Compartir
Publicidad

Estamos recopilando todas las barbaridades que dice Donald Trump día a día

Estamos recopilando todas las barbaridades que dice Donald Trump día a día
Guardar
30 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El espectro mediático y político estadounidense comienza a preocuparse de verdad: Donald Trump sigue liderando las encuestas del Partido Republicano, y el hombre, altivo, multimillonario, racista y populista, es el máximo favorito para ganar la nominación. Trump no se va a ninguna parte, y el país entero, y parte del resto del mundo con él, parece vivir pendiente de todas y cada una de sus declaraciones, a cual más altisonante, misógina y xenófoba. Al fin y al cabo, ¿podría ser el próximo presidente de EEUU?

De ser así, el universo tendría un problema. En caso de que aún no sepas quién es Donald Trump y por qué media humanidad entra en pánico ante la mera idea de su nominación como candidato republicano, te invitamos a seguir minuto a minuto sus declaraciones más polémicas. Desde su presentación como candidato, Trump es una fábrica de decir barbaridades, titulares automáticos que muestran su cariz ideológico y su sino mediático. Dice tantas y de forma tan repetitiva que este post va a estar en permanente actualización. Cada vez que diga una, más o menos a diario, la añadiremos aquí, junto a las que ya ha pronunciado alegremente.

Allá vamos, desde el principio.

1. Todos los mexicanos son violadores y camellos

Tan pronto como anunció su candidatura a la nominación presidencial del Partido Republicano, Trump se despachó a gusto contra, grosso modo, todos los mexicanos del planeta. "Algunos, asumo, son buena gente".

Cuando México nos envía a su gente, no nos están enviando lo mejor. No te están enviando a ti. No te están enviando a ti. Están enviando gente que tiene un montón de problemas, y esa gente nos está trayendo esos problemas a nosotros. Nos están trayendo drogas. Nos están trayendo crimen. Son violadores. Y algunos, asumo, son buena gente. Pero yo hablo con los guardas fronterizos y ellos nos dicen lo que estamos recibiendo. Y es sólo sentido común. No nos están enviando a la gente adecuada.

2. Obama no es estadounidense

Tras perder las elecciones de 2008, el establishment del Partido Republicano reflexionó sobre los motivos que le habían llevado a la derrota frente a Barack Obama. ¿Conclusión a la que llegó? La culpa era de aquel afroamericano de aspecto sospechoso que, quizá, quién sabe, no había nacido en Estados Unidos, y sí en Kenia. La teoría se caía por su propio peso, pero eso no impide que, ocho años después, Trump aún siga empeñado en ella.

No sé dónde ha nacido. Realmente no sé por qué no publicaría su historial.

3. Soy muy rico, quiéreme

Donald Trump es rico. Muy rico. Su riqueza compite en volumen con su vanidad: a menudo se vanagloria de ella. Lo hizo al presentar su campaña electoral, aunque la mejor frase que ha legado al respecto date de un par de años atrás:

Parte de la belleza que hay en mí es que soy muy rico.

4. Quiero un muro entre México y EEUU

Como hemos visto, Donald Trump alberga ideas un tanto racistas en todo lo relativo a la inmigración. No sólo considera que cualquier ser humano proveniente al otro lado del Río Grande sea un criminal no ya en potencia, sino declarado, sino que es necesario construir un gigantesco muro entre ambas naciones para frenar la invasión. En serio, quiere edificarlo de verdad:

La gente se está colando de forma masiva por nuestras fronteras, lo que es horrible. Tenemos que construir un muro. Mira, he construido algunos de los edificios más grandes del mundo. Hacer un muro para mí es fácil. Y sería un muro. Sería un muro de verdad. No un muro sobre el que la gente pudiera pasar.

5. Y ese muro lo va a pagar México

El demente plan de Trump no termina ahí. Como el proyecto en sí mismo sería bastante caro, quiere que México, por algún motivo que el resto de la humanidad que no le apoya no alcanza a comprender, sea quien pague por su propia cárcel.

México va a pagar por el muro. Amo a los mexicanos; respeto a los líderes mexicanos, pero sus líderes son mucho más duros, mucho más inteligentes y mucho más astutos que nuestro líder.

6. Merkel está arruinando Alemania

No, Donald Trump no es la persona del año según la revista Time, galardón histórico con el que han sido agraciadas personalidades históricas como Adolf Hitler o, este mismo año, Angela Merkel. ¿Reacción de Donald? En un impecable ejercicio de deportividad y saber perder, Trump declaró lo siguiente:

Os lo dije, nunca me escogerían pese a ser el gran favorito. Han preferido darle la portada a alguien que está arruinando Alemania.

7. ¿Mujeres y hombres juntos? No en mi ejército

El ejército norteamericano tiene un serio problema: miles de mujeres denuncian año a año abusos sexuales por parte de sus compañeros. Antes que campañas de prevención y educación, la solución de Trump es no juntar a los hombres y a las mujeres en la misma institución. ¿Qué podía pasar? Nada bueno, según él. Mucho mejor segregar.

8. Tu héroe de guerra es un cobarde

Hay pocas cosas más sagradas en Estados Unidos que el respeto reverencial por los veteranos de guerra (en la teoría y en el imaginario colectivo, claro, en la vida real las cosas son diferentes). Más aún si ese veterano ha sido capturado por tropas enemigas y torturado de forma sistemática. No para Trump. Según él, John McCain, actual senador y candidato republicano en las elecciones de 2008, es poco menos que un cobarde.

No es un héroe de guerra porque fue capturado por el enemigo. Y a mi me gusta la gente que no se deja atrapar.

Lo dice un hombre que reacciona así frente a un águila:

9. Ted Cruz es un maníaco y un pringado

Un motivo por el que Trump está resultando tan revolucionario es porque no respeta ni siquiera a su propio partido. No lo hace con viejas glorias como McCain y tampoco lo hace con sus rivales actuales. De entre todos ellos, pocos se llevan más palos por su parte que Ted Cruz. El hombre, no muy alejado de Trump a nivel ideológico, es atacado por todas partes. Entre otras cosas, le ha llamado "maníaco" y le ha definido como un pringado incapaz de construir negocios tan fantásticos como los suyos.

Cuando te fijas en el modo en el que ha lidiado con el Senado, el lugar al que va, ya sabes, honestamente, parece algo maníaco. Nunca consigues cosas de ese modo. Yo valgo muchos, muchos miles de millones de dólares. Tengo algunos de los activos más valiosos del mundo. No puedes entrar en el Senado y gritar y llamar a la gente mentirosos y no tener la capacidad de halagar y caer bien a la gente. Nunca logrará nada. Ese es el problema de Ted.

10. Fiorina: no sólo mujer, sino además fea

Carly Fiorina es otra de las muchas candidatas a obtener la nominación presidencial por parte del Partido Republicano. Donald Trump le ha atacado con frecuencia por varios motivos. El principal no son sus ideas sobre política energética o sobre su modelo sanitario, sino su cara y el mero hecho de ser mujer.

¿Votaría alguien por eso? ¿Puedes imaginar que eso es la cara de nuestro próximo presidente? Quiero decir, ella es una mujer, de modo que se supone que no debo decir cosas malas, pero vamos, tíos, ¿esto va en serio?

10. Prohibidos los musulmanes en mi país

Oh, sí. Su última ocurrencia, espoleada tras los atentados de París, ha sido prohibir la entrada a cualquier musulmán dentro de Estados Unidos (!). Es un ejercicio de discriminación racial digno de los grandes éxitos del fascismo, y algo inaudito en un país como EEUU, donde la ascendencia mayoritaria dentro del país es la alemana. De hecho, la propia ascendencia de Trump es alemana. A él le da igual, por supuesto.

11. ¿Quieres que debata? Págame 5 millones

Estados Unidos tiene una larga tradición de debates políticos televisados. Durante la campaña para elegir al candidato tanto republicano como demócrata, tienen lugar varios de ellos. Trump ha sido atacado de forma constante por todos los demás candidatos. Harto de ello, el buen hombre ha declarado que o la CNN le paga 5 millones de dólares por su presencia (donaría la totalidad a asociaciones de veteranos), o pasa.

12. Los musulmanes celebraron el 11-S

Se refiere a los residentes en Estados Unidos. ¿Lo hicieron? No, pero él dice que lo vio. Classic Trump.

Había gente que estaba celebrándolo en el otro lado de New Jersey, donde hay una gran población árabe. Estaban celebrando cuando cayó el World Trade Center. Sé que quizá no sea políticamente correcto que hables de eso, pero había gente celebrando cuando cayeron los edificios, y eso ya te dice algo. Eso apareció en los medios en su momento, George. Ya saben que no quieren que se hable de ello, pero salió en los medios. Había gente en New Jersey viéndolo, una población con muchos árabes y estaban celebrando cuando cayeron los edificios. Y eso no está bien.

13. A las mujeres les gusta el burka. En serio

En ocasiones, las burradas de Trump son tan exageradas que cuesta creer que sean ciertas. Una antológica, otra más:

Llevar burka es más fácil para las mujeres. Lo quieren. Por qué iban a llevarlo si no. El hecho es que es más fácil. No tienes que llevar maquillaje. Mira qué bonito parece todo el mundo. ¿No sería así más sencillo?

14. No lanzaré ninguna bomba atómica. Creo

Tomemos un respiro. Al menos Donald Trump no piensa lanzar la bomba atómica sobre ningún lugar de la tierra. No lo da por hecho, en todo caso. Lo plantea como una posibilidad muy, muy, muy remota. Pero tampoco lo descarta. A cambio, testosterona militar en vena.

No creo que bombardeara a nadie. Es altamente improbable. Tendré un ejército tan fuerte y poderoso, y tan respetado, que no tendré que lanzar una bomba atómica sobre nadie.

15. Cerrar las fronteras, prioridad

Por si no había quedado claro, es lo primero que haría al llegar a la presidencia.

16. Ah, y echar a los inmigrantes, también

Pero con condiciones. Su objetivo sería primero identificar a todos los inmigrantes indocumentados de Estados Unidos, lo que viniendo de Trump podría ser cualquier cosa, para después habilitar una forma de reincorporarlos al país en caso de que sean "de los buenos". Dado que son todos violadores y narcos, es difícil saber qué entiende Trump por "buenos".

17. Si una mujer me critica, es por la regla

En otro espectacular ataque a uno de sus colectivos predilectos, las mujeres, Donald Trump acusó a una de las periodistas encargadas de dirigir el primer debate republicano de atacarle personalmente por culpa de... su menstruación. Donald Trump es un hombre sutil con la habilidad de, en unas pocas palabras, insultar a más de media humanidad. Su reacción, tras la lógica tormenta posterior, fue pasar por encima de la cuestión, como un juego de niños. Nada en este mundo le divierte tanto como una polémica por su culpa.

18. Siéntese y lárguese, periodista latino

Jorge Ramos es uno de los periodistas más respetados de Estados Unidos. Es latino, bilingüe y una referencia para los millones de latinos que ven Univisión diariamente. Cuando Ramos trató de preguntar a Trump ciertas cuestiones sobre su política migratoria y su obvio y consabido racismo, la reacción de Trump fue primero no darle la palabra, después despreciarle y finalmente expulsarle de la rueda de prensa.

19. El cambio climático es un truco de China

Y es mentira, lógicamente. Para Donald Trump, todas esas obvias señales que indican que si no hacemos nada veremos a parte de la humanidad sumergirse bajo el océano son cuestiones menores para Donald, minucias. Según él, el cambio climático no es más que una invención de China para minar la capacidad industrial de Estados Unidos y erigirse en la nueva potencia económica mundial. Teoría de conspiración nivel experto.

20. Me río de los discapacitados

Trump no tiene respeto por nada ni por nadie. Tiende a vanagloriarse de su supuesta belleza, en contraposición a la fealdad de otros candidatos o contrincantes políticos, y no se le caen los anillos a la hora de reírse de defectos físicos o discapacidades de otras personas. Serge Kovaleski, un periodista del New York Times, lo sabe bien: sufre de artrogriposis, una enfermedad que afecta a las funciones motoras del cuerpo. Cuando puso en duda las alocadas teorías de la conspiración de Trump sobre el 11-S, nuestro simpático héroe reaccionó así en un mítin.

21. Apagar Internet

Como suena. Donald Trump cree que hay que combatir a ISIS por todos los medios. Y eso implica cerrarles el acceso a la red. ¿De qué modo? Pues poniendo una bonita valla, o quizá un puñado de conos alineados, frente a la autovía que nos permite navegar por Internet. O algo parecido. Trump ha afirmado que quiere reunirse con Bill Gates, Facebook, Google, Twitter y demás amigos del sector para luchar de una vez por todas contra el Estado Islámico. Que lo que propone sea una locura le importa poco. Lo repitió ayer en el quinto debate de las primarias republicanas.

22. "Hillary creó ISIS con Obama"

Como es de prever, la política internacional de Donald Trump será todo un ejercicio de humildad y autocrítica. O quizá no exactamente. Su visión del mundo es tan retorcida como histriónica. Ayer, Trump, entre otras muchas cosas, acusó a Hillary Clinton de crear ISIS junto a Obama:

Tienen a un montón de gente deshonesta. Han creado el ISIS. Hillary Clinton creó el ISIS con Obama. Tiene un terrible historial como Secretaria de Estado. Quiero decir, ella literalmente creó el ISIS. Tenemos este gran problema porque ellos lo crearon con sus malas políticas.

23. Que Apple construya todo en EEUU

Trump no es especialmente conocido por su talento en el área tecnológica. Quizá por ello ha decidido afirmar que, cuando sea presidente ("y seré presidente"), Apple tendrá que construir todos sus "malditos" ordenadores en Estados Unidos, en vez de en China o cualquier otro país del sudeste asiático donde la producción se abarate de forma considerable. No está claro que pudiera hacerlo.

24. Acusar a Ted Cruz de fraude electoral

Uhm, literalmente:

Trump acaba de llevarse una amarga derrota, aunque por la mínima, en los caucus de Iowa, el primer paso real hacia la Casa Blanca. Su reacción ha sido, básicamente, afirmar que la victoria de Ted Cruz se ha basado en mentiras (?), violaciones del código electoral, y "fraude". Saber perder tampoco es una de sus virtudes.

25. ¿Llamar "pussy" a Ted Cruz?

Que sería el equivalente a "mariquita" o "maricón" en castellano. La campaña presidencial norteamericana marcha viento en popa toda vela, en efecto, y Trump, visiblemente enraizado con Cruz por obtener el mayor porcentaje de apoyo ultra dentro del Partido Republicano, está atacando de forma repetida a su contrincante. En rigor, fue uno de sus seguidores quien insultó a Cruz. Trump rechazó la expresión de forma visible. Con un ostensible ademán de indignación. Demasiado ostensible. Se rió, gesticuló y se mostró falsamente ofendido por la expresión utilizada, para terminar siendo acalorado por una nube de enfervorizados aplauso.

26. "Podría disparar a alguien en la calle"

Y podría seguir recibiendo votos. Es literal:

27. Enviar a todos los niños sirios a casa

Tras su incontestable victoria en New Hampshire, Donald está aún más encantado de conocerse a sí mismo. De los creadores de "podría disparar a una persona en la calle y seguir siendo el más votado", llega "los sentimientos de pobres niños que huyen de la guerra me dan exactamente igual porque soy El Mal". Anoche, Trump optó por afirmar que, en caso de ser presidente, miraría a los ojos de los pobres niños sirios desarraigados y les diría, con todo el aplomo del mundo, que se tienen que largar de EEUU. ¡Qué aplomo, qué valentía, Donald!

28. Con la Iglesia católica hemos topado

Trump ha hablado mucho, y bastante mal, de los musulmanes, ¿pero qué hay de los católicos? Para ellos, o para su máximo representante en la Tierra, también tiene algunas palabras. Cuando el papa Francisco I afirmó que las ideas de Donald Trump sobre inmigración no le hacían un buen cristiano, ¿cuál fue la reacción de Donald? Negro sobre blanco: "Si el Vaticano fuera atacado por ISIS, el Papa desearía que Donald Trump fuera presidente".

29. Llamada a las armas

Con la Segunda Enmienda no se juega, pero con el humor negro debería hacerse lo propio, al menos mientras estás dando un discurso frente a una muchedumbre capaz de grabar tus chistes subidos de tono. Trump sugiere que los defensores de la Segunda Enmienda atenten contra Hillary y, como era de esperar, el debate sobre las armas vuelve a estar sobre la mesa:

"Si Hillary consigue ser elegida, abolirá la Segunda Enmienda. De esta manera, si consigue que se elija a su nominado para el Tribunal Supremo, nada podréis hacer ahí, amigos. Aunque la gente de la Segunda Enmienda, tal vez sí, quién sabe".

-

Este post se irá actualizando de forma progresiva. Tan pronto como Trump haga de Trump otra vez.

Imagen | Gage Skidmore

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos