Publicidad

Hemos encontrado al usuario más encabronado con una actualización de Windows 10 del planeta

Hemos encontrado al usuario más encabronado con una actualización de Windows 10 del planeta
37 comentarios

Publicidad

Publicidad

En los albores del Internet social, mucho antes de que Facebook o Twitter hicieran de la viralidad la medida estándar del éxito, hubo un meme que todo quinceañero que se preciara conocía al dedidllo. Un mozalbete alemán, de aspecto oriundo, rubio y eminentemente teutónico golpeando el teclado de su ordenador, desesperado, frustrado ante su precario rendimiento en el Unreal Tournament. Aquella era la imagen del enfado, del ludismo del siglo XXI, del hombre contra la máquina.

Hoy esa imagen es pasado. Y el presente es este señor enfadado con las actualizaciones de Windows 10.

Se abre el telón y aparece tu ordenador explicándote cómo se va a actualizar en menos de once minutos, obligando al equipo a reiniciarse. Lo que sigue es un soliloquio de condiciones shakesperianas: "Mirad esta mierda, reiniciando en 12 minutos y tres segundos. Esta mierda aparece en mi ordenador todos los días, automáticamente". Y a partir de ahí, una erupción progresiva, digna del Vesubio, hasta que alcanza la traca final, el golpe retórico racista e inexplicable.

El vídeo se convirtió en un hit de masas hace un tiempo en YouTube, y desde entonces han proliferado copias y traducciones subtituladas de todo tipo. No es para menos: representa el odio que todo ser racional experimenta frente a las malditas actualizaciones de Windows, desde la furia frente al hecho imposible de evitar hasta su cierre, una teoría de la conspiración por la cual las actualizaciones sólo son una forma de espiar y controlar a los ciudadanos del mundo.

Obama es el culpable.

Y el exorto racista es la culminación a un calvario real: "Estoy renderizando cosas, haciendo cosas importantes". Todos hemos estado ahí, empujados por la ira que conduce al odio. Esta pobre alma descarriada, fuera de sí, impotente ante la tiranía de Windows, termina confesando: "Soy racista", culpa a Obama. Las actualizaciones le han convertido en tal.

¿Cómo lidiar contra lo inevitable? En Genbeta os explicamos en su momento todo lo que teníais que hacer: tienes varias opciones, desde activar el uso medido de la red WiFi hasta evitar que el servicio de actualizaciones de Windows 10 se inicie con el sistema, pasando por desactivar las actualizaciones automáticas con Windows 10 Home Patch. Te recomendamos encarecidamente que pruebes todas. No queremos que termines odiando al universo. Desesperado.

O, peor aún, así:

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir