El cine se ha llenado de escenas post-créditos: cómo Marvel las convirtió en un gran reclamo de marketing

El cine se ha llenado de escenas post-créditos: cómo Marvel las convirtió en un gran reclamo de marketing
22 comentarios

Desde la invención del séptimo arte, si hay una cosa que nos ha servido como señal de que una película había terminado eran las escenas de créditos. Ese momento en el que se encienden las luces de la sala y te levantas mientras limpias tus pantalones de los restos de palomitas que se han deslizado por accidente. Hoy en día, sin embargo, películas como Eternals o Spider-Man: No Way Home son una prueba de que las escenas post-créditos se han convertido en una parte extra y esperada de la experiencia cinematográfica moderna.

Que el espectáculo aún no ha terminado.

Pero a pesar de lo presentes que parecen ahora esas secuencias, esta obsesión es en realidad un fenómeno bastante reciente. No hay duda de que las películas de superhéroes son las responsables de esta tendencia. Se han convertido en un pilar de los éxitos de taquilla. Pero, ¿son en realidad una herramienta de marketing cínica o el arma secreta del cine?

Las escenas post-créditos han estado presentes en las películas durante décadas: al final de Los incorregibles albóndigas de 1979, un personaje se despierta en su cama en medio de un lago, pero han ido en aumento en los años recientes. Han aparecido guiños o escenas para decirte: "Tranquilo, el mundo no se ha terminado", desde Matrix Resurrections hasta No mires arriba. Sin embargo, hay un estudio que los utiliza con mayor frecuencia, impulsando la tendencia. El estudio que restableció las expectativas de los fans sobre cuándo termina una película: Marvel.

A pesar de ser la fuerza de entretenimiento más dominante en la cultura pop, todavía hay una sed insaciable de más y más Marvel. Parte del esquema de marketing, parte de la recompensa por la lealtad, las escenas post-créditos son una parte importante de la experiencia de los fans. Pero no es algo precisamente nuevo, ni original.

Viene de bastante antes

La primera de ellas parece ser el cartel al final de The Silencers, una parodia de James Bond de 1966 protagonizada por Dean Martin, según la web What's After the Credits?, la escena en cuestión parodiaba la tradición de James Bond de provocar una futura entrega, pero en lugar de un texto con el típico "James Bond regresará" que se ve en las películas de 007, The Silencers presentaba imágenes reales de Dean Martin descansando en una cama con varias mujeres con poca ropa mientras que el texto superpuesto decía: "A continuación: Matt Helm se encuentra con la encantadora Kravezit en Murderer's Row".

No fue hasta 1979, después de que La película de los Teleñecos mostrara a Animal diciéndole a la audiencia que "se fuera a casa" después de los créditos, que estas escenas comenzaron a aparecer con cierta regularidad, y casi exclusivamente, en las comedias. Masters of the Universe de 1987, el presunto muerto Skeletor emerge de debajo del agua para proclamar que regresará, pero el pobre rendimiento de taquilla de la película evitó que eso sucediera. (¡Cuidado con prometer lo que no se puede cumplir!)

Y no comenzaron a hacerse populares hasta principios de la década de 2000, cuando las entregas de franquicias como X-Men o Fast & Furious encontraron formas de cerrar los cabos sueltos de sus películas y, al mismo tiempo, dejar la puerta abierta para futuras entregas.

Ferris Bueller.

Cómo Marvel lo convirtió en una experiencia cinéfila

Sin embargo, estas franquicias no lo hicieron con la suficiente consistencia hasta el punto en que el público llegó a esperar esa escena extra. Y ahí es donde entra Marvel. La primera escena se usó en Iron Man, también la primera película del estudio. Después de ver a Tony Stark (Robert Downey Jr.) convertirse en un héroe, el público pudo disfrutar de un adelanto de 36 segundos. Tony entra a su casa y lo recibe una voz en las sombras que le dice que es parte de un universo más grande. No es el único hombre con superpoderes del planeta; de hecho, hay un universo entero del que ni siquiera ha comenzado a rascar la superficie.

"Nick Fury, director de SHIELD: estoy aquí para hablarles sobre la iniciativa Avenger", dice el hombre misterioso (con la voz de Samuel L. Jackson), revelando su verdadera identidad. Y así, en menos de un minuto, Marvel presentó los primeros pasos de todo lo que vendría después.

A Kevin Feige, el director de Marvel Studios, se le ocurrió la idea de incluir algo más después de los créditos en las películas del MCU gracias a la impresión que le dejaron algunas películas de los 80. "Siempre me gustó, ya fuera Todo en un día o Masters of the Universe", explicó en una entrevista de 2017. En Todo en un día, después de los créditos, Ferris (Matthew Broderick) le dice a la audiencia que se vaya a casa. "Fue como una pequeña recompensa para mí por ver los créditos", comentaba.

Marvel postcréditos.

Así que su idea fue un poco diferente. En lugar de decirle al público que se fuera a casa, él y Marvel esencialmente les dijeron que regresarían. Más héroes estaban en camino. Más villanos también. Iron Man no era algo único: iba a ser parte del equipo de superhéroes. Sólo había que esperar, porque más cosas iban a suceder.

Pero claro, todo esto dependía de que Marvel se convirtiera en un gigante del entretenimiento. Y vaya si lo hizo. Las primeras escenas de créditos de Marvel siguieron este tipo de patrón de cinemática y, en cierto modo, Marvel comenzó a entrenar a su audiencia. El increíble Hulk de 2008 incluyó una escena en la que Tony Stark tiene una reunión con el general Thaddeus Ross (William Hurt), quien insinúa que se está formando un equipo. En Iron Man 2, de 2010, hay una escena de créditos que nos da el primer vistazo del Mjolnir, el martillo mágico de Thor que lanza truenos.

Los fans comenzaron a darse cuenta de que si se iban pronto, se perderían un poco del sabor de la siguiente película. Por lo que acabaron sentándose a ver pasar los nombres de los ayudantes de cámara o responsables de vestuario. Tal y como se explica en este artículo de Vox, es como la guinda del helado, o incluso recibir una galleta de la fortuna al final de una comida. No la necesitamos, no nos llenará más. Pero la esperamos.

¿Una herramienta de marketing?

Cada proyecto de Marvel, especialmente en sus escenas de créditos, incluye referencias (sutiles y no tanto) a los cómics originales. Puede ser un logotipo (Capitana Marvel), o un objeto misterioso (Eternals), o algún personaje inexplicable (cameo de Harry Styles). Estas referencias provienen de un archivo de seis décadas que todavía se está escribiendo hoy. Dada la naturaleza extensa y, a veces, descabellada de los cómics, el hecho de que el público no capte estas referencias, especialmente en la primera visualización, es una característica, no un error.

Marvel creó un incentivo para sus fans que simultáneamente beneficia al estudio. Cuanto más sepan sobre un personaje de cómic, mejor informados estarán sobre el próximo lanzamiento. Si el problema es no saber lo suficiente, consumir cada vez más Marvel se convierte en la solución. El objetivo es que sigan consumiendo más y más, sin parar. En cierto modo, Marvel ha creado el ciclo perfecto. Los artículos, las discusiones en redes sociales, los podcasts y todo lo que hay en Internet alimentan a la empresa y mantienen la conversación hasta el próximo estreno.

Una máquina imparable de hacer dinero sin fecha de caducidad.

Temas
Inicio