Compartir
Publicidad

La historia del triatleta que subió el Angliru acordándose literalmente de la madre que lo parió

La historia del triatleta que subió el Angliru acordándose literalmente de la madre que lo parió
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Rampas del 23% y la perenne sensación de que la cima es un hito inalcanzable demasiado lejano en el horizonte. El Angliru es el puerto más legendario de la Vuelta a España y uno de los más duros, en términos de distancia, porcentajes y desnivel acumulado de todo el continente Europeo. A cada curva de herradura se plantea una pesadilla, por lo que para los ciclistas el aliento de los aficionados, siempre prestos al aplauso, es vital.

¿Todos? No: mientras los apasionados por el ciclismo disfrutan del espectáculo, alguien, quizá una madre, quizá todas, están sufriendo en sus casas por sus hijos. Es lo que le sucedió cuando el triatleta Iván Muñoz subía otra rampa mientras su madre le grababa en vídeo. Cuando llegó al punto donde se encontraba su madre, esta le espetó: "Lo que viene ahora es mucho más duro".

"Joder mamá, gracias", respondió taciturno el atleta.

El propio Muñoz subió el vídeo de buen humor a su cuenta de Twitter (también en Instagram y Facebook), donde ha despegado como un auténtico hito viral. La figura de su madre planteando la dureza de las rampas del Angliru en vez dando aliento y ánimo a su hijo ha venido a definir, para muchos, la sufrida y cuidada atención de las madres hacia sus hijos: preocupación y cuidados.

Mucho antes que desmotivar a Muñoz, su madre estaba alarmada por la dureza, alerta en caso de que supusiera una fortaleza inexpugnable.

El vídeo acumula 2.000 retuits por su carácter cómico: Muñoz se topa con un bienintencionado canto a la desmotivación antes que con los aplausos y los gritos de apoyo, y tiene que continuar su marcha resignado. "No, hombre, te lo digo, te aviso", le dice su madre cuando supera la curva de herradura y afronta la siguiente rampa. Un "tú sigue, cariño, pero que si tienes que poner pie a tierra no pasa nada, que prefiero que estés bien".

Detrás del viral, el apoyo vital de una familia

Así nos lo cuenta el mismo Iván Muñoz. Cuando llegó a la cima, su madre le explicó el comentario: "Me dijo que cómo había podido subir esas rampas, que había sido muy épico pero que la tenía muy preocupada, que pensaba que me iba a dar algo porque me veía muy forzado".

Muñoz es un joven triatleta que afrontaba su subida al Angliru como parte de sus entrenamientos de preparación del Campeonato de España de Triatlón. En concreto, Muñoz se desempeñará en la especialidad de sprint, la distancia más corta y explosiva en la que los atletas deben superar 750 metros de natación, 10 kilómetros de bicicleta y 2,5 kilómetros de carrera a pie. Exprimir el cuerpo al máximo en distancias cortas. Una prueba a la que el Angliru, tan explosivo, sirve de preparación.

En El Angliru El triatleta Iván Muñoz en el Angliru. (@ivantriatleta/Instagram)

El divertido comentario de la madre del triatleta deja en segundo plano lo realmente importante: sus padres estaban allí con él, sirviéndole de apoyo real en caso de caída, pinchazo o desfallecimiento. "El apoyo de mi familia me parece fundamental a todos los lados donde voy", explica. "A todas las competiciones, ellos vienen a verme. La verdad, tengo mucha suerte con ellos y les estoy muy agradecido por todo lo que hacen en mi día a día".

Ese apoyo es fundamental para muchos deportistas jóvenes que, en España, no cuentan con los recursos suficientes para tener un entrenador personal o destinar parte de su tiempo al deporte sin dejar de lado otras tareas como la estudiantil o la laboral. Padres y madres que, aunque se muestren preocupados en vídeos como el que nos trae aquí hoy, sirven de red de apoyo y de infraestructura básica para los éxitos deportivos del futuro. Y que estaban en el Angliru con Iván: preocupados, pero presentes.

Muñoz llegó a la cima, por cierto, superando los casi 13 kilómetros del puerto al 10% de desnivel medio, con rampas máximas de hasta el 23% (y otras del 18% o el 20%, distancias hiperbólicas incluso para los ciclistas profesionales). Un hito para cualquier atleta profesional o ciclista amateur por su dureza, carácter legendario en la historia del ciclismo español y aspecto intimidante. Normal, por otro lado, que su madre le advirtiera: la salud de un hijo siempre es lo primero.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos