Trazamos tantos brotes laborales como sociales. Pero apenas representan el 3% de los casos totales

Trazamos tantos brotes laborales como sociales. Pero apenas representan el 3% de los casos totales
5 comentarios

¿Dónde nos estamos contagiando? Un año después del inicio de la epidemia seguimos sin conocer respuestas precisas. Contamos con ciertas vaguedades: sabemos que los contagios son más probables en espacios cerrados y poco ventilados, allá donde pasamos largas horas con otras personas charlando o comiendo sin mascarilla. Pero también sabemos que la trazabilidad es errática. Lo vimos hace algunos meses. Si las "reuniones sociales" representaban el 50% de los "brotes" era porque...

Sólo estábamos mirando allí.

Nuevos datos. Los ofrece la Comunidad de Madrid, la tercera de España por población y una donde el estudio serológico del Ministerio de Sanidad apunta a un mayor porcentaje de la población contagiada desde marzo. Ayer por la noche publicó por primera vez su registro de "brotes" y los contagios asociados. Es una información interesante no tanto por el número absoluto (unos 13.000 casos repartidos en 1.500 brotes, unifamiliares o colectivos) sino por el lugar donde se han registrado.

A la cabeza aparecen las situaciones "sociales". E inmediatamente detrás las "laborales".

En cifras. Las reuniones familiares o sociales, un paragüas amplio que podemos traducir por "el ocio", son acreedoras de 265 brotes desde finales de junio, fecha de inicio de la serie. Los laborales, con 249, no quedan muy atrás. Se trata de una actualización bastante sustancial respecto a los datos ofrecidos por el Ministerio (donde el peso del entorno familiar o social era mucho más agudo) y respecto al discurso (y las restricciones) enarbolado por las autoridades, con mucho peso en las actividades de ocio.

El problema. ¿Misterio resuelto, no, nos contagiamos tanto comiendo con los amigos como yendo a la oficina todos los días? Puede parecer una conclusión evidente, intuitiva, pero debe ser tomada con extrema cautela. La razón radica en la "base muestral", por así decirlo: los brotes registrados por la Comunidad de Madrid y sus contagios asociados no superan el 2,8% de los totales identificados por la consejería de Sanidad desde el comienzo del verano. Una fracción ridícula de los 480.000 contagios conocidos y cuyo origen, en su gran mayoría, desconocemos.

Limitaciones. Si podemos extraer una conclusión rotunda sobre estos datos es que trazar es complicadísimo cuando la epidemia está tan extendida. Los países que han aplicado una estrategia CovidZero, como Australia o Nueva Zelanda, han podido hacerlo porque la cadena de contagios era conocida al ser diminuta (cerrando una ciudad por una veintena casos). En cuanto se descontrola, ni siquiera estudiantes-modelo de la epidemia, como Japón, son capaces ya de trazar a gran escala.

Esto relataba The Japan Times sobre lo sucedido en algunas prefecturas de Japón a finales de enero, en boca de los encargados del rastreo:

"Tenemos a tantas personas dando positivo por coronavirus que nos lleva toda una vida trazar el historial de contactos de cada una de ellas, lo que amenaza con retrasar nuestras otras responsabilidades" (...) El virus está ya tan expandido que alrededor del 60% de infecciones en la prefectura se han juzgado imposibles de trazar durante las últimas semanas. "Los contagios están ya tan expandidos que el tipo de trazado tan agresivo que solíamos hacer ya no tiene sentido".

Aquí, aún más. Si esto sucede en Japón, muy por debajo de los 100 casos de incidencia acumulada durante casi toda la epidemia, qué podrán contar los rastreadores españoles, con más de 40.000 casos diarios en el pico de la epidemia. El problema es tan agudo que a principios de julio, cuando Sanidad declaraba poco más de 12.000 contagios al día, el 50% de los afectados desconocía haber tenido contacto alguno con alguien que hubiera dado positivo. Literalmente estamos caminando a ciegas.

Los datos de rastreo y brotes, por tanto, son muy limitados, y no sirven para grandes conclusiones. Por más que parezcan intuitivos: reuniones sociales, trabajo, centros sanitarios y viviendas unifamiliares se reparten los brotes en Madrid. Aunque las medidas parezcan sólo encaminarse hacia una de las cuatro categorías.

Imagen: Fotogramma/ABACA/GTRES

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas
Comentarios cerrados
Inicio