por venir.

Y, claro, la propia Manada

Era de prever que la salida de la cárcel de los cinco sentenciados por abuso sexual concentrara a una multitud de cámaras y reporteros. Las sucesivas y esporádicas apariciones públicas de La Manada han causado el mismo efecto. Tanto en la cárcel como en los juzgados (a los que deben acudir con regularidad para firmar, como así estipula su libertad provisional) ha sido posible encontrarse con los condenados y con decenas de medios tratando de hablar con ellos.

No es descabellado pensar, dados todos los precedentes, que los medios están buscando al mismo tiempo una entrevista reposada, en un plató con alguno de ellos.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio