Compartir
Publicidad

9 motivos por los que la campaña electoral de Vox es la mejor de nuestra historia

9 motivos por los que la campaña electoral de Vox es la mejor de nuestra historia
27 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Al contrario que otros países europeos, la extrema derecha tiene poco recorrido en España. En parte porque el PP, como gran partido unificado de la derecha, deja poco espacio a nuevas propuestas, con la notoria excepción de Ciudadanos. En parte porque la mayor parte de los partidos de ese espectro ideológico rayan lo extravagante, cuando no lo directamente friki. Es el caso de Vox, cuya breve historia no le ha granjeado victoria electoral alguna, pero sí algunas de las mejores campañas de promoción de siempre.

Sí, Vox nos está legando los más fantásticos momentos de las últimas dos semanas. Qué decimos: del último año. Desde su ruidosa irrupción en nuestro pequeño panorama mediático, que no en nuestra política a efectos prácticos, Vox y sus principales líderes han optado por campañas agresivas en redes sociales, a falta de presencia en medios generalistas. El resultado de juntar a la extrema derecha con el poder masivo y chanante de Internet ha sido, como cabría esperarse, un éxito absoluto y total.

Hemos recopilado sus momentos más gloriosos. Empezando por...

1. Las papeletas con la bandera de España

El más reciente. Santiago Abascal, líder de la formación derechista, irrumpió en Internet de forma altiva: sus papeletas serían las únicas que llevarían la bandera de España, señal inequívoca de que ellos y sólo ellos son los garantes de la unidad de la patria y del nacionalismo español. La propuesta era audaz y brillante... pero también, a priori, ilegal, como la ley electoral estipula. Según esta, los símbolos nacionales no se pueden emplear ni en la cartelería ni en la propaganda electoral de campaña.

En consecuencia, fueron secuestradas.

Vox, en respuesta a tan grave acción de la Junta Electoral, tiró de manual: alguien no tenía interés en que la formación, de reciente constitución, pusiera de manifiesto la escasa españolidad de los otros partidos. Lo interesante es que, al final, Vox tenía razón. Al parecer, el Tribunal Supremo ha liberado hoy los sobres españoles.

2. La rueda de prensa ficticia de Abascal

Al igual que en otros momentos de tensión nacional e internacional, el Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, inició una ronda de entrevistas con los principales líderes políticos de la oposición tras la declaración de independencia del Parlament de Cataluña. Allí acudió Pedro Sánchez, otras fuerzas políticas con representación parlamentaria, Pablo Iglesias y Albert Rivera, cabezas de lista de las dos formaciones que entrarán con fuerza en el Congreso. ¿Vox? No fue invitada, al no tener ni representación ni previsión de.

¿Qué hizo Santi Abascal? Sencillo: se inventó una rueda de prensa tras su reunión con Mariano Rajoy y la subió a YouTube. Fue un ejercicio de ficción cinematográfica maravilloso. Abascal, ataviado con un impecable traje, departió con la inexistente prensa sobre su modelo de estado y se presentó al pueblo español como un estadista de altura. Un corto soberbio, de Goya, con un guión brillante:

La unidad de España ni se vota, ni se negocia, ni se suplica. Se defiende. Con la ley. Pero con toda la ley. Por tierra, mar y aire.

3. El padre de Monedero, en Vox

De Vox conocemos pocas propuestas concretas, pero sí muchas acciones propagandísticas. El partido se ha especializado en llamar la atención de todos los rincones de la red, estrategia lógica dada su nula presencia en la prensa generalista. Eso incluye captar militantes que puedan suponer un shock. Nada mejor que el padre de Juan Carlos Monedero, ilustre apoyo de Podemos y reconocido izquierdista, para trollear a la formación morada: el propio Abascal se encargó de los honores de la presentación. Monedero, de este modo, tendría a un segundo familiar/amigo en Vox tras... Carmen Lomana.

4. Lomana, candidata a "cerrar el Senado"

En efecto, una de las personalidades públicas más reconocidas dentro de la prensa del corazón, particularmente famosa por su elitismo y su fortuna, es la principal baza electoral de Vox para el Senado. Es la número 3 de la lista, pero importa poco: el Senado funciona con listas abiertas, de modo que tiene posibilidades de salir, aunque sólo sea por su proyección pública. Su presentación no pudo estar más en la línea de Vox. Lomana no se presentaba al Senado, sino "a cerrar al Senado". Pidió su opinión a Twitter.

5. Risas enlatadas: para Vox aún son válidas

Nos remontamos algo en el tiempo. Nuestro clima político ha anulado virtualmente la campaña electoral: los telespectadores, lectores y usuarios de Internet vivimos en un permanente estado de campaña a lo largo de los doce meses del año. Dado que en 2015 hemos contado ya con cuatro elecciones distintas (y aún nos quedan las del domingo), la campaña constante, siempre en movimiento, se ha llevado al extremo. ¿Para qué resumirnos a estas dos semanas cuando Vox nos ha regalado grandes vídeos con anterioridad?

Véase este para las andaluzas de la pasada primavera (qué lejos quedan).

Pocos han manejado los resortes de la comunicación política como Vox (?). En un vídeo digno de las mejores cortinillas de Power Point y Movie Maker, Vox se presentaron a todos los andaluces con el anterior vídeo. Corrupción, comunistas e indecisos: todos ellos palidecen ante la claridad de ideas de Vox. Aunque sus dotes como editores audiovisuales sean algo más limitadas.

6. Homosexuales arrojados desde la Giralda

Seguimos en Andalucía, campaña electoral autonómica en la que Vox se perfiló como un auténtico titán de la viralidad. El surgimiento de la fuerza política derechista ha coincidido, aproximadamente, con el de Podemos, cuyas posiciones ideológicas se encuentran en sus antípodas. Como es natural, Vox arremetió contra Podemos en cuanto tuvo la oportunidad. En Sevilla, a raíz de una supuesta expropiación de la Giralda, tanto el candidato autonómico como Abascal grabaron el siguiente alegato en contra de Podemos.

Teresa Rodríguez, candidata de Podemos, respondió en Al Rojo Vivo.

En una vuelta de tuerca a la política familiar de Vox, de repente el partido, contrario al matrimonio homosexual, se erigía en el principal defensor de los homosexuales, ante el improbable escenario de ser arrojados desde la Giralda precisamente por un partido que sí se ha manifestado en favor de los derechos LGBT. ¿Cómo llegaba Abascal a tal pirueta argumental? Uniendo los destinos de Podemos e Irán en un mismo proyecto, describiendo un mundo futuro, en caso de que ganara Podemos, parecido a Arabia Saudí.

No quedó ahí. Vox, en otro ejercicio de ficción audiovisual, recreó una Andalucía 2018 dominada por el integrismo islámico tras la victoria de Podemos.

7. La guía de voto para hacerlo bien

Está bien, no es una idea estrictamente de Vox, pero es demasiado irresistible como para no incluirla aquí. Surge de Hazte Oír (¿os acordáis de ellos?), y es el mejor modo para definir tu voto en torno a los valores tradicionales y católicos de la organización, compartidos casi al completo con Vox. ¿Derecho a vivir? Sólo puedes contar con Vox. ¿Familia natural? Ídem. ¿Unidad de España? Bueno, aquí también con Ciudadanos. Pero como en todos los demás aspectos no cumplen... la solución es sencilla. Vota Vox.

8. La toma de Gibraltar, en directo

Regresamos a Andalucía. Fue, de algún modo, el bautismo de fuego de Santiago Abascal al frente de la formación (en las europeas el candidato y la cara visible del partido fue Vidal-Quadras). Al igual que en el caso de la Giralda, los principales miembros y candidatos del partido en Andalucía optaron por trasladarse al conflictivo lugar de los hechos para mostrar sus reclamaciones y reivindicaciones. En este caso, Gibraltar. En un vídeo donde el vídeo es casi tan protagonista como los propios miembros de Vox, observamos las reivindicaciones clásicas del nacionalismo español en torno a Gibraltar. A pocos metros de distancia.

9. Y una entrevista falsa con Jordi Évole

En el colmo del surrealismo encontramos la pieza que cierra este breve listado. Se trata de una mezcla de gran parte de los elementos anteriores: ficción cinematográfica (?), el padre de Monedero y un peso desproporcionado del vídeo y de las propuestas llamativas para obtener espacio mediático. Tras la rueda de prensa ficticia en la Moncloa llega: la entrevista que nunca tuvo lugar con Jordi Évole. Imitando el acabado estético de Salvados, Vox produjo el siguiente vídeo featuring, de nuevo, a Santi Abascal.

Utilizando a un doble y poniendo una hilarante cabeza parlante haciendo las veces de Évole, Abascal responde preguntas que no van dirigidas a él en compañía del padre de Monedero. Una obra maestra de la comunicación política.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio